clima-header

Buenos Aires - - Jueves 23 De Mayo

Home Gente Deportes Carlos Reutemann y su fantasma en Ferrari

Carlos Reutemann y su fantasma en Ferrari

A raíz de la comentada partida a fin de año de Lewis Hamilton a Ferrari, varios medios del mundo encontraron puntos de referencia entre el británico y el piloto santafesino.

Deportes
Carlos Reutemann

El piloto Lewis Carl Davidson Hamilton nació un día después del feriado de reyes en el año 1985 en Inglaterra y 39 años más tarde está en boca de todos, porque tomó la decisión de correr en Ferrari. Después de convertirse en séptuple campeón del mundo en el milenio recién iniciado corriendo para Mc Laren y Mercedes, será la figura destacada del equipo italiano en el calendario 2025, una escudería que este año recordará en septiembre el 38 aniversario del ingreso de Carlos Reutemann a su escudería, tras un pedido del recordado comendattore Enzo Ferrari para sumarlo a su equipo, tras un grave accidente que sufrió en esa temporada el piloto austríaco Niki Lauda. Al anunciar que deja Mercedes para irse al final de esta temporada al equipo del cavallino rampante, muchos no dejaron de recordar cuan sufrida fue la situación del piloto santafesino cada vez que tomó la determinación de correr en otra marca del mercado de la máxima categoría.        

Carlos Reutemann

En 1976, corriendo con una Ferrari que tenía neumáticos bastante desgastados, el exitoso corredor de Austria no pudo esquivar a un coche detenido inesperadamente en la pista y de forma automática su máquina roja comenzó a prenderse fuego. Algunos colegas en ese ingreso de recta lograron esquivarlo, pero otros se detuvieron rápido a ayudarlo buscando  extinguir el foco ígneo que atacó la cabina del piloto. Gravemente herido y con brutales quemaduras que afectaron sus dos pulmones, Lauda pudo reestablecerse merced a un gran estado físico y su voluntad de no rendirse ante esa tragedia. El legendario equipo del país itálico por esas semanas, pensando que Niki no regresaría a las pistas, tomó la decisión de sumar a Carlos Alberto Reutemann. El piloto santafesino había comenzado su trayectoria en la máxima especialidad en 1972, a bordo de un auto Brabham equipado con ese motor Cosworth que tantas alegrías le proporcionó a quienes lo usaron en la Fórmula 1. “Lole” a cuatro años de sumarse al equipo del empresario Bernnie Ecclestone, quien algunos años más tarde se convertiría en el dueño de esa categoría automotriz, jamás imaginó la racha de mala suerte que lo perseguiría en los siguientes años.

Logrando cuatro victorias con el Brabham, en la primavera de 1976 atendió el teléfono de su casa y era el mismísimo Enzo Ferrari que lo llamó para contarle la situación de este equipo, tras el accidente ocurrido en la difícil pista de Nurburgring. Carlos quedó perplejo cuando el “comendattore” lo invitó a sumarse al equipo italiano, para cubrir el lugar de la estrella austríaca, quien en esos primeros días daba la clara sensación de estar camino a un lento adiós a las pistas con su cuerpo totalmente afectado. Sin embargo, por esas cosas del destino, el piloto europeo se repuso de una manera muy sorprendente y llamativa, lo que forzó al equipo italiano a mantener igual a Reutemann dentro de la escudería con un tercer auto, logrando resultados solo aceptables.

Carlos Reutemann

En un año donde las sorpresas llegaban a los medios con la velocidad de los cables noticiosos, el balance de 1976 encontró al inglés James Hunt como nuevo campeón ganándole a Lauda por un punto, mientras Reutemann no sabía donde correría al siguiente año. Buscando reducir costos y tratando de reubicar el dinero de sus inversiones, Enzo Ferrari decidió prescindir de los servicios del piloto local Gianclaudio Reggazzoni, quedando Carlos Reutemann como segundo piloto. Durante el  año 1977 sería dupla con Lauda y luego con el notable canadiense Gilles Villeneuve.

Moviéndose del equipo en el momento inoportuno

Por esas cosas del destino, las Ferrari, que antes ganaban por paliza, comenzaron a dejar de concretar performances satisfactorias, excepción de algunos triunfos que el argentino consiguió merced a su talento en la pista, tiempos donde los Lotus con “efecto suelo” por ese entonces salían enloquecidos de la primera línea de largada para sacarle varias vueltas al resto del parque automotor. En esa época, cuando recordaba haber dejado a los coches Brabham para buscar una escudería más veloz, Reutemann descubrió que había aterrizado en Ferrari en una de sus peores mesetas, época que coincidió con el momento donde los autos Lotus de Mario Andretti y Ronnie Peterson vencían al resto utilizando las polleritas laterales para lograr el “efecto suelo”. El santafesino, pensando que la casa italiana podría encontrarle la vuelta, terminó penando con un staff que lucía sorprendido por ese nuevo implemento para adherir el coche en las curvas sin perder nada de velocidad. Después de la inesperada muerte del piloto sueco Ronnie Peterson tras un accidente en Monza, el equipo Lotus, que ya era campeón del mundo, convocó al argentino para sumarse a este equipo. Nuevamente el destino pareció ensañarse con el calificado corredor argentino, cuando Carlos ingresó con muchísima ilusión a una escudería que lideraba las carreras, desconociendo una dura sorpresa que llegaría semanas más tarde.

Carlos Reutemann

La FIA en 1979 decidió prohibir el “efecto suelo” con esos sutiles elementos que bajaban el coche a su mínima altura, tiempos donde los equipos buscaron nuevas estructuras para lograr lo mismo pero con otros artilugios técnicos. Ese año Reutemman padeció todas las carreras una escuadra inglesa que no daba pie con bola, incluso sufriendo los delirios de un plantel de arquitectos que no tuvo mejor idea que copiar el modelo de seis ruedas de los Tyrrell, mientras la categoría encontraba otro truco parecido al empleado un tiempo antes de esa modificación reglamentaria. La vuelta de tuerca en aquél momento fue poner un sistema hidroneumático que bajaba la suspensión del vehículo hasta pegarlo al suelo, lo que le permitía una adherencia en rectas y curvas sencillamente inigualable, sistema que los coches Williams habían patentado con notable suceso, permitiéndole al corredor australiano Alan Jones ganar el título en 1980 para la escuadra con capitales árabes.   

Billetera mata corredor

Desgastado en una escudería que lucía desconcertada, los buenos oficios de los managers que asesoraban al piloto santafesino le consiguieron al piloto argentino sumarse de forma sorpresiva a la segunda butaca del equipo de John Williams a principios de ese año. Muy. perseguido por una enorme cantidad de infortunios que parecían acompañarlo en estos traspasos competitivos, “Lole” quedó absortó cuando ya ubicado en el equipo inglés advirtió que el genial invento de los ingenieros británicos había sido copiado y mejorado por el staff de Brabham, casualmente el equipo que había dejado a mediados de 1976. Compartiendo escudería con Alan Jones, cuyas infulas venían ligadas a sus millonarios sponsors respaldándolo, Reutemann no pudo en 1980 hacer sentir su peso profesional en las carreras, mientras los autos blancos empezaban a mostrar mínimas debilidades cuando 1980 se aproximaba a su cierre, semanas donde el australiano a pesar de los problemas, lograba su primer corona en ese destacado equipo. Consagrado titular del cetro en ese año, Alan Jones le impuso a John Williams una serie de condiciones que debía cumplir a rajatabla.             

Carlos Reutemann       

Lo que no pudo cumplir el dueño del equipo inglés en 1981, fue que Reutemann ganara en el circuito de Yacaré-Paguá el Gran Premio de Brasil bajo una tormenta torrencial, en la que desoyó las indicaciones de dejarlo pasar a Jones para que lograse la victoria. Tras ese resultado, la escudería lenta y paulatinamente comenzó a quitarle respaldo al piloto santafesino, definición donde el corredor santafesino tuvo la chance hasta la última carrera de pelear por el campeonato mundial, título que este corredor santafesino perdió en la lúdica localidad de Las Vegas, saboteado por su propia escudería, tras desobedecer aquellas órdenes de ceder la posición en Brasil. Por esos avatares de la historia, Nelson Piquet, corriendo para Brabham, justo la escudería en la que el argentino decidió no permanecer, presuroso de resultados bastante más veloces, consiguió el título en esa ciudad norteamericana, algo que para el inolvidable conductor corredor de Santa Fe lo afectó de manera absoluta, acelerando su decisión de abandonar la Fórmula 1 al año siguiente.

Carlos Reutemann

Un cachet multimillonario y las presiones para ganar

El inglés Lewis Hamilton cobrará en el 2025 un total de 100 millones de euros limpios por  temporada en la escudería italiana, piloto que recorriendo la fábrica del gran equipo europeo se detuvo delante de una foto de Carlos Reutemann, sitio donde se exhiben las imágenes de quienes históricamente corrieron para esa empresa. Desde 2007, año donde el findlandés Kimi Raikkonen logró el último título de conductores para las Ferrari, este equipo no volvió a disfrutar de esa conquista y ahora Hamilton, cuya trayectoria esquivó esa gama de infortunios que padeció el corredor argentino, deberá poner lo mejor de sí para rescatar a un equipo que hace 17 años que ve como los pilotos rivales consiguen el título de pilotos. Admirador de Reutemann viéndolo en videos de youtube, Hamilton se aproxima a la gran casa italiana buscando romper el maleficio, un estigma donde Carlos solo pudo conseguir cuatro victorias y algunos podios de no demasiada importancia.                                    

  

Imágenes: Télam / Archivo Familia Reutemann

Fecha de Publicación: 04/03/2024

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Juan Manuel Fangio Juan Manuel Fangio, el señor de las pistas
Reutemann Carlos Alberto Reutemann, la leyenda deportiva que no quiso ser presidente

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Argentinos de hace 13.000 años. Argentinos de hace 13.000 años

Estudios arqueológicos realizados en la Patagonia determinaron que los primeros pobladores de nuestr...

Nostálgicos
El Barrio

El Barrio

Nostálgicos
Las canciones que no están de moda

1 de febrero de 1930: Nacimiento de María Elena Walsh.

Historia
fundacion de buenos aires Ni fuerte ni ciudad

3 de Febrero de 1536: Primera fundación de la Ciudad de Buenos Aires.

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades