Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Automovilismo: otra de nuestras metáforas predilectas

Hemos hablado sobre el boxeo y lo que aporta a nuestro vocabulario, pero el deporte motor tiene lo suyo. La jerga del automovilismo en nuestras vidas.

Ya se ha escrito en este sitio sobre el aporte que los diferentes deportes, sobre todo los más seguidos por los argentinos, hacen al vocabulario cotidiano de nuestro país o, al menos, de algunas regiones. Ese es el caso, por ejemplo, del boxeo, con frases como “me puso contra las cuerdas” o “estoy en la lona”. Pero en esta ocasión vamos a hacer referencia al automovilismo y a los motores, y cómo la jerga específica de esta disciplina se ha metido en nuestro léxico para, así, formar parte de nuestras charlas cotidianas.

Poner primera

La más fácil y conocida por todos, referida a la marcha que colocamos en el auto para que este se mueva. Al momento de arrancar un emprendimiento, empezar a estudiar para el final de una materia o para iniciar el entrenamiento en el gimnasio. En todos los casos decimos: “Puse primera y empecé a estudiar” o “che, poné primera con el gimnasio”.

Pasarse de vueltas

Cuando una persona está muy atareada o llena de trabajo, está todo el día entregando el 100% de su energía a eso y, al finalizar la jornada, está extenuada. Ahí decimos que “se pasó de vueltas”. Emulando lo a un auto que, cuando se pasa de las vueltas del motor que este soporta, se funde. Son las famosas revoluciones por minuto.

Irse al pasto

Esta frase se refiere a cuando un auto, en una carrera de automovilismo, toma una curva a mucha velocidad y no alcanza a frenar ni a doblar para poder completarla. Entonces, inevitablemente, termina fuera de la pista, es decir, en el pasto, que es la superficie que rodea al asfalto, generalmente, en los circuitos tradicionales. Aplicado a nuestra rutina, alguien se va al pasto cuando le dice algo muy duro, cruel, sin códigos o desubicado a otra persona. “¡El negocio que querés montar es pésimo, amigo, te vas a morir de hambre!”. Esa persona se fue al pasto.

Fundir biela

Esta es un poco más técnica. Debe explicarse, rápidamente, que las bielas son una parte fundamental del motor y que reciben una exigencia muy alta y permanente. Estas se funden, generalmente, cuando hay irregularidades con el aceite y la lubricación de un motor. Explicado esto, fundir biela es muy parecido a pasarse de vueltas. Aunque se usa, más que nada para cuando una persona tiene una alta exigencia física. Por ejemplo, un maratonista que no logra completar los 42 kilómetros por fatiga fundió biela.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

No es código morse, es cordobés
¡Chau, Pinela!
Rating: 0/5.