Ser Argentino. Todo sobre Argentina

"Me voy a lo de nain y taid"

En Chubut, quienes tienen raíces galesas mezclan algunas palabras de ese idioma con el nuestro.

Si andás por Chubut y escuchás "nain", probablemente creas que te cruzaste a alguien contando en inglés, pero no. Seguramente es que estás escuchando a una persona que se refiere a su abuela. ¿Por qué? Porque nain, en galés, significa "abuela". No está de más recordar, por si algún desprevenido no está al tanto, que un grupo de 150 colonos galeses llegaron en 1865 a las costas de Puerto Madryn para instalarse en la Patagonia y poder continuar practicando su idioma, su religión y sus tradiciones.

155 años después, Chubut continúa siendo una pequeña parte de Gales del otro lado del Atlántico y se sigue hablando el idioma y la utilización de algunas palabras en galés de manera cotidiana es un clásico -sobre todo si su traducción en castellano es más larga-: el caso de nain es tal vez uno de los más emblemáticos.

De hecho, el término también se traslada al turismo, ya que Nain Maggie -abuela Maggie, o Margarita- es una de las casas de té más tradicionales en Trevelin, localidad ubicada en el oeste chubutense.

Y, si hay abuela, también tenemos a taid, el abuelo. 

Así que, si andás por Chubut y de repente alguien dice que se va a lo de “nain y taid” o habla de una receta que le enseñó su nain, no se te desconfiguró la función de escucha, sino que andabas cerca de un “galenso" -o galenzo-” que mezcla el castellano con el galés para enunciar sus oraciones.

¿Galenso? ¿Qué es eso? ¿Se come? No, no se come, aunque, si continúan sus raíces, uno desearía que lo inviten al menos a merendar. Los galensos son aquellos que viven en Chubut y tienen ascendencia galesa. También puede ser cualquier persona con pelo castaño o rubio, que en vez de referenciarlo como un “gringo” en otro punto de la Argentina, se lo caracteriza como galenso. Si bien es un término generalmente cariñoso, algunos también lo pueden utilizar de manera despectiva. Cuentan algunos memoriosos que, décadas atrás, sobre todo en las competencias deportivas, podía escucharse la expresión “galensos come quáker”, dirigida especialmente a quienes eran oriundos de Gaiman, que es una de las localidades que es referencia ineludible de la colonización galesa (galesa, mas no galensa, porque la palabra está reservada para las generaciones posteriores) en la Patagonia.

Galenso bara menyn” también podía ser escuchado alguna que otra vez. No tiene nada de malo, pero hace referencia a la hora del té: bara menyn significa “pan con manteca” (bara: pan, menyn: manteca). Quienes han tenido el privilegio de pasar a probar el té gales en algunas de las casas de té que se encuentran en todo el territorio chubutense pueden comprobar que el bara menyn, o el pan con manteca (ambos caseros), son una delicia. Así que, más allá de querer acompañar el modismo “galensos” con algo que sea medianamente fácil de pronunciar, no parece ser una frase que revista una agresión mayor.

Otras palabras del diccionario galés que se usan cotidianamente

Si bien nain y taid pueden ser las palabras que más se escuchan -o tal vez a las que más le prestamos atención porque son las que se identifican más fácilmente- también es común escuchar saludos o palabras de bienvenida.

Helo (Si, con una sola ele, similar al inglés), es “hola”; bore da es “buenos días”; croeso es “bienvenido”; diolch -que la ch suena como una jota con mucha fuerza- es “gracias”, y ta ta es un “chau” coloquial.

Estas son algunas de las expresiones que más se usan y que, para el que no entiende un pomo de galés, son accesibles. El idioma, a diferencia del inglés, pero en sintonía con el español, tiene sus palabras formales para tratar de usted al interlocutor y también la opción de tutear, cuando uno habla con un amigo.

Rating: 0/5.