Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Vo sabé así se habla el cordobé

Nuestro diccionario lexical y fraseológico es muy variado. En esta nota te contamos un par de expresiones clásicas propias y originales de la provincia del fernet.

En esta nota te esclarecemos algunos términos del variado vocabulario cordobés. Una variedad que nunca va a extinguirse, porque nos hartamos de crear expresiones únicas. La creatividad de los habitantes de La Docta es una característica que no se puede ignorar. ¿Será que desde que nació la primera Universidad de Argentina estamos creando nuevas formas de hablar? ¿Será que no nos asqueamos de inventar y chamuyar?...

Los motivos por los cuales nuestra comunidad es icónicamente reconocida es la tonadita y el “culiau”. Sin embargo, son muchas más las expresiones de nuestro acervo cultural y popular. Porque cuenta la leyenda que, en Córdoba, todos los días nace una palabra nueva. Porque cuenta la leyenda que la misma creatividad que tenemos para tirar pasos en los bailes, la usamos para expresarnos. Estas frases son made in Córdoba y vienen a dejarte de cara.

1. No charlés

Si hay un aspecto de la personalidad de los cordobeses y su humor, es la ironía. El “no charlés” significa literalmente “no hables, no emitas comentario”. Pero en nuestras tierras se utiliza comúnmente para expresar varias cosas. Por un lado, sirve para expresar que uno concuerda con lo que la otra persona está diciendo. Por ejemplo: “Uh, este año 2020 nos tiene alquilados”, “No charlé”. Por otro, se usa para hacer callar a la otra persona, poniendo en evidencia que está diciendo una blasfemia. “Este año 2020 estuvo re divertido, salimos un montón”, “Ah, no charlé, já de hablar güevada”. Traducción: No hables más, dejá de decir idioteces. 

2. Alquilado, alquilada

Que el 2020 nos tiene alquilados es una realidad. Cuando alguien está alquilado quiere decir que está siendo utilizado por otra persona y que, de algún modo, esta situación lo tiene exhausto. Ejemplo: “Mi jefe me tiene alquilado, todos los días un embroio nuevo”. 

3. Embroio

Un embrollo es un lío, un disturbio, una situación que irrumpe en lo cotidiano y es fastidiosa. Así, la situación del ejemplo de arriba se traduce como que el jefe es un pesado y todos los días trae un lío nuevo para resolver. 

CordoTip: Si vas a hablar cordobés, no te olvides que sustituimos las grafías “ll” o “y” por el sonido vocálico “i”. Lo que para cualquiera es un pollo (posho), para el cordobés es un poio. Lo que para cualquiera es un embrosho, para el cordobés es un embroio.

 Pero este término tiene diferentes acepciones. También se puede usar como sinónimo de chapar o besar. “Eh mirá estos dos cómo embroian”.

4. Losotro día

La expresión “los otros días” se usa para señalar cualquier situación en el pasado. Ya sea un pasado más cercano o uno muy lejano. Para ser más específicos “Losotro día’” se puede usar para cualquier acontecimiento que haya sucedido entre la Edad Media y la actualidad. Porque así de atemporales somos. 

En este caso, “losotro” es la forma cordobesa de decir “los otros”, que se da por un fenómeno de conjunción de dos palabras y de elisión de la “s” final. Pero “losotro” también puede significar, en algunos contextos “nosotros”, porque entre que hablamos rápido y vamos modificando la lengua a nuestro antojo, a veces sustituimos algunas consonantes. Ejemplo “Eh, losotro fuimo losotro día al río”. 

 

Y… ¿vó decí que es mucho embroio entendernos a losotros los cordobeses? ¡No charlé! El idioma cordobés nos tiene alquilados.

Rating: 0/5.