clima-header

Buenos Aires - - Lunes 05 De Diciembre

Home Gente Deportes Brasil y Argentina no pudieron acabar en el césped: Un escándalo político-sanitario provocó un “partido interruptus”

Brasil y Argentina no pudieron acabar en el césped: Un escándalo político-sanitario provocó un “partido interruptus”

El seleccionado de Lionel Scaloni incluyó cuatro jugadores de la zona roja europea en pandemia, determinación que desató un bochorno en el campo de juego, arruinándole el plan de entretenimiento dominguero a millones que esperaban ver el duelo sudamericano.

Deportes
Messi-Neymar

El inocultable colapso de ciertas entidades o instituciones públicas que se dedican a tareas específicas de una cierta actividad, en esta realidad ya no se puede disfrazar de confusión o desconocimiento sobre ciertas cuestiones, provocando cada vez más frecuentemente un sinnúmero de situaciones tan bochornosas como las que millones de televidentes pudieron observar desde sus televisores el domingo a la tarde. Dos equipos sudamericanos debieron jugar un encuentro por las eliminatorias en suelo brasileño este fin de semana, pero como la lucha política, más la brutal ineptitud de organismos deportivos locales y mundiales en esta órbita hicieron de las suyas, lo que debió ser apenas un simple encuentro con solo 22 personas en el césped corriendo enérgicas detrás de la pelota, finalmente se transformó en un espectacular escándalo transmitido a los cinco continentes para que confirmen que por estas partes del mundo, ya ni siquiera es posible llevar a cabo un match de fútbol.

 

Los actores principales de esta producción sudamericana tan patética como olvidable, son Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía, quienes este fin de semana arribaron a Brasil provenientes de un país europeo que está clasificado por la estructura sanitaria de Brasil como una nación de la “zona roja”, a raíz de la pandemia, lo cual obligaba a observar un periodo de cuarentena antes de poder circular por territorio carioca. La delegación argentina viajó a San Pablo para concretar su encuentro frente a la selección de esta nación limítrofe, llegada que estuvo signada tanto por las advertencias a este plantel desde la ANVISA (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria), como también por una documentación presentada por el mediático seleccionado blanquiceleste, puntual declaración jurada que según las autoridades de la nación vecina eran “falsificados”, algo que provocó que la estadía del equipo de fútbol dirigido por Lionel Scaloni en un lujoso hotel fuese una cárcel de lujo mientras alguna mano “desconocida” autorizó que el plantel no solo ingresara a ese país, sino también se hiciera caso omiso al pedido de la delegación sanitaria local de impedir la presencia de esas cuatro personas provenientes de Inglaterra.

 

Martinez-Lo Celso-Romero-Buendia

La Confederación Brasileña de Fútbol, la Conmebol, la AFA y la FIFA eran elenco casi decorativo este fin de semana antes que la selección tocase suelo carioca, estatus que tras ese detalle en la declaración jurada de los cuatro deportistas, oriundos del Reino Unido se modificó sustancialmente provocando que estas entidades debiesen cambiar la pasividad que signaba sus actos, por una performance no tan de relleno en esta patética producción de neto corte bananero. Cada una de estas estructuras hizo ante la emergencia surgida, lo único que saben llevar a cabo con una inagotable hegemonía: lavarse las manos, echarle a los demás la culpa y victimizarse. A esta espantosa película deportiva de terror le faltaba un conflicto central que ligara todas estas posiciones en un choque inevitable y esa fue la pelea existente entre Jair Bolsonaro -presidente de Brasil- y la oposición política dentro de los diversos estados de la gran territorialidad verde y amarilla. El estado de San Pablo en la actualidad responde al primer mandatario carioca, por lo cual se desprende que parte de las acciones que intentó concretar la ANVISA contaban con su inocultable apoyo. Lo que nadie imaginaba, era que el estallido del conflicto ocurriría de una forma tan vergonzosa como ridícula, cuando no se habían cumplido ni siquiera 5 minutos del primer tiempo en ese famoso clásico sudamericano de larga data.

 

Cristian Romero quitó un balón ante Neymar y éste no tuvo mejor idea que sacudirlo a su compañero del PSG Leandro Paredes, olvidando que más allá de compartir actividad en el equipo parisino, una tenía una camiseta celeste y blanca, frente a otro con la famosa blusa amarilla. El árbitro Jesús Valenzuela olió muy astutamente que se venía el primer round del famoso festival de bravuconadas de estas desdibujadas estrellas, por lo cual se mandó al lugar del conflicto para detener dicha explosión, marcar la falta, llamar al orden a estos dos marmotas peleándose casi desde el vestuario e imponer autoridad, ágil maniobra que pasó históricamente al olvido, cuando insospechadamente cuatro personas de civil que no llevaban identificación alguna ingresaron raudamente al campo para intentar llevarse del mismo a tres de los cuatro deportistas que estaban en contravención sanitaria. La escena de estos rellenitos oficiales de la ANVISA luchando toscamente por expulsar del campo a los jugadores argentinos, obviamente hizo saltar el polvorín anímico de los compañeros de la selección, quienes inmediatamente salieron en obvia defensa de estos deportistas. Lo que siguió después fue una cadena de absurdos que solo la mediocridad del fútbol de estas tierras puede generar. Las distintas confederaciones deportivas defendiendo a sus equipos, los jugadores alternando entre el desconcierto y la victimización, los directivos buscando complicidad con los medios presentes en el estadio, sin olvidar a los medios que emitían a esa hora el arranque del choque futbolístico, desataron una lucha de poder buscando darle a los distintos involucrados la responsabilidad de semejante interrupción al comenzar una competición tan simple y tradicional como un match de balompié por las eliminatorias.

 

Argentina-Brasil

 

Cuando la explosión ocurrió, desconcertando a los presentes en el estadio y a millones de televidentes alrededor del mundo que no daban crédito a las disparatadas imágenes que se transmitían, el equipo argentino intentó en esos primeros minutos que el encuentro que ya estaba iniciado, prosiguiese con esos tres deportistas participando dentro del partido, algo que chocaba con la posición de los agentes de seguridad sanitaria, quienes querían que en ese momento dichos deportistas fueran deportados inmediatamente del país. Como todas las negociaciones se desarrollaron en medio de un tumulto, con las confederaciones y el resto de las entidades presentes sentando su posición, el entrenador Lionel Scaloni tomó las riendas de semejante batifondo y se llevó al seleccionado al vestuario, esperando que alguien detuviese semejante despelote alrededor del famoso deporte con pelota. Como la calma no aparecía y el sinfín de comunicaciones no desembocaba en una solución o algo que pareciese una determinación al respecto, la selección argentina fijo su postura de “lo jugamos todos o nos vamos”, tras lo cual y mientras el barullo crecía de volumen, subió a su micro para dirigirse inmediatamente al vuelo chárter que debía trasladarlo a Ezeiza al finalizar este desopilante “partido interruptus”.

 

Scaloni-Messi

 

Mientras el plantel encabezado por Messi se subía al micro y dejaba el agitado estadio de San Pablo, el técnico brasileño ni lento ni perezoso mandó a sus jugadores primero, a no irse del campo, aguardando alguna determinación, pero también para dejar en claro que dicho equipo no abandonó el encuentro. Minutos más tarde cuando el árbitro dio por suspendido el match, los deportistas locales se dividieron en dos formaciones y jugaron un picado en la mitad del campo, lo cual obligó a trasladar el arco de una de las puntas hacia el centro del court de juego. La televisión se quedó mostrando en un sector ese entrenamiento, una pantalla que mostraba en el resto de la imagen las idas y venidas que se sucedían dentro del estadio para definir la situación. Cuando el seleccionado argentino llegó al aeropuerto de San Pablo, lo que comenzó fue una verdadera partida de ajedrez para buscar que cada sector del conflicto quedase a salvo de las futuras determinaciones deportivas, algo que en realidad demandará bastantes horas en conocerse. Ni la Conmebol ni la FIFA estuvieron sin dudas a la altura del problema, dejando abierto un sinnúmero de posibilidades acerca de lo que se establecerá como respuesta a este escándalo de magnitudes insospechadas.

 

 

¿Cuáles pueden ser las decisiones que tome la FIFA ante lo ocurrido?                              

Una vez suspendido el encuentro, el árbitro presentó un informe donde se consigna que el ingreso de varias personas al campo de juego impidió la continuidad del mismo, dejando a la entidad madre, es decir a la FIFA capacitada para iniciar una investigación de parte para establecer cómo se resolverá este no tan inesperado conflicto en medio de una simple partida deportiva de fútbol. “El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual seguidamente determinará los pasos a seguir, procedimientos que se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes", entendiendo que las eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición oficial de la FIFA. Por lo tanto todas las decisiones o determinaciones asumidas que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución. En relación a este fallo que imponga la organización mundial del fútbol, cada parte involucrada ha dejado resguardado su sitio en el problema, buscando que las sanciones sean para las demás partes afectadas.

 

 

El equipo argentino argumentará que ingresó a Brasil mediante el mediático sistema de “burbuja sanitaria” auspiciado por la Conmebol para estas competencias, evitando dar a mención que cuatro jugadores que venían de Inglaterra no debieron incluirse dentro del plantel por las restricciones sanitarias impuestas en la nación vecina. Asimismo, dejará en claro que su intención fue proseguir el partido y completarlo de manera normal, pero que el ingreso de autoridades al campo alteró la normalidad del encuentro, obviamente con la intención de trasladar toda la responsabilidad al equipo local, organizador del partido con respecto a la logística de esa infraestructura relacionada con el match. La posición de la AFA será evadir cualquier clase de responsabilidad sobre todo lo ocurrido, adjudicarle la responsabilidad de la suspensión a los desmanes acaecidos en la cancha, reclamando los tres puntos en juego ante la imposibilidad de concretar el partido ajeno a sus actos, obvia postura buscando que el seleccionado local pague los platos rotos de este desmadre.

 

La Confederación Brasileña de Fútbol por su lado, como es de esperar, dirá que hizo todo lo relacionado para poner en marcha el partido de manera habitual, respetando incluso que su rival incluyó cuatro jugadores en potencial contravención sanitaria, buscando que de esta manera no reciba castigo o penalidad alguna, aduciendo que la entidad no pudo controlar que personal gubernamental de este país ingresó de manera prohibida al campo, logrando la suspensión del encuentro. También indicará en su esperable descargo que el equipo brasileño permaneció dentro del campo de juego aguardando una decisión al respecto, sin abandonar la cancha, buscando transferirle la responsabilidad a los jugadores argentinos, quienes ante el descontrol existente primero se refugiaron en el vestuario, para después ir a su micro con la obvia finalidad de regresar velozmente a Buenos Aires sin esperar una decisión de aquellas autoridades involucradas en el inesperado problema surgido allí en el mismísimo campo de confrontación deportiva.

 

Messi-Neymar

 

La FIFA cuenta con varias opciones para plantear su postura al respecto de este conflicto que alteró la tarde dominguera. Por un lado, puede seguir el informe del árbitro, donde se consignan las irregularidades de directivos o funcionarios locales ingresando a la cancha, circunstancia que provocó la suspensión del match, lo que dejaría al equipo brasileño en la peor situación posible, perdiendo los tres puntos y recibiendo una sanción económica por los incidentes ocurridos en la cancha. También puede recostarse sobre una posición intermedia, entendiendo que el equipo local se mantuvo en el campo esperando que todo se llamase a un acuerdo entre las partes, situación que no pudo concretarse ante la fuga de la selección argentina sin aguardar novedades de los organizadores. Otro planteo que por estas horas no es descabellado, es que el organismo se apoye en el informe de la ANVISA que consigna la potencial falsificación de documentos de los jugadores involucrados en el conflicto, quienes debieron cumplir con una cuarentena antes de jugar el partido, pero que por razones de tiempo la misma fue ignorada sin respetar el estatus sanitario. Son muchas las decisiones que pueden imponerse ante la complejidad del asunto, pero hay algo que no debe ignorarse en este conflicto entre dos naciones muy rivales en todos los sentidos. Eso es la chance de retrotraer el problema a su fase inicial y determinar algo que empareje las responsabilidades a la hora de pronunciarse con las esperadas sanciones.

 

Argentina-Brasil

 

No se descarta que un fallo salomónico de la FIFA sancione al país y club organizador con una sanción económica muy abultada, la suspensión de ese estadio y también emitir una orden punitoria a la Conmebol por no haber verificado los estatutos operativos ante un encuentro con estas especiales características, sabiendo que había varios jugadores que venían de un país que estaba en una lista restrictiva desde lo sanitario, tal el caso de estos cuatro deportistas argentinos que se desempeñan en el fútbol inglés. Una posibilidad que no parece descabellada, es que la FIFA ordene jugar el resto de los 85 minutos restantes del partido, pero en otro país con una futura fecha a determinar, usando el ejemplo de la recordada final de la Libertadores, cuando Boca y River viajaron a Madrid para jugar ese partido decisivo en diciembre de 2018 tras los incidentes ocurridos en Buenos Aires. Los especialistas admiten que el organismo central del fútbol a nivel mundial evitará hasta el momento que pueda, sancionar a los responsables dándoles el partido por perdido, algo que se entiende comprensiblemente, pues el match debe resolverse jugando, posibilidad que abriría el desenlace de este encuentro a una futura realización contemplando todos los calendarios deportivos de ambas instituciones.

 

Quienes conocen al actual presidente de la FIFA no creen que el equipo argentino sea sancionado por la inclusión antirreglamentaria en lo sanitario de cuatro deportistas mal convocados al partido, entendiendo que no existió en este caso la postura de buscar ventaja deportiva con estos convocados. Sin dudas en las próximas horas o días la FIFA deberá asumir una decisión, y cual fuere la misma, está claro que todas las polémicas continuarán hasta nuevo aviso. Varios millones de personas que este domingo se ubicaron delante de sus pantallas para disfrutar del partido, armando al respecto un plan lúdico de entretenimiento sobre el mismo, finalmente pagaron el costo de una estructura deportiva mundial, que fusionado a los problemas políticos y las muy graves consecuencias de la pandemia, generaron esta bomba que explotó antes que el cronógrafo en la pulsera del árbitro marcara cinco minutos de juego, en un aberrante y desbordado blooper que no tiene antecedentes en la historia de los torneos futbolísticos alrededor del globo. 

 

Imágenes: Télam

Fecha de Publicación: 06/09/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Scaloni Lionel Scaloni y los riesgos de tener una selección repleta de “jugadores turistas”

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Medio Ambiente
tapir Sami La tapir Sami vuelve a la libertad

El mamífero de tres años fue liberado en la Reserva de Horco Molle y explorará su hábitat natural en...

Espectáculos
Museo historia rockera santafesina El Rock Argentino ceba su mate en el Paraná

Se presentó en Buenos Aires el Museo que recorre la rica historia rockera santafesina de sesenta año...

Así somos
Hinchas argentinos Cuando juega la Selección

Cada vez que la pelota comienza a rodar, se pone en juego mucho más que un partido de fútbol. ¿Qué n...

Deportes
Argentina - Polonia Argentina se puso en Modo Campeonato

La gran victoria de la Scaloneta ante los polacos encendió las ilusiones, pero el partido contra el...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades