Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Los mil nombres del mate

Mateico, matienzo, matecito, matezuli… el mate tiene tantos apodos como formas de tomarlo.

En Argentina, los apodos son moneda corriente. Los elegimos para rebautizar a esas personas que queremos, como una denominación cariñosa, que puede tener distintos orígenes. Y, si hay algo que los argentinos queremos, es el mate. El mate es nuestro amigo, nuestro compañero de reuniones y de momentos solitarios. El mate va con nosotros a todos lados, nos acompaña en la ruta, en la plaza, en el trabajo, mientras estudiamos. O, simplemente, mientras tomamos mate, y punto.

Entonces, ¿cómo no íbamos a tener apodos para el mate? Desde el sitio de Yerba Mate Argentina, se realizó una recopilación de algunos de los nombres más comunes y también de los más ingeniosos.

Apodos para el mate

¿Querés más? Formas de llamar al mate inspiradas en famosos

 

Fuera de broma

Con todo lo que amamos al mate, también es importante que sepamos que, en el contexto actual, es fundamental tomar precauciones a la hora de consumirlo. La pandemia por el COVID-19 impacta directamente en nuestra costumbre de tomar el mate en rondas de a mil. Pero es posible seguir mateando, con las medidas necesarias.

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) lanzó la guía “Tomá mate, tomá precauciones” con todas las recomendaciones para matear en tiempos de cuarentena.

La publicación incluye todas las indicaciones para poder tomar mate de forma segura: cómo higienizar los utensilios del kit matero, cómo manipular y guardar la yerba con precaución, entre otras cosas.

Además, alientan a todos los argentinos a seguir conectados a pesar de las distancias. En este momento, donde el contacto físico pasó a un segundo plano, lo importante es enfocarse en lo realmente crucial: el amor al otro, la responsabilidad social y la solidaridad hacia nuestra comunidad.

Hoy compartir toma otra dimensión y el mate nos invita a estar más presentes que nunca, unidos de otra manera. Porque, pase lo que pase, el mate está en nuestra identidad.

Podemos seguir creando buenos y lindo momentos entre nosotros, porque seguimos conectados. Tener charlas, contarnos anécdotas, reír a la distancia, y hasta llorar. Sigamos compartiendo esto en mateadas virtuales con nuestra familia o amigos, cada uno con su propio mate, bombilla y termo.

Para ver la guía completa y aprender a matear en tiempos de cuarentena, podés entrar a este link.

Rating: 4.50/5.