clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 20 De Octubre

Home Gente Deportes Argentina clasificó a cuartos de final en la Copa América, pero deambula errática con aislados chispazos de su añeja estrella

Argentina clasificó a cuartos de final en la Copa América, pero deambula errática con aislados chispazos de su añeja estrella

El equipo dirigido por Leonel Scaloni consiguió el no tan complicado objetivo de pasar a la siguiente fase, pero sin un estilo de juego, muy “Messi-dependiente” y con varios jugadores que están muy por debajo de su nivel.

Deportes
Argentina Copa América

Cuando todavía resuenan las voces realmente muy críticas sobre el magro empate que la selección argentina consiguió en el debut frente a su similar de Chile, el equipo que dirige Leonel Scaloni en suelo brasileño respira bastante sereno, pues consiguió en solo 72 horas la clasificación para la siguiente fase de cuartos de final, secuencia donde los partidos que se desarrollen tendrán alargue y penales. Con fecha libre por estas horas, el plantel ahora en la burbuja sanitaria de Ezeiza sabe que logró algo que estaba en los cálculos, es decir, pasar a la siguiente ronda de un torneo donde en los dos grupos de cinco equipos, pasan los cuatro primeros. Argentina con sus acotados triunfos frente al desdibujado Uruguay y una selección paraguaya sin clase, sumó siete puntos y ahora espera rival en cuartos.

 

Los cambios que dispuso el entrenador en estos dos últimos partidos, mostraron que hoy en el equipo salvo Messi y un par más, nadie tiene comprado el puesto y el técnico puede reemplazarlo por alguno en el banco que tampoco tiene demasiado prestigio para arrancar como titular en el plantel inicial. Las drásticas modificaciones que Scaloni realizó en los recientes encuentros, ratifican que la línea de juego que busca está muy lejos de aparecer o mostrar esbozos de algo definido. Las incorporaciones en el once que enfrentó primero a los uruguayos y después a la selección de Paraguay, dejan claro que los cambios dejan en evidencia que nadie en el plantel blanquiceleste pasa por un buen momento deportivo.

 

La ausencia de confianza en una estrategia, la presencia de jugadores que uno se pregunta qué hacen allí nuevamente convocados y un equipo que se volvió dependiente de Messi hasta para el sorteo de arcos, no es la mejor señal si se desea una exitosa campaña dentro de un torneo donde la mayoría muestra las garras, pero el único que desgarra a los demás es Brasil. La patética conferencia de Leonel Scaloni después de un insulso empate con la selección de Chile, ausente de autocrítica y echándole toda la culpa al estado del campo de juego donde se presentó el once titular que dirige, expone a una persona que dirime cuestiones sin un respaldo de peso, porque en la AFA la mayoría viene reclamando una y otra vez una renovación que nunca termina de ocurrir.

 

Los triunfos frente a Uruguay y Paraguay en un lapso de 72 horas donde Argentina solo consiguió el tanto de ventaja y se tiró atrás para golpear de contragolpe, dejaron ver a una selección abúlica, sin sutilezas, con jugadores desmotivados que delante de cámara dicen una y otra vez el entusiasmo y pasión que los moviliza, pero que apenas se calzan la blusa de nuestro seleccionado parecen estatuas de hielo comandadas por “Mr. Frigo”, el número 10 que aporta a cuentagotas las morisquetas que hace en España con otra camiseta. Todo hace presagiar que ante Bolivia este lunes a las 21 horas, Scaloni colocará un mix entre la plantilla que le garantiza seguridad en el fondo y algunos volantes que acumulan millas de avión en ese taxiflet con alas que va y viene al país vecino. La intención neta es lograr la primera ubicación, para confrontar luego en cuartos de final con el equipo más débil de la otra zona, aunque débil puede ser una palabra o análisis bastante mentiroso en efecto.

Copa América

Una de las cosas que más preocupa en este supuesto equipo de estrellas es la falta de gol y el escaso peso ofensivo que tienen sus delanteros en los tres partidos que jugaron. Dando a entender un desgaste físico por jugar cada tres días, como si no lo hicieran en Europa o las demás selecciones en este torneo tuvieran más días de descanso, Lautaro Martínez es la desilusión absoluta de aquella teórica estrella del Inter, mientras que Ángel Di María o Sergio Kun Agüero ya dejaron en claro que tienen vencida la garantía de fábrica, jugando al trote y haciendo muchas caritas para las cámaras que transmiten el partido. Ubicado en una incómoda posición de inevitable abastecedor de juego todo el tiempo y marcado sin demasiada exigencia por los rivales, Messi aporta lo que puede, pero tampoco es un mago que a diferencia de otras estrellas europeas puede resolver un partido solo. El cansancio del número 10 obedece a dos razones: primero que ya no es ningún adolescente y segundo que la forma de parar el equipo del técnico argentino, lo tiene bastante malhumorado pues cuando comienza una alianza en el campo para ideas de juego, el entrenador les cambia a esos socios por otros menos capacitados, echando a perder las intenciones originales.

 

En la zona donde jugó hasta Argentina, nadie hizo valer la chapa de sus jugadores, tal la situación de Uruguay o Chile, mientras que el plantel paraguayo que dirige Berizzo es un combinado de jóvenes en formación y algunos soldados de viejas batallas muy heridos en anteriores competencias. Bolivia es un rival difícil en la altura o cuando se tira atrás con dos líneas de cuatro, pero una vez que nuestra selección pueda ponerse en ventaja, su duelo del próximo lunes podría permitirle ampliar la diferencia y regular energías antes de los decisivos partidos por los cuartos de final. Para el lunes, Leonel Scaloni buscará darles descanso a algunos baluartes del plantel, pero llegado el caso, si las cosas se complican en el último match de esta fase clasificatoria, el técnico argentino pondrá a los titulares hasta que tenga todo menos complicado mirando al futuro.

 

La única buena noticia para el seleccionado argentino, es que con esta ubicación no tendrá que medirse con el dueño de casa, que hasta ahora viene con puntaje ideal, un Neymar con los zapatos afilados y la decisión de imponer su autoridad en su tierra más allá de todos los costos o desgastes que pueda padecer para resolver sus partidos. Jugando un fútbol de vistosa calidad, sin rebusques ni dependencias de ninguna clase, el scratch brasileño es el serio candidato a campeonar en esta copa, por ende, si Argentina quiere levantar el trofeo en muy pocas semanas, primero deberá definir una clara línea de juego, escoger a los que puedan acompañar ese libreto técnico y dejar de pasarle la pelota a Messi para que el diez saque conejos de la galera, que en muchos casos salen con una fatiga y confusión fatal.          

Fecha de Publicación: 24/06/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

selección argentina Selección Argentina: del pánico por la nueva Superliga a un saturado calendario por eliminatorias y Copa América
Estadio Único de Santiago del Estero El imponente estadio santiagueño, para la Copa América

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Editorial
Justicia argentina ¿Qué tan justa es la Justicia argentina?

¿Cómo puede sobrevivir un país sin una Justicia justa? Yo creo que es el primer gran cambio que tene...

Espectáculos
Juan José Riva Juan José Riva. “Con alambre atamos el equipo que inauguró la televisión argentina”

El último testigo que participó de la primera transmisión televisiva del 17 de octubre de 1951 cont...

Historia
La televisión La tele-visión antes de la Tele

Los primeros ensayos antes de la transmisión inaugural del 17 de octubre de 1951. Aunque empezó con...

Historia
Juan Lavalle Juan Galo Lavalle. Un corazón con espada

Un guerrero incansable de la Independencia Americana se transformó en la espada de una de las faccio...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades