clima-header

Buenos Aires - - Lunes 23 De Mayo

Home Gente Así somos ¿Vamos a volver a compartir el mate?

¿Vamos a volver a compartir el mate?

Según un estudio realizado recientemente, la mayoría de los argentinos sigue compartiendo el mate, pero solo con las personas con las que convive. ¿Volverán algún día las rondas multitudinarias?

Así somos
compartir el mate

A veces nos cuesta recordar cómo era nuestra vida antes de la pandemia. El efecto que tuvo (y tiene) en nuestros hábitos, nuestras costumbres, nuestro estado mental y emocional es mucho más fuerte de lo que tal vez podamos distinguir ahora. Nos la pasamos haciendo referencia a hechos que sucedieron “antes de la pandemia” y “después de la pandemia”, para darle un marco temporal que explique ampliamente de qué época estamos hablando. Uno de los hábitos que más fuertemente arraigados estaba entre los argentinos, y al que tuvimos que renunciar, fue a nuestras tradicionales rondas de mate.

Antes de la pandemia, un mate no se le negaba a nadie. No importaba si éramos dos, diez o veinte personas, si llegaba la hora del mate, ninguno quedaba afuera. Si tomábamos mate en el trabajo o en la facultad, y pasaba algún conocido a saludar, se le ofrecía un mate. Y, por supuesto, limpiar la bombilla al recibirlo no estaba del todo bien visto. Todo eso comenzó a cambiar a partir de marzo de 2020.

El mate seguramente habrá sido el responsable de un gran número de contagios de COVID-19 en nuestro país. Sucede que —ávidos para ignorar las normas— los argentinos minimizamos la gravedad del caso y seguimos compartiendo la preciada infusión. Hasta que lo entendimos, y en las reuniones se comenzaron a multiplicar los recipientes. Una pequeña modificación que resultó fundamental para cuidarnos.

 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Instituto Nac de la Yerba Mate (@inymarg)

 

¿Realmente dejamos de compartirlo?

De acuerdo con un estudio realizado en el mes de octubre de este año por la Universidad Autónoma de Entre Ríos y de la Universidad Nacional de Rosario, con la pandemia, se registró un descenso del 25 por ciento en el hábito de compartir el mate. Sin embargo, el 71 por ciento de las personas que lo sigue compartiendo lo hace únicamente con su grupo familiar o conviviente. Es decir, seguimos compartiendo el mate con las personas que habitan bajo nuestro mismo techo. Aunque, de seguro, hay quienes ya lo volvieron a compartir con familiares o amigos no convivientes. Y, también, quienes nunca dejaron de hacerlo.

Además, la mitad de los encuestados en la investigación llevada adelante por las dos universidades en conjunto volvería a los hábitos tradicionales finalizada la pandemia. Pero también hay muchos que no lo harían: quizás hemos descubierto que nuestra tan amada costumbre deja bastante que desear en términos de higiene. Y no hay que olvidar el hecho de que no a todos nos gusta de la misma manera: ¿quién no se ha aguantado algún mate lleno de edulcorante (o amargo al extremo, para el que le gusta dulce) por el solo hecho de no romper un lindo momento compartido?

 

Las tradiciones se reformulan

Lo cierto es que el mate nos hace bien. Compartido o no, representa un hermoso instante entre nuestras actividades cotidianas, en el que hacemos una pausa y nos dedicamos a prepararlo. Lo asociamos con emociones que son beneficiosas para nuestra salud, como la compañía, la tranquilidad, la alegría y los momentos de compartidos con los que queremos.

Entonces, tal vez debamos aguantar un poquito más para volver a manejarnos como lo hacíamos antes de la pandemia, que todavía no terminó. Después de todo, podemos seguir disfrutando del mate y de todos sus beneficios sin necesidad de poner en riesgo nuestra salud ni la de otros. Con suerte, llegará un momento en el que el COVID-19 sea tan solo un mal recuerdo y nuestra vida vuelva, finalmente, a la normalidad. Y, quizás, habrá quien se siga sintiendo más cómodo con el mate individual incluso si ya no existiera el riesgo de contagio. Al fin y al cabo, las tradiciones se reformulan y se resignifican constantemente. Lo importante es lograr conservar la esencia de lo que representan para cada uno de nosotros.

 

Fecha de Publicación: 25/12/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Matear Matear en tiempos de cuarentena
COVID-19 COVID-19: ¿cómo limpiar el mate y la bombilla?

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
TyPEO Editoriales en TyPEO. “A la crisis nosotros respondemos con la organización”

Plato fuerte de la última Feria del Libro 2022, las editoriales independientes agrupadas marcan las...

Arte y Literatura
Filba 2022 Filba Nacional Mar del Plata. Una voz amiga

La Feliz recibe a escritores y público en el retorno presencial de Filba Nacional, del 26 al 28 de m...

Buenos Aires
Parque Chacabuco Historia de los barrios porteños. Parque Chacabuco, la chispa verde

Orígenes que funden jesuitas y polvorines, esta barriada de clase media late bajo las sombras de año...

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Pompeya Historia de los barrios porteños. Pompeya, paredón y más que después

Barriada populosa íntimamente ligada a los acontecimientos que hicieron la ciudad, Pompeya creció co...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades