clima-header

Buenos Aires - - Sábado 16 De Octubre

Home Gente Cómo hablamos ¡Chau, Pinela!

¡Chau, Pinela!

¿De dónde salió la frase que da por concluido un asunto? ¿Sabías que, originalmente, era distinta? Esta es la anécdota detrás de “¡chau, Pinela!”.

Cómo hablamos
Chau-Pinela

Tan argentina como el mate o el asado. Tan propia como la pasión por el fútbol o frecuentar restaurantes después de las 11 de la noche. La frase “¡chau, Pinela!” es una marca registrada de nuestro lunfardo. Para algún alevín, debemos explicar que la frase se utiliza cuando estamos contando una historia y, al llegar al final, rematamos con “¡chau, Pinela!”. O bien, si estamos planeando un viaje y decimos: “Nos quedamos solo dos noches en Bariloche y nos vamos, ¡chau, Pinela!”.

La anécdota que la vio nacer

Principios del siglo XX. La práctica de ir a la misa de las 11, todos los domingos, era más respetada que hoy en día. Hasta los no creyentes asistían. Y el pueblo de San Fernando no era la excepción. Existía allí la Catedral, que se llenaba a esa hora en ese día. Pero, claro, la frecuentaban tanto porque, a escasos 50 metros, se emplazaba la confitería de don Emilio Frugone. Allí se armaban largas tertulias entre vecinos y amigos que salían de misa y hacían una especie de tercer tiempo en el café. Los postres y delicias eran lo más pedido.

Pero había un comensal en particular, Ángel Pineda, gran amigo de todos. Él, al despedirse, antes del horario de almuerzo, luego de haber consumido bastante, se acercaba a don Emilio y, cortésmente, le consultaba: “¿Qué le debo, don Emilio?”. Pero este, atareado con el cierre de caja y las preguntas innecesarias de los mozos, solo se limitaba a contestarle con un “¡chau, Pineda!”. Dando a entender que, con tanto humo en la cocina, no podía frenar para ver cuánto le debía Ángel Pineda. Total, en otra ocasión, don Ángel pasaría por la confitería y se pondría al día con la cuenta.

Así quedó la frase que, con el tiempo, y el boca en boca, cambió de “Pineda” a “Pinela”, tal como la usamos hoy: ¡Chau, Pinela!

Fecha de Publicación: 20/05/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Carlitos Modismos: hablar en “Santafelandia”
Somos-mendocinos Somos mendocinos, no chilenos

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historias de gente
Guillermina Pilar Plá Nueve meses para amarme

La historia de Horacio Lascano y su mamá, Guillermina Pilar Plá, de 102 años

Arte y Literatura
Albino Fernandez Malvinas. Corazón de América, Corazón de artistas

A un año de la recuperación de las islas el 2 de abril 1982, la editorial Albino y Asociados present...

Editorial
Empatia "Empatía": tan de moda; ¿tan argentina?

Queda tan bien hablar de "empatía" en estos días, que me pregunté si los argentinos somos empáticos...

Arte y Literatura
César Pelli César Pelli. Los arquitectos hacemos pedacitos de ciudades.

El arquitecto argentino más conocido en el mundo dejó su legado en las principales capitales. Pragma...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades