Buenos Aires - - Martes 14 De Julio

Home Gente Cómo hablamos Locas y pelotudos

Locas y pelotudos

Para definir a los otros en nuestras relaciones, utilizamos dos palabras: locas y pelotudos, dependiendo del género del que se trate. ¿Por qué?

Cómo hablamos
Locas-y-pelotudos

Hablemos de amor. Hablemos de amores complicados, no correspondidos o correspondidos a medias. Amores indefinidos, difíciles. Hablemos de amores del ahora. En épocas donde lo tóxico manda y el compromiso cuesta, las formas de catalogar a los otros se simplifican en dos palabras: locas y pelotudos.

Al menos entre las parejas heterosexuales, ese parece ser el resumen de toda relación. Si él no sabe lo que quiere, te boludea, te clava el visto, aparece y desaparece, te hace algún reclamo, es un pelotudo. Te lo dice tu amiga, tu cuñada, tu compañera de trabajo. Si ella no sabe lo que quiere, te boludea, te clava el visto, aparece y desaparece, te hace algún reclamo, es una loca. Te lo dice tu amigo, tu cuñado, tu compañero de trabajo.

Todo se reduce, parece, a locas y pelotudos.

Las razones de las incoherencias femeninas, aparentemente, son las mismas de siempre: las mujeres somos histéricas, inestables. Los hombres, en cambio, tienen otros motivos: ellos son inmaduros, no se deciden, no quieren “sentar cabeza”. ¿Es así?

Claro que no, no es así. Ni nosotras somos todas susanitas desesperadas por conseguir marido, ni ellos son unos piratas incurables que solo quieren acostarse con una y huir. Hay de todo en esta jungla, y cada quien sabrá con qué mochila carga. Y con qué espécimen se quiere involucrar.

Pero las palabras son el reflejo de nuestra cultura, de nuestra historia y de cosas que no tienen que ver con nosotros. Que ella sea una loca y él un pelotudo define bastante un papel de la mujer y del hombre que hoy ya no responde a los mismos parámetros. Con mujeres empoderadas y hombres más conectados con sus emociones, ya no da todo lo mismo. Ya no somos todos iguales. ¿Hay patrones? Claro. ¿Hay pelotudos? Por supuesto. ¿Hay locas? Seguramente. Pero no somos todos así. No somos todas así.

Aprendamos a elegir nuestras palabras, a no generalizar y a ver a cada individuo en particular. Y, sobre todo, aprendamos a alejarnos de las locas y de los pelotudos (de los reales), que para complicada ya está la vida.

Fecha de Publicación: 16/12/2019

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Gastronomía
mndioca-o-papa ¿Mandioca o papa?

En el Litoral argentino, la papa tiene competencia. A la hora de sentarse a la mesa, o sos del team...

Arte y Literatura
Humberto Rivas El maestro que capturó el silencio

Humberto Rivas fue un fotógrafo argentino que tras su exilio a España, en 1976, se convirtió en un r...

Cómo hablamos
5 pasos para hablar cordobés 5 pasos para hablar cordobés sin errores

Ya facilitamos un montón de tips para hablar bien cordobés. Ahora resumimos todo en una guía paso a...

Turismo
Buceo Bucear en las profundidades de Córdoba

A que no te lo imaginabas... En Córdoba existen diversas opciones para aprender a bucear y conocer l...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades