Skip to main content

¿De dónde sale “poner los cuernos”?

¿Te gustaría saber de dónde salen las frases "poner los cuernos" y "a cada chancho le llega su San Martín"? Esta no es para vos.
Cómo hablamos
poner los cuernos
15 noviembre, 2019

¿Es usted, querido lector, de esas personas que disfrutan conocer los recovecos y las sutilezas del lenguaje? ¿Le interesa saber, por ejemplo, cuál es el origen de frases que utilizamos todos los días como “poner los cuernos”? Si es así, esta nota es para usted. Y si no, le recomendamos leerla igual: va a tener tema de conversación para la próxima reunión social y va a quedar como un duque.

Ahora, si es un fanático en serio, puede ingresar a las entregas anteriores, donde va a poder enterarse la génesis de frases tales como “tirar manteca al techo”, “ponerse la gorra”, “me cortaron las piernas”, “como turco en la neblina”, “a seguro lo llevaron preso”, “no hay tu tía”, “no quiere más lola”, “hasta que las velas no ardan” o “más loca que una cabra”, por ejemplo. Para hacerlo, clickear acá, acá, acá, acá o acá.  

Poner los cuernos

En la Edad Media la humanidad no estaba muy avanzada que digamos y había algunas leyes que, bueno, dejaban un poco que desear. Una de ellas era lo que se conocía como “derecho de pernada”. Este derecho implicaba que alguien de un estrato social más alto podía acostarse con la mujer de alguien más bajo si así lo disponía. Cuando esto ocurría, el “intruso” (por decirle de algún modo) colgaba en la puerta una ornamenta de ciervo para advertir que no debía ser interrumpido. Lo más llamativo es que para el del estrato más bajo, mostrar cómo su señor “le había puesto los cuernos” era un orgullo porque lo interpretaba como un símbolo de belleza de su mujer. En fin. Gustos son gustos.

A cada chancho le toca su San Martín

Esta me da un poco de lástima por los pobres chanchos. El tema es así: era una costumbre muy extendida que el 11 de noviembre, día de San Martín de Tours (patrono de Buenos Aires), se celebrara comiendo lechón. Entonces, la frase, que hoy se usa más para decir que “la justicia siempre llega”, en su origen tenía un significado más cercano a lo que podríamos interpretar como “hagas lo que hagas, te vas a morir igual”. Pobres chanchos, che.  

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X