clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 20 De Octubre

Home Gente Cómo hablamos No te metas con un cordobés enojado

No te metas con un cordobés enojado

No sé si será que somos calentones, o que nos gusta tanto molestar y tirar chistes, que siempre alguien termina enojado.

Cómo hablamos
No-te-Metas

En miles de situaciones nos agarramos a trompadas. O nos enojamos pa’ la bosta. Por eso, tenemos mucho vocabulario para expresar lo que nos pasa, en ese momento en el que sube la bronca. ¿Será porque somos calentones? ¿O porque molestamos al punto de hacer enojar al otro? No sabemos muy bien. Lo que sí sabemos es que creatividad no nos falta. Menos si se trata de expresar emociones. Y menos que menos si te enfrentás a un cordobés enojado.

1. El cordobés no se molesta, se encula

El verbo por excelencia para un cordobés gruñón es encular. El cordobés que es medio mañoso se encula por todo. Es el sinónimo de calentarse. Si estás muy embolado, podés decir“me cagué enculando”. Y, si estás muy pero muy enojado, podés ponerle doble énfasis escatológico: “Me cagué enculando pa’ la bosta”.

2. El cordobés no golpea, caga a puñetes

No está bueno irse a las trompadas. Pero, si hay que expresar de alguna forma cómo se pelea mano a mano un cordobés, hay que decir que “se cagó a puñetes”. Es que nuestro aumentativo escatológico siempre está presente.

3. El cordobés no sale corriendo, sale cagando

Si te ves en aprietos con algún cordobés calentón, “salí cagando”. Es nuestra forma de expresar que tenés que salir corriendo, rapidito.

4. El cordobés no va rápido, va al palazo

Si andás apurado, o salís cagando porque te metiste en problemas, procurá “ir al palazo”. Esa es la medida de alta velocidad utilizada por las y los cordobeses.

5. El cordobés no sabe la verdad, tá bobina

Estar bobina es darse cuenta de algo. Puede ser de un secreto, de algún chusmerío. Por ejemplo, si un cordobés descubre una infidelidad, puede decirle al traidor: “No te hagai el gil, otario, si ia toy bobina io”. Eso querría decir que el traicionado ya sabe toda la historieta. O sea, si sos el traidor, ¡salí cagando y al palazo!

6. El cordobés no se enoja, se envenena

El cordobés no está enojado nunca: “está envenenau”. Este tipo de personaje no solo se encula, sino que también se envenena. O también te puede hacer envenenar. ¡Cuidado! esto no quiere decir que te van a poner algo tóxico en la jarra de fernet. En realidad, significa que te puede hacer encular.

7. Al cordobés no lo para la policía, lo agasha la iuta

En general, cuando se arma bardo, cae la policía. Para el cordobés la policía es la “iuta”. Sí. Viene del lunfardo, y en Buenos Aires le dicen yuta. Pero en Córdoba lo adaptamos a nuestra forma de pronunciar. Así que es iuta. Y te agasha, no te agarra.

Fecha de Publicación: 27/07/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Un secreto oculto en el norte de Córdoba
Rodrigo Bueno Yo también soy Cordobés

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Editorial
Justicia argentina ¿Qué tan justa es la Justicia argentina?

¿Cómo puede sobrevivir un país sin una Justicia justa? Yo creo que es el primer gran cambio que tene...

Espectáculos
Juan José Riva Juan José Riva. “Con alambre atamos el equipo que inauguró la televisión argentina”

El último testigo que participó de la primera transmisión televisiva del 17 de octubre de 1951 cont...

Historia
La televisión La tele-visión antes de la Tele

Los primeros ensayos antes de la transmisión inaugural del 17 de octubre de 1951. Aunque empezó con...

Historia
Juan Lavalle Juan Galo Lavalle. Un corazón con espada

Un guerrero incansable de la Independencia Americana se transformó en la espada de una de las faccio...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades