Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El fin de mes en Córdoba

El fin de mes en esta provincia es una fiesta de creatividad lexical. Aunque en términos económicos es un garrón. En Córdoba tenemos frases especiales.

Porque somos argentinos, nos cuesta llegar a fin de mes, vivimos el día a día. Le ponemos toda la garra para atravesar las crisis económicas y mirarlas de una forma positiva. Porque sabemos adaptarnos a todas las circunstancias poniéndoles humor y buena onda. En Córdoba, el momento del fin de mes es la explosión de la creatividad. Ya que nos inspira a buscar la forma de que el momento en que tenemos que expresar que no tenemos plata sea menos incómodo. De hecho, este momento crítico que sufrimos se torna algo gracioso cuando le metemos tonada cordobesa.

1. Toy tirao

Toy tirao o toy tirá es la expresión que utilizamos para decir que estamos muy a fin de mes. Según el glosario popular, esta expresión significa “(pop.) Carecer de dinero, andar en la miseria o pobreza”.

Otra de las acepciones de esta expresión es andar sin trabajo, sin quehaceres y ser medio vago. Lo que también implicaría no tener un mango.

2. Toy crocante e’ seco

Este dicho es muy famoso y el que más hace reír a los que lo escuchan por primera vez. La expresión “estoy seco/a” es popular a lo largo y ancho de todo el territorio argentino. Sin embargo, en Córdoba, como siempre, le metemos chimichurri. Le agregamos un sello que dice “original de la provincia del fernet y el cuarteto”. Porque nos gusta usar la creatividad para transformar todo lo que viene dado. En este caso, le agregamos el “toy crocante” adelante. Y quedó pipí cucú.

3. No tengo niúna moneda

Así de simple. A veces, el fin de mes pega fuerte y de verdad no tenemos ni una moneda o no tenemos ni un mango.Así que, simple como eso, con nuestras frases reflejamos la realidad que nos concierne. Si nos invitan a comer un asadazo, podemos contestar con la frase: “No tengo niúna moneda, hermano”.

4. Bigornia

Cuando la situación de fin de mes se extiende por mucho tiempo, nos tomamos el atrevimiento de pedirle a nuestros seres queridos alguna ayuda. Ya sea económica o ir participando de las vaquitas, pero sin pagar. Si te juntás con tus amigos y todos ponen plata, vos no y comés de arriba, es porque sos un bigornia.

Un bigornia es una persona que se hace la boluda con la cuenta, te fuma los cigarrillos y nunca tiene lo que se necesita, así que te lo piden. Los bigornia no son malos, solo son pedigüeños… Y, si a los cordobeses nos faltan escrúpulos, al bigornia ni te cuento.

5. Laucha

Así les decimos en Córdoba a las personas tacañas, egoístas o pijoteras. El término más conocido a nivel nacional para estas personalidades es “rata”. Pero acá lo modificamos un poco para darle la marca registrada cordobesa. Otra de las formas en las que nos gusta dirigirnos a este tipo de seres es diciéndoles “rata coluda”. Para enfatizar y exagerar lo más que se pueda.

6. Manguear

Es el verbo preferido de los laucha y los bigornia. Significa pedir disimuladamente, como quien no quiere la cosa, lo que necesitás. Podés manguearle plata a tus viejos, puchos a tu amigo, comida de arriba. En realidad, se supone que, cuando mangueás, pedís prestado, por lo que deberías devolverlo en algún momento. Sin embargo, en Córdoba hacemos “que pague Dios” o que “te lo devuelva montoto”.

7. A cara e’ pesho

A cara e’pesho es la expresión que utilizamos cuando nos pasamos de caraduras y mangueamos a cara e’pesho. Directamente sin escrúpulos y sin tener en cuenta la economía ni la realidad del otro. Pero, sobre todo, sin importarnos mucho qué es lo que piensan los demás.

Rating: 3.00/5.