Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Chango.

Una sola palabra puede decirnos de dónde viene la persona que está hablando, porque una sola palabra puede contener mucho más que su significado literal.

Para muestra basta un botón. Una sola palabra puede decirnos de dónde viene la persona que está hablando, porque una sola palabra puede contener mucho más que su significado literal. Por ejemplo, si escuchamos a alguien diciendo chango o changuito–en lugar de pibeo chabón–, de seguro estaremos frente a un jujeño.Decíamos, entonces, que una palabra puede contener mucho más que su sentido literal. Cada palabra contiene una historia, un tiempo, un lugar, una serie de influencias, costumbres, transformaciones. Todo eso hace que esa palabra –y no otra– llegue a la boca del que la pronuncia, quien –en la mayoría de los casos– desconoce todo lo que hay detrás y simplemente elige un término, seis letras y mil razones: chango.Por supuesto que chango no es la única expresión propia de la provinciade Jujuy. Por supuesto, también, que no es excluyente de ese lugar: las fronteras son difusas y, muchas veces, ciertos términos son característicos de varias provincias a la vez. Y, claro, todas se disputan su autoría original.No es la intención, sin embargo, desatar guerras internas en el país por el uso de una palabra. Cada localidad incorpora vocablos de distintos orígenesy los hace propios, y el hecho de compartir algunos de ellos no hace más que hermanarnos.Entonces, si escuchamos a alguien diciendo chango o changuito, hay altas posibilidades de que estemos frente a un jujeño. Pero no necesariamente.

Rating: 0/5.