clima-header

Buenos Aires - - Sábado 19 De Junio

Home Gente Deportes Carlos Oreste Marincovich, el campeón sin corona de Arrecifes que enamoró al público

Carlos Oreste Marincovich, el campeón sin corona de Arrecifes que enamoró al público

El piloto bonaerense falleció a principios de semana a causa de COVID-19. Corredor de Turismo Carretera que integró el legendario “Poker de Ases” con otros colegas en una época muy cautivante de esta especialidad.

Deportes
Carlos Oreste Marincovich

La temporada 2021 no para de generar novedades muy tristes para los numerosos amantes del Turismo Carretera: antes de comenzar el actual campeonato, Alberto Canapino murió casi sorpresivamente afectador por la nueva enfermedad oriunda de China, cuando nadie en su estructura familiar hacía presagiar tal brutal desenlace a pocos días del arranque del nuevo torneo. El impacto del famoso jefe de equipo, padre de los jóvenes pilotos Agustín y Matías, golpeó a los fierreros, quienes ahora sufren con dolor e inconmovible pena la inesperada partida física de Carlos Oreste Marincovich, una leyenda de Arrecifes que el último lunes sufrió una descompensación muy fuerte en cuestión de horas. El fantástico piloto, una gloria del automovilismo argentino, murió el lunes 7 de junio a los 78 años en el Sanatorio porteño de la Providencia, defunción motivada por un "shock séptico y una bacteria intrahospitalaria", derivados de su enorme lucha contra la Covid-19 desde hace dos meses. El expiloto de Turismo Carretera había superado una dura neumonía, tal lo manifestado por su hija Paula.

 

En contacto con algunos medios, la primogénita del gran corredor de Arrecifes, indicó que “pudo superar el coronavirus, también una neumonía, pero justo hace una semana se complicó su cuadro con una infección intrahospitalaria que le provocó un shock séptico, con una fuerte baja de presión que debilitó su corazón", tal lo señalado por su hija Paula Marincovich a la principal agencia noticiosa del país. Este reconocido corredor había ingresado a la Clínica Olivos el pasado 1 de abril, cuando le diagnosticaron COVID-19 y, desde entonces permaneció en terapia Intensiva, con sedación y respiración mecánica, debido a su enfermedad preexistente (EPOC). Su estadía en dicho nosocomio por esas semanas mostró una evolución que le permitió recuperarse de ese complicado cuadro de salud, pero tal como señaló su primogénita, volvió a ser internado en las últimas semanas para recuperarse de esta nueva dolencia. Oriundo del mismo sector terruño que Alberto Canapino, obviamente la localidad volvió a quedar conmovida con esta triste noticia que sacudió no solo a la localidad donde había nacido y se había criado, sino a la totalidad del ambiente amante de los “fierros”, por la enorme trayectoria del piloto y su inconfundible simpatía cuando descendía de su vehículo en todas las carreras.  

 

El "Ruso" o "Sandy", tal los apodos que recibió en su carrera, nació el 3 de julio de 1943 en Arrecifes y con su labor como corredor, aportó su indeleble impronta para enriquecer a la “Cuna de Campeones", localidad con una riquísima historia en el automovilismo de este país. El "Ruso" fue sobrino del recordado piloto Néstor Marincovich, que corrió en TC con el famoso seudónimo de "Sandokan" y desde ahí, "Sandy" heredó esa inconfundible pasión por las carreras, tal como sucedió con leyendas de esa ciudad como Ángel Lo Valvo, José Froilán González, Carlos Pairetti, Rubén Luis Di Palma y sus hijos y nietos, y bastante más cerca en el tiempo Norberto Fontana, Agustín Canapino, Valentín Aguirre y Nicolás Trosset. Carlos Oreste Marincovich inició su camino en el TC en agosto de 1964, con una aguerrida coupé Chevrolet. El detalle que marcaría su senda triunfal ocurrió justo cuando en 1966 el mítico corredor José Froilán González lo invitó a conducir el histórico “Chevitu” y el "Ruso" ganó su primera carrera el 30 de abril, en lo que era por entonces el autódromo Municipal, hoy conocido como “Autódromo Oscar y Juan Gálvez”.

 

Carlos Oreste Marincovich

 

Otra situación muy destacada en la fantástica carrera profesional de Carlos Marincovich fue haber manejado con triunfo a la primera coupé Chevy en el Turismo Carretera, toda pintada de rojo portando el número 2, en la recordada Vuelta de Chacabuco, evento que se disputó el 9 de julio de 1972 en el circuito rutero de Pergamino. Todos recuerdan con gran emoción que el prolífico constructor Oreste Berta siempre le tuvo a Carlos mucha consideración, eligiéndolo para manejar el prototipo LR (La Razón)-Cosworth en la gran pista alemana de Nurburgring. Tras 24 años en el Turismo Carretera, el "Ruso" cosechó diez triunfos, ocho con Chevrolet y dos con Torino, aunque supo correr también con Ford y Dodge, notable corredor que se retiró de la actividad a fines de los 80. Muy querido dentro y fuera del mundo automovilístico, Carlos Oreste Marincovich había lanzado muy recientemente su esperada autobiografía titulada “El Automovilismo que yo viví", libro con apasionantes recuerdos donde narró su destacada trayectoria desde los comienzos en Arrecifes hasta el retiro. Sin imaginar el triste desenlace que ocurriría a principios de esta semana, el Concejo Deliberante de Arrecifes resolvió por "unanimidad" declarar como "ciudadanos ilustres" al famoso "Poker de Ases" de las carreras, integrado por los expilotos locales Carlos Pairetti, Carlos Oreste Marincovich, Néstor García Veiga y post mortem al brillante piloto Rubén Luis Di Palma.

 

El “Ruso”, como muchos le decían cariñosamente, había obtenido sus primeros podios en las Mil Millas y en la Vuelta de Santa Fe, pero nadie olvida aquel momento cuando corrió con un Torino propio y también con “La Garrafa” del desaparecido piloto Andrea Vianini, logrando un memorable podio. En la segunda mitad de la temporada 1968, hizo debutar al Chevitres, construido por Francisco Martos, época en la que volvió a ganar en Buenos Aires y en el circuito de Raffaela. A mediados del siglo pasado, tras la creación del Sport Prototipo Argentino, los vehículos que corrían por entonces en TC abandonaron veloz la categoría, algo que detonó que Marincovich se alejara por las siguientes dos temporadas, un ciclo donde obtuvo tres triunfos y el subcampeonato de 1969, detrás del recordado corredor Eduardo Copello. Su experiencia internacional estuvo en boca de todos cuando en 1970 corrió con Rubén Luis Di Palma de los 1000 km de Nürburgring, al comando de un Berta LR.5, temporada en la que participó también del Gran Premio de Turismo con un bellísimo Peugeot 504, toda una novedad para esos tiempos.

 

Su regreso al TC en 1971 fue con un Torino preparado por el maestro Oreste Berta, calendario que se convirtió en su mejor temporada finalizando tercero en ese campeonato. Ese año triunfó en San Juan y el Gran Premio Argentino. La experiencia de Marincovich también incluye una brevísima presencia en la cotizada Fórmula 1, con una carrera no puntuable, participación en el Gran Premio de Argentina al comando de un McLaren F5000. A pesar de anunciar su retiro del automovilismo en el año 1976, Marincovich continuó compitiendo de manera interrumpida hasta 1988, tiempos donde participó en competencias de Turismo Nacional, TC 2000 y CAP, entre otras. Muchos recuerdan además que, en los años 1987 y 1988, el legendario piloto volvió al TC para correr algunas competencias con Chevrolet y Dodge, provocando el delirio de sus seguidores. Este año, más puntualmente en abril, Carlos Oreste Marincovich fue llevado de urgencia a terapia intensiva por el COVID-19 y dos meses después, falleció a los murió a los 78 años en el Sanatorio Divina Providencia en Buenos Aires, una pérdida que llora todo el automovilismo nacional.

Fecha de Publicación: 11/06/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Marcos Ciani auto Marcos Ciani y un momento único del automovilismo 
Agustín Canapino Agustín Canapino: el tetracampeón de Arrecifes busca recuperar la senda de títulos

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
Valentín Saal Salió a China y no volvió

Valentín Saal es un administrador de empresas mendocino que trabaja en China. Vía Instagram nos cont...

Argentinos por el mundo
El viaje de Pampa El viaje de Pampa

Belén, Roberto y Pampa, salieron a la ruta en una combi modelo 59. Te contamos su historia.

Argentinos por el mundo
Viajaros “La Tota por América”: una pareja riojana recorriendo el mundo

Acompañados por su perro caribeño, la pareja riojana sostiene que no son turistas ya que viven la ci...

Salud y Estética
Yoga Challenge - Tercera práctica ¿Te animás a la tercera clase del reto yogui?

Patrizia nos trae una clase más para que continuemos con el reto yogui, esta vez con una práctica un...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades