clima-header

Buenos Aires - - Sábado 16 De Octubre

Home Gente Cómo hablamos “Echar” ¿es el verbo de cabecera de todo cordobés?

“Echar” ¿es el verbo de cabecera de todo cordobés?

Será que, si nos sacan el verbo echar, ¿nos quedamos sin esencia? ¿Será que sin este verbo se nos borra lo cordobés y se nos van mil expresiones?

Cómo hablamos
Echar

Resulta que los cordobeses tenemos un diccionario muy rico. Modismos, frases, refranes, chistes y más forman parte de nuestra habla cotidiana. Hay algunas palabras que nunca pueden faltar, como el famoso “che, culiá”. Hay otras que solo las conocemos nosotros, como el “vevó”. Sin embargo, hay algunas que conforman casi una fórmula perfecta. Palabras que generan frases sin fin. Que le dan la magia a la tonada cordobesa. Entre esas palabras, el verbo “echar” se convirtió en el pilar del cordobés. ¿Por qué? Te lo vamos a contar en las siguientes cuatro frases:

  • Echar moco

“Vamo a echá moco”. Si te invitan a echar moco, es porque quieren que se pudra todo. Yo te aconsejaría que no vayas. Si te mandás un mocazo, podés convertirte en un moquero de por vida. Pero ¿qué quiere decir esto? Que ya nadie va a confiar en vos. Porque echarse un moco es mandarse una. O sea, hacer las cosas mal, generar bardo, hacer quilombo.

  • Echar un cloro

“Echar” como verbo fundamental. Tan fundamental que define una necesidad biológica ineludible. Hacer pis. Echarse un cloro, para un cordobés, es ir al baño.  ¿La tenías de antes? Es muy novedosa. Y es una frase muy cotidiana.

  • Echarse un gallo

Otra necesidad fisiológica, o no tanto. Para un cordobés, echarse un gallo es expulsar flema por la boca. Bastante desagradable. Pero, bue, ¡é lo qui hay!

  • Echarse un polvo

Otra necesidad biológica. Para un cordobés echarse un polvo es hacer el amor.  Los cordobeses tenemos mil formas más de decirle a este acto. Es que estamos llenos de amor. Sin embargo, la más común es esta forma.

  • Echarse una siesta

Ah, la última, pero la más linda. La siesta cordobesa es un lujo que pocos se pueden dar. Sin embargo, no hay momento más lindo que el momento de decir. “Me voy a echar una siesta”. Esta frase es el verdadero “¿quién pudiera?” del cordobés.

Fecha de Publicación: 06/05/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

siesta Siesta santiagueña: entre la salud y la estigmatización
Pancho Pancho: un clásico mundial con toque argento

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
Albino Fernandez Malvinas. Corazón de América, Corazón de artistas

A un año de la recuperación de las islas el 2 de abril 1982, la editorial Albino y Asociados present...

Editorial
Empatia "Empatía": tan de moda; ¿tan argentina?

Queda tan bien hablar de "empatía" en estos días, que me pregunté si los argentinos somos empáticos...

Arte y Literatura
César Pelli César Pelli. Los arquitectos hacemos pedacitos de ciudades.

El arquitecto argentino más conocido en el mundo dejó su legado en las principales capitales. Pragma...

Historia
Alicia Moreau de Justo Alicia Moreau de Justo. Siempre creí que este país merecía ser distinto

Médica, educadora, intelectual y política argentina vivió adelantada a su época. Su pensamiento, un...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades