Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¿Nombres difíciles? ¡Decilos en santafesino! 

A algunas localidades de nuestra provincia les pusieron nombres difíciles de pronunciar. Pero los santafesinos las traducimos a nuestro idioma. 

Debido al mejunje de razas que pobló las tierras que hoy son la provincia de Santa Fe, ocurre algo muy particular con los nombres de ciertas localidades. Muchas de ellas honran, con su nombre, a alguna persona que tuvo que ver con la historia del pueblo, o sencillamente fueron sus fundadores. Lo que pasa es que algunos de ellos vinieron de lugares de Europa como Escocia o Francia. Como sabemos, en esos sitios se hablan idiomas que difieren mucho del nuestro, sobre todo en la pronunciación.  Así, entonces, pueblos, comunas y ciudades santafesinas llevan nombres que se escriben de una forma, se deberían pronunciar de otra, según su idioma de origen, pero, en la práctica, se dicen de un modo distinto. En muchos de estos casos, sobre todo para quien conoce “el idioma original”, la manera cómo pronunciamos esos nombres los santafesinos puede resultar muy divertida

Repasamos en esta nota esos pueblos y ciudades a las que los santafesinos les decimos como nos sale.  

Yambicámbel 

Este realmente me encanta. Así como puse en el título, Yambicámbel es realmente como le decimos en Santa Fe a esta comuna, de la que ya te hablamos en Ser Argentino. Llambi Campbell, a 50 kilómetros de la ciudad capital, se caracteriza por un hermoso asado a la estaca que convoca a mucha gente año a año. Es un pueblo que también tiene una larga tradición ferroviaria. Fue fundado por un tipo muy importante en la política santafesina de fin de siglo XIX. No va que este buen hombre que se llamaba Paulino, era hijo de Pedro Llambi y Trinidad Campbell. No son taaaan raros los apellidos, pero lo gracioso y “asantafesinado” se genera en la unión de los dos. 

Úmbol 

Cerquita de Esperanza, la próspera localidad del centro santafesino, está este pueblo que no se queda atrás tampoco en desarrollo. “Hay mucha guita en Úmbol”, dice mi viejo. La verdad es que una de esas localidades que han sabido traducir en bienestar y seguridad para su gente, todo lo generado por el productivo trabajo tambero. Fundado por suizos y alemanes, bautizaron a este pueblo en honor a Alexander von Humboldt, célebre personaje de la historia prusiana.  

No hay con que darle: de las lenguas dentro de todo conocidas para los argentinos, no debe haber una más difiícl de reproducir oralmente que la alemana. No es difícil comprender por qué llamamos Úmbol a Humboldt. 

Ánstron 

Hay una localidad del Departamento Belgrano que se ubica en la intersección de la Autopista Rosario-Córdoba con la Ruta Nacional 178. Dista 95 km de Rosario y 20 km de Cañada de Gómez. Es una de las localidades más futboleras de la zona. En una historia parecida a la de Llambi Campbell, debe su nombre a Tomás Armstrong, uno de los pioneros en el desarrollo de la empresa ferroviaria. Se llama, entonces, Armstrong. Pero demasiado esfuerzo hacemos ya los santafesinos para pronuciar esa “n” entre la “a” y la “s”. Le decimos Ánstron, y de nada.  

Uílrai 

Y este otro es un pequeño pueblo localizado en el departamento General López. Se ubica a 20 km de la ciudad bonaerense de Colón, a 10 km del límite con la provincia de Buenos Aires y a medio camino entre las localidades de Pergamino y Venado Tuerto, siendo la Ruta Nacional 8 su principal vía de comunicación. Es considerada la "capital provincial de la música". Los fundadores de este lindo pueblito no tuvieron mejor idea que homenajear, con su nombre, a quien instaló el primer ferrocarril en Santa Fe y Córdoba. El tema es que este buen hombre se llamó William Wheelwright. Andá a pronunciarlo vos. Para nosotros es Uílrai. 

Y, por casa, ¿cómo andamos? 

Te invito a que nos cuentes casos de tu provincia. ¿Qué nombres de pueblos y ciudades son impronunciables en idioma argentino? Yo me sé uno de nuestros vecinos cordobeses. Hay un pueblo al que le dicen Jamescrái, porque lo nombraron en honor a un emprendedor escocés, James Craig. Ingeniosos como ningún otro pueblo argentino, los cordobeses hasta compusieron una graciosa canción folclórica que incluye esta historia. Al ritmo de Gato, Los Cuatro de Córdoba cantaban en la obra “Pateando sapos”: 

 -¡Hola negro! 
-¡Que hací varón! 
-Pande vai 
-Me vua ir pa Jamescrái 
-¡Che que bien que lo pronunciai! 
-¡AAAAh no! 
-Se ve que sabí ingles 
-¡Claro papá! 
-Se ve que lo dominai

Rating: 0/5.