Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Argentina le ganó a Perú, pero dejó muchas dudas sobre su rendimiento

El equipo dirigido por Lionel Scaloni consiguió la mínima diferencia en un partido muy trabado, triunfo que lo acerca a la clasificación para el próximo mundial, pero que abre algunos interrogantes sobre el futuro desempeño de la selección nacional.

Cuando el árbitro brasileño Wilson Sampaio marcó el final del encuentro, hubo señales de discreta conformidad por el resultado obtenido frente a Perú, pero nada más que eso. Los gestos de Lionel Messi en el medio del campo mientras otros jugadores se acercaban uno a uno a saludarlo, sin dudas fueron una alerta amarilla para la estructura de Lionel Scaloni al frente del equipo mayor de nuestra nación. Argentina venció 1 a 0 a Perú en el tercer y último encuentro que se jugó por las eliminatorias hacia Qatar 2022, sumando tres puntos muy importantes en busca de la ansiada clasificación para el próximo mundial de fútbol, un logro que se le viene negando a nuestra escuadra desde la consagración en México ’86, casi cuarenta años de esa última alegría a nivel territorial.

El último encuentro jugado en este bloque de diez días, el segundo en el renovado court del estadio Monumental, sin dudas mostró la parte menos agradable de la actual realidad deportiva del equipo mayor de esta especialidad, un partido donde los argentinos tuvieron algunas chances de mejorar el resultado alcanzado, pero al mismo tiempo, si no hubiesen ocurrido determinadas situaciones dentro del campo este jueves a la noche, nadie hubiese podido mostrarse para nada sorprendido si la exigua victoria ante los peruanos en realidad culminaba con un desabrido empate o un traspié por la mínima diferencia. Argentina dejó la clara sensación de acusar el cansancio de tres partidos muy exigentes en apenas escasas jornadas de competición, secuencia con un insulso empate con los paraguayos, una clara y contundente goleada frente a Uruguay y el escueto triunfo del último encuentro.

 

El equipo peruano es uno de los más flojos que se han visto en la era Gareca, sin embargo este mediocre conjunto que armó el reconocido técnico argentino, se las ingenió durante el primer tiempo y los primeros quince minutos del segundo para hacerle sufrir segundo a segundo esa exigua diferencia de un tanto conseguido al final de la primera parte. Todos a primera vista, sabían que el débil equipo visitante iba a instalar una marca pegajosa sobre aquellos habilidosos con los que cuenta Lionel Scaloni en la actualidad a la hora de armar el once de nuestro país. Ese planteo fue lo que sobresalió durante todo el partido, planteo que incomodó mucho a los jugadores de creación que tiene el team blanquiceleste, forma de desarticular la potencia ofensiva del conjunto argentino que igualmente logró romper el cerrojo peruano para generar algunos momentos de zozobra en la defensa visitante. Las cosas no salían como planteó el entrenador local y con el paso de los minutos el juego se volvió muy tosco en el mediocampo, lugar donde la pelota deambulaba sin gran control.