clima-header

Buenos Aires - - Jueves 06 De Octubre

Home Gente Cómo hablamos Gurises y guainas

Gurises y guainas

En Misiones, a los niños misioneros se los llama gurises. A las niñas, guainas. Y así andan, entre el respeto por la tradición y la tierra colorada.

Cómo hablamos
Gurises

Vivimos tiempos en los que el lenguaje funciona como un lente por el cual vemos (o no) la realidad. Antes se pensaba que una palabra solo servía como una herramienta cuyo único objetivo era describir un objeto. Hoy sabemos que las palabras “crean” cosas, personas y hasta sentimientos. Por ejemplo, en la Edad Media no existían los niños. Y esto no se debía a que “realmente” no hubiese chicos correteando por la campiña, sino a que no había una palabra para diferenciarlos de los adultos. En el medioevo, sin importar la edad, todos eran considerados gente grande. Lo mismo pasa en la provincia de Misiones. Allí no hay niños o niñas, sino gurises y guainas.

Una palabra que trasciende fronteras

Gurí no es una palabra exclusiva de Misiones. Es un término que se utiliza en el litoral argentino y gran parte de Uruguay y Paraguay. La palabra proviene del guaraní Ngirí y significa “niño o muchacho”. Sin embargo, si bien en otras regiones el femenino de gurí es “gurisa”, en Misiones se le llama “guaina”. Por otro lado, el sustantivo masculino plural de gurí es gurises y el sustantivo femenino plural de guaina es guainas.

Los guaraníes estuvieron originalmente asentados en Brasil, Paraguay y el noreste de Argentina. Actualmente existen descendientes indígenas que mantienen su idioma original, sus casas, escuelas y su propia identidad. Si hay gurises en Misiones, es todo gracias a ellos.

Mucho más que un nombre

En Misiones no se dice “vení, pibe” o “ven, niño”, se dice “vení, gurí”. Cuando un misionero entra a una casa con niños pregunta: “¿Cómo andan los gurises?”. Pero gurí y niño no son la misma cosa. Los gurises de Misiones viven en contacto con la naturaleza. A muchos se los ve caminar descalzos a la hora de la siesta. Sus pies rojos de la tierra colorada y sus manos cargadas de limones arrancados de los árboles de la vereda. El gurí es obediente con los mayores, aunque a veces se mande macanas. Las guainas, por otro lado, mantienen las tradiciones. Acompañan a la madre de compras, le cortan las uñas o peinan a la abuela. Los gurises misioneros, para bien o para mal, todavía viven en una sociedad tradicionalista. No obstante, a pesar de que uno de ellos pueda viajar lejos de su tierra natal, podrá perder su nombre, mas nunca su identidad.

Fecha de Publicación: 18/11/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

PORTADA-P-HISTORIA4-e1548681070853 El primer idioma que se habló en Argentina
bipolaridad ¿Los posadeños son bipolares?

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Editorial
Alberdi Alberdi. Yo acuso la barbarie letrada y la política militante

El pensamiento argentino en sus propios Hacedores, en la serie exclusiva de Ser Argentino. El padre...

Arte y Literatura
Bienal 2022 Bienal Argentina de Fotografía. Tucumán hace click

Del 5 al 8 de octubre la fotografía americana pasa por San Miguel de Tucumán. Entrevistamos a una de...

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Edificio Kavanagh Historia de los barrios porteños. Era de palacios y rascacielos

Hubo una Buenos Aires que soñó con palacios de cuentos y rascacielos de película. Aún en pie, son lo...

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Villa Urquiza Historia de los barrios porteños. Villa Urquiza, por Amor de los Vecinos

De los 48 barrios porteños, singular es Villa Urquiza que creció en el empuje de los vecinos. Ellos...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades