Skip to main content

Diccionario Gaucho

Segunda entrega del diccionario gaucho: ¿qué palabras conocías y cuáles no? ¿Sabías hasta qué punto influyó el habla gauchesca en las letras de tango?
Cómo hablamos
diccionario-gaucho
21 octubre, 2019

Como mencionamos en esta nota, estamos muy entusiasmados con nuestro diccionario gaucho: nos parece una buena forma de homenajear a nuestros antepasados y entender un poco más de dónde salen algunas de las palabras que usamos todos los días. ¿Conocían estas?

Angelito

La primera acepción de esta palabra es lineal: niño de corta edad, bebé. Pero los gauchos eran seres muy supersticiosos y había ciertas cosas que no querían ni mencionar, por lo que empezaron a usarla para referirse a los nenes muertos. Hoy en día la seguimos usando y confieso que cada vez que la escucho me da un escalofrío .

Angurria

Esta me hace acordar a la primaria, cuando a algún compañero (bueno, quizás a mí también alguna que otra vez) nos decían “¡no seas angurriento!”. Yo siempre lo había relacionado con la glotonería, pero hoy me enteré de que significa ansia de cualquier cosa (“mucho deseo de algo”).

Aparcero

Esta viene del latín tardío (miren qué cultos los gauchos, ¿eh?) “partiarius” que significaba “partícipe”. Pero acá lo modificaron para que termine denotando a un compañero o amigo. En la zona de Venezuela y Colombia “parce” se sigue usando hasta el día de hoy como sinónimo de “amigo” (lo que demuestra el poder del lenguaje, que trasciende cualquier tipo de frontera, ya sea geográfica o temporal).

Apedarse

Esta con toda certeza viene de “pedo” pero no quería dejar de mencionarla porque nunca la había escuchado como verbo (y menos con el prefijo verbalizante “a”). Hermosa. La voy a empezar a usar.

Aplastado

Esta va directo al diccionario gaucho porque nunca la había escuchado con esta acepción: ¿sabían que para los gauchos un “aplastado” era un caballo cansado que ya no podía seguir avanzando?

Arrumbao

El lunfardo tanguero sacó mucho del lenguaje gauchesco (a fin de cuentas, ambos son hablas de los niveles de lengua que se conocen como “bajos”). Lo que sí, para los gauchos significaba “abandonado” pero en términos materiales y concretos, los tangueros lo transformaron en “abandonado” usándolo para el macho que fue abandonado por la mujer.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X