Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Cabeza dura, cara dura y cara rota

La solidez facial o craneana tiene variantes en el idioma santafesino. ¿Qué caracteriza a un cara rota?

Esta es una de esas notas en las que te hablamos de expresiones orales que no son exclusivas de los santafesinos sino, más bien, de los argentinos en general. Pero, entre los cabeza dura y los cara dura, en Santa Fe usamos mucho una variante: los cara rota.

Haremos un repaso general de estos vocablos argentinos y te contaremos por qué los santafesinos usamos esta minifrase alternativa: “Qué cara rota que sos”. A simple vista, parece un sinónimo de caradura. Pero ya vas a entender por qué el cara rota y el caradura no son exactamente lo mismo.

"Cabeza dura" es una expresión adjetiva o sustantiva, según como lo vean. Es como decir testarudo. Es marcar que alguien es porfiado, terco. Si decimos "sos cabeza dura" o "sos muy cabeza dura" estamos ante el uso más común, como adjetivo. Ahora bien, decir "lo que pasa es que sos un cabeza dura" es una forma coloquial de decir "lo que ocurre es que eres muy testarudo", porque siempre sustantivar suena más rotundo que adjetivar. Parece raro ponerse a explicar una expresión tan común, pero está bueno por dos razones: nos sirve para darle entidad “técnica a algo muy coloquial”. Y el otro motivo es que Ser Argentino es leído también por público del exterior que, por este medio, puede aprender un poco de nuestro hablar cotidiano.

El cara dura, por su parte, es otra cosa. Ningún argentino se confunde en el empleo de estos dos términos. Un caradura, por si hiciera falta explicarlo, es aquel que actúa con desvergüenza, con descaro o falta de respeto. Hay otras expresiones que se asemejan a esta, como pueden ser el sinvergüenza, o el chanta. Pero la cuestión central de esta nota está en la variación del cara dura que usamos en Santa Fe.

Más que cara dura, sos un cara rota

Es sutil la diferencia entre decirle a alguien que es cara dura o llamarlo cara rota. Pero los santafesinos tienen ese uso bien distinguido. Vamos a tratar de dejar esta alternativa bien clara.

Ya en la cultura popular podemos encontrar estas expresiones vulgares:

Sos pura pinta, cara dura y mentiroso,

Sos un tramposo no hay otro igual…

Así cantaba Palito Ortega. Palito siempre fue muy simpático y buena onda con su música. Y lo mismo pasa cuando le decimos a alguien que es un cara dura. Es decir, está claro que puede ser considerado un insulto, o un vocablo de contenido despectivo. Sin embargo, también lo podemos decir en chiste, con picardía, con cierto cariño. Podemos reírnos de cómo un pibe fue tan cara dura de ir a rendir un examen final sin haber leído nada, y aprobarlo. Como una simpática película del Club del Clan, con Palito como protagonista.

Para remarcar, entonces, la carga negativa en el hecho de asociar la falta de respeto o la burla a la solidez facial, recurrimos a esta variante más extrema: “qué cara rota que sos”.

Volviendo a las canciones, un clásico de Gardel (autoría de Julio Falcón) se lamentaba asi:

¡Cara rota! que no te perdés ni una cuando hay algo de garrón,

¡Cara rota! que en tu vida no has pagado ni por equivocación.

Ya el mismo tango lo dejó claro. No hay simpatía en decir que alguien es cara rota. Los santafesinos lo sabemos. Por pura intuición. No necesitamos un manual de léxico vulgar para entenderlo. Pero me parecía que estaba bueno compartir con todos los argentinos cómo, en Santa Fe, enfatizamos la caradurez diciéndote: “Che, ¡cara rota!”.

Rating: 0/5.