Buenos Aires - - Lunes 06 De Julio

Home Gente Cómo hablamos ¿De dónde salen las palabras “boludo” y “pelotudo”?

¿De dónde salen las palabras “boludo” y “pelotudo”?

Pocas palabras son tan usadas por los argentinos como “boludo” y “pelotudo”. Pero no es tan común saber de dónde salieron. Hagamos un poco de historia.

Gente
Boleadoras

Pocas palabras son tan usadas por los argentinos como “boludo” y “pelotudo”. Pero no es tan común saber de dónde salieron. Hagamos un poco de historia.

En las guerras de la independencia, los gauchos (también conocidos en aquella época como “montoneros”) eran muy numerosos en las filas del ejército independentista (para más información de cómo eran tratados, lean el Martín Fierro, se van a indignar bastante, o eso espero). En frente tenían a los realistas, uno de los ejércitos con más poderío bélico y económico del momento. Nuestros gauchos andaban en calzoncillos (también conocido como “chiripá”) y botas de potro, que les dejaban los dedos de los pies al aire.

Pero la vestimenta no era toda la desventaja que tenían, a este ejército de avanzada, los proto-argentinos le peleaban con pelotas (piedras grandes con un surco para atarle una correa), bolas (más tarde conocidas como “boleadoras”) y facones (en el mejor de los casos atados a una tacuara para lograr una lanza improvisada). Casi nadie tenía armas de fuego y las que habían eran viejas o no andaban (¿no les hace acordar un poco a Malvinas?).

Bueno, el caso es que los gauchos se formaban en tres filas: la primera estaba compuesta por los “pelotudos” (los que usaban las pelotas que mencionamos recién), la segunda, por lanceros (tacuara y facón) y, la tercera, como ya se estarán imaginando, por los “boludos” (boleadoras o “bolas”).

La estrategia de combate no puede ser más precaria, pero, con el diario del lunes, podemos decir que era efectiva: cuando los españoles cargaban con los caballos, los pelotudos los esperaban (mamita, ¡qué coraje!) y le pegaban con la “pelota” en el cuello o el pecho del animal, lo que los hacía caer. Ahí intervenían los lanceros, que, aprovechando la caída y la confusión los ensartaban a faconazo limpio. Ahora bien, si este es el origen, ¿por qué usamos la palabra como insulto?

Boludo y pelotudo: la resignificación

Para encontrar la respuesta hay que viajar mucho en el tiempo: hasta la década del 90 del siglo XIX. En un famoso discurso, un diputado de la Nación dijo que “no tenemos que ser pelotudos”, dando a entender que no es inteligente ir al frente sin estrategia ni dejarse matar así porque sí (“por pelotudo”, diríamos ahora). De hecho, la primera acepción del término, hoy en desuso, era “valiente, corajudo, aguerrido”. A partir de la masivización de la expresión del diputado, se le agregó la acepción “Dicho de una persona: Que tiene pocas luces o que obra como si las tuviera”.

“Boludo” vino por añadidura: se agregó al uso coloquial como sinónimo de “pelotudo”. En ambos casos, el imaginario popular agregó la significación de “persona que tiene los genitales tan grandes que le cuesta moverse con facilidad” o, a secas, “torpe”. En los últimos tiempos se transformó en lo que los lingüistas llaman “shifter del lenguaje”, que es, para no complicarla mucho, una palabra con tantas acepciones que ya no tiene ninguna: depende el contexto puede ser un insulto, un vocativo de cariño, un latiguillo, un comodín para ganar tiempo y pensar una respuesta, un saludo y hasta un elogio. Lo que se dice, una palabra completita.

Fecha de Publicación: 17/01/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


Por: Ricardo 29 enero, 2020

No discuto la etimologia de la palabra porque no es mi expertise pero el auto, quien usa la foto de Lucio V. Mansilla, no tiene cpnocomiento de historia, el Martin Fierro se desarrolla durante la guerra al indio no duranre la independencia donde el gaucho no era maltratado, sino quien peleaba? La primera ofencia que se recibia era de infanteria y no de caballeria, mal podian atacar primero, estas son algunas de las salvedades que el autor incurre en error,seria interesante consultar mas de un autor

Dejar comentarios


Comentarios

Gastronomía
lata-en-vino ¿Me das una lata de vino?

Las formas de consumo se van adaptando a las necesidades de la gente y a las reglas de mercado. Vino...

Gente
tigre Un tigre asesino en Santa Fe

El convento de la orden de los franciscanos de la capital provincial guarda una terrible historia. U...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades