Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El cóndor de América

Sebastián Torrico es uno de los mejores arqueros del fútbol argentino. El cóndor es campeón de América e ídolo en San Lorenzo.

Mendoza es la tierra del cóndor. Un ave de gran tamaño, elegante y solitaria. Adorna nuestro cielo en alta montaña. Verlo volar por nuestros paisajes es un espectáculo único. Y tan típico es el cóndor en Mendoza, que su nombre es el apodo de muchas personas. Sebastián Torrico es el caso. Se lo ha ganado, porque vuela en el arco y por su parecido (con mucha imaginación). El mendocino es referente en los arcos argentinos.

Sebastián Torrico nació en Luján de Cuyo, en 1980. Tuvo un paso por Andes Talleres Sport Club y, en 2001, debutó en la primera de Godoy Cruz. Logró el campeonato de la B Nacional en la temporada 2005-2006, siendo figura excelsa en la final ante Nueva Chicago. Tiempo más tarde, pasó por Argentinos Juniors para después volver a Godoy Cruz.

Un cóndor dentro y fuera de la cancha

En 2013 llegó a San Lorenzo a préstamo por dos meses. Reemplazó a Pablo Migliore, quien tenía problemas con la Justicia. Desde ese momento, aunque al principio le costó, se afianzó como arquero titular en Boedo. Quizás, la atajada más recordada del Cóndor sea la que efectuó ante Agustín Allione, en diciembre de 2013, gracias a la cual el Ciclón se consagró campeón.

Esa fue la clave. Es que esa atajada le sirvió a San Lorenzo para clasificar a la Copa Libertadores de 2014, en la que se consagró campeón. En esa competición, el Cóndor tuvo una actuación sensacional. Contuvo varios penales ante Gremio y fue elegido el mejor arquero de la Copa. En ese año, tuvo el lujo de jugar la final del Mundial de Clubes contra el Real Madrid de Cristiano Ronaldo, ni más ni menos.

Más gigante aun es su humildad. Sebastián Torrico es un hombre que no se olvida nunca, pero nunca, de dónde salió o quién es en realidad. Es que entiende que es una persona, de carne y hueso, como el resto de los mortales. Que sí, tiene la posibilidad de ser exitoso en el fútbol, un anhelo de muchos, una concreción de pocos. Pero se mantiene con los pies sobre la tierra. Uno de los mejores arqueros de San Lorenzo sigue atendiendo el teléfono a humildes periodistas que lo llaman desde Mendoza, agradeciendo que ellos se pongan en contacto con él. Tan grande como un cóndor.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

¿Se "arreglan" partidos en el fútbol?
¿Por qué un pequeño club de Mendoza recibirá 140 mil dólares?
Rating: 0/5.