Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Villa la Angostura: el lugar donde Diego encontró paz

La última pretemporada de Maradona como futbolista profesional fue en Villa la Angostura

Las visitas de Diego Maradona a las provincias argentinas podrían llenar un largo anecdotario. Todas las regiones del país, tienen como mínimo una historia sobre Diego que contar. El astro del futbol mundial, tuvo varios pasos deportivos por la Patagonia, pero la provincia que más visitó de la región fue Neuquén. Más allá de las competencias que lo llevaron a la provincia, Maradona viajó a Villa la Angostura en su última pretemporada como jugador activo. 

El motivo de la elección de esta pintoresca localidad fue algo que al Diez siempre le faltó: paz. Diego estuvo en mayo del 97 en Córdoba e intentó realizar la que sería su última pretemporada en el fútbol. Pero el fanatismo del público cordobés hizo que dure allí tan solo 2 días. Enseguida Guillermo Coppola, conocido representante y amigo del crack, levantó el teléfono para mudarlo de provincia. Del otro lado de la línea, un excompañero de Maradona en el Xeneize, Carlos Randazzo, recibió la noticia desde Neuquén con enorme alegría. “Carli”, como lo conocen en la intimidad, vivía ya hace varios años en la Villa y hacía un tiempo que abogaba por una visita a modo de recuperación de Diego allí. 

Los quince días que duró la estadía de Maradona en La Angostura, estuvo rodeado de aproximadamente 30 personas que él mismo había convocado. Entre ellos se destacaban médicos, asistentes y preparadores físicos, pero también se encontraban en la comitiva el corredor cordobés “Satanás” Raies, el cuñado de Maradona y el boxeador “Tigre” Sosa. 

Diego se quedó en el hotel de Bahía Manzano, con un marco imponente de pueblo movilizado y las aguas de Nahuel Huapi fluyendo armoniosamente del otro lado del ventanal. Entrenaba en las canchas del selecto country Cumelén y hacía doble turno. Si bien Diego tenía su equipo de preparadores, un entrenador local se encargó de la preparación del doble turno. Omar “el Turco” Corua entrenó a Diego para hacer pesas en la segunda parte de su doble turno. Al respecto, el día del fallecimiento del diez, indicó a medios locales: “Tener a mi ídolo y encima entrenarlo y que me haga caso, no me lo quita nadie. Por eso hoy es una jornada tristísima. Todavía no caigo”.

Es sabido que, cuando a Maradona no le gustaba algo, lo manifestaba sin resquemor o se levantaba y se iba. Si no se marchó de Villa la Angostura como sí lo hizo de Córdoba, fue porque allí fue feliz. Las palabras que tuvo en conferencia de prensa lo confirman: “He descubierto un lugar maravilloso, la gente es encantadora y sobretodo muy respetuosa. Me vendría a vivir de grande, a pensar en mi vida, no me gusta decir a morir tranquilo, pero este es un lugar para venir a pasar los últimos días y poder caminar en paz. Espero poder volver pronto” sentenciaba un emocionado Diego. 

La conferencia siguió con palabras de agradecimiento a todo el pueblo y alguna broma a su amigo Carli. “La gente de aquí es maravillosa, les tengo que agradecer a ellos y a mi amigo Carli que no se equivocó; él se equivoca mucho pero en esta no falló”, comentaba el diez con su clásica picardía 

El mismo Randazzo, habló horas después de que muriera Diego sobre la visita a Villa la Angostura. Lo recordó con muchísima emoción y contó una anécdota como las que sólo Maradona solía armar. A sabiendas de los problemas de adicción que tenía el crack, Carli contó: "Nunca se te ocurra decirle al Diego 'che, cuidate' o algo de eso porque sos hombre muerto. Así nomás, a mí me lo hizo una vez acá. Íbamos a la montaña y nos volvíamos solos en la camioneta al Apart Hotel donde estaba y Diego me decía 'Carly, qué bien te veo a vos'. 'Y sí, viste Diego, en algún momento hay que parar'. En el medio de la ruta dejó de hablarme porque le dije que era tiempo de que empiece a parar un poco. A Diego decirle cuidate era clavarle un puñal", explicó.

La anécdota continúa con Diego siendo Diegote: "Llegamos al hotel, el comedor lleno, la mesa servida, se sentó en la cabecera, agarró un plato y lo tiró tipo frisbee. Tiró todo lo que había y todos se dieron vuelta, como diciendo ¿qué pasó? Y, cuando la gente miraba, me agarró de punto y dijo: 'Discúlpenlo, lo que pasa es que él estuvo en recuperación y tuvo una recaída'". 

Con todas las cuestiones que rondan la posteridad de la muerte de Maradona, después de leer esta nota más de uno se estará preguntando ¿qué hubiese sido de la vida del Diez si, efectivamente, se hubiese retirado en Villa la Angostura? Un lugar donde encontró al fín, la paz tan ansiada. 

Rating: 0/5.