Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Un listado sobre la tucumanidad

Florencia Larrea es una periodista tucumana que publicó un creativo descargo en sus redes sociales. ¡Tucumanidad al palo!

Hay una máxima entre los tucumanos y es que nunca debemos pronunciar la frase “casita de Tucumán para referirnos a nuestro mayor símbolo: aquella Casa que se hizo histórica y lejos está de ser una “casita”. Es que las palabras juegan con lo simbólico y lo representativo, por eso siempre que viene un turista y la nombra como “casita”, nosotros lo corregimos. Eso es lo que nosotros llamamos luchar y militar nuestra tucumanidad.

La periodista Florencia Larrea decidió hacer una lista con aquellas 20 cosas que los turistas deben aprender de su visita a nuestra provincia.

La lista

  1. No es casita de Tucumán, es Casa Histórica.
  2. No es disfraz de gaucho, es vestimenta típica.
  3. No es empanada de humita, será en todo caso empanada de choclo, la humita es otra comida.
  4. Si venís a Tucumán, comé empanadas en serio, las de jamón y queso y las vegetarianas ¡NO SON EMPANADAS!
  5. No es colación, es alfajor norteño.          
  6. No son masitas, son tabletas de caña o de dulce de leche.
  7. Es alfeñique o, en su defecto, alfeñiqui (en tucumano básico), no es caramelito tucumano.
  8. No es panqueque con salchichas, es panchuque.
  9. El tipo que dirige el tránsito no es algo novedoso o excéntrico, es un agente de tránsito, un trabajador.
  10. La escultura de la peatonal NO TENGO NI LA MÁS PÁLIDA IDEA QUÉ CARAJO ES.
  11. En el norte se come en abundancia, mientras nos dejen, no te asustes.
  12. Hablamos fuerte, no gritamos.
  13. Decimos CULIAO por todo, como saludo, muestra de afecto o rabia.
  14. El CHUY y el TUY no son onomatopeyas sin sentido. Chuy significa frío; tuy, caliente, y siempre vienen acompañado de la palabra mierda.
  15. Si te dicen “¡chango i mierda!”, ya te hemos adoptado.
  16. Hablamos rápido y para adentro, si no entiendes lo que decimos pedí la repetición.
  17. No te vayas de Tucumán sin comer un sánguche de milanesa en uno de los tantos locales especializados (hace caso, no te vas a olvidar nunca de esa experiencia), un bollo, empanadillas de batata y cayote y locro salvaje o bien pulsudo.
  18. No te atrevas a criticarnos a la Gladys, la Negra Sosa es lo ma grande.
  19. Si un tucumano te invita a su casa y te ofrece comida, aceptalo, es nuestra forma de mostrar afecto, no tenés idea lo que fue capaz de hacer para que te sientas cómodo.
  20. CUANDO TENÉS UN TUCUMANO COMO AMIGO, SE QUEDA EN TU VIDA PARA SIEMPRE.

Eso que llamamos tucumanidad

Así, y en pocas líneas, se puede resumir un poco de nuestra pequeña, pero histórica, provincia, de la que estamos muy orgullosos y a la espera de visitas. Creemos que conocerla implica estas cuestiones y tantas otras de las que te sorprenderás. Esto es lo que nosotros llamamos tucumanidad.

 

Rating: 0/5.