Skip to main content

¡Qué churro!

La evolución de las palabras, a veces, es realmente sorprendente. Hoy te contamos un poco de qué hablamos cuando hablamos de un churro.
Cómo hablamos
La evolución de las palabras, a veces, es realmente sorprendente
05 diciembre, 2019

Que el lenguaje está en constante evolución ya lo sabemos. Algunas palabras de pronto quedan en desuso y otras nuevas aparecen. A veces para nombrar nuevas realidades, a veces para renombrar las mismas de siempre. Pero en ocasiones pasa, incluso, que una palabra va cambiando de sentido: se le agregan acepciones, usos, y se las carga de nuevos significados. ¿Qué es, por ejemplo, un churro?

Partamos de lo básico: los churros son una comida. Son los que pedimos en la playa para acompañar los mates de la tarde (¿a quién no lo han mandado alguna vez “a freír churros”?). Hasta ahí estamos todos de acuerdo. Años atrás, un churro era, también, un hombre hermoso: “¡Qué churro!”, le escuché exclamar a mi mamá más de una vez mirando a algún actor en la tele.

Ahora, si escuchamos a alguien decir admirado: “¡Qué churro!”, probablemente se esté refiriendo a algo bien distinto. Los churros son, para las nuevas generaciones, los cigarrillos de marihuana (por analogía en la forma). Un porro, ni más ni menos. Cuidado, entonces, qué tipo de churros vamos a estar elogiando, porque puede dar lugar a más de un malentendido.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X