Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Susanita

Susanita es mucho más que el famoso personaje de la tira "Mafalda"; es ni más ni menos que el enano fascista que todos llevamos dentro.

"Amo a la Humanidad, lo que me revienta es la gente." Susanita.

Años atrás, cuando las luchas por los derechos de la mujer recién empezaban a asomar, en Argentina teníamos un nombre para resumir todo aquello con lo que había que romper: Susanita. El sueño de Susanita era casarse y tener hijitos, y con eso nos quedamos la mayoría de nosotros cuando invocamos al personaje de Quino como paradigma de la figura clásica de la mujer. Pero Susanita representa otras características del ser argentino que son propias tanto de mujeres como de hombres.

Decíamos que Susanita quiere casarse –eso es cierto–, pero Susanita quiere casarse con un hombre lindo, alto y rico. Sueña con ser ama de casa, pero no ama cualquier casa: su sueño es tener una vida acomodada, lejos de las preocupaciones mundanas y, sobre todo, de los pobres.

Susanita encarna la hipocresía y el doble discurso que muchas veces nos invaden a cualquiera de nosotros. “Yo no tengo nada contra los pobres, todo lo contrario. Creo que necesitan ayuda y comprensión. ¡Y aún más! Soy una convencida de que la gran mayoría de la gente que es pobre no lo hace por maldad”: reflexiones de este estilo fluyen de nuestras bocas, a veces, sin que siquiera tengamos tiempo de pensar lo que estamos diciendo.

 

 

Es que esta faceta nuestra, casi bipolar, aparece en los momentos más álgidos: cuando hablamos de la pobreza, de la edad de imputabilidad de los menores, de los mapuches, del matrimonio igualitario, del aborto, de la violencia de género.

Entonces, Susanita no es solamente aquella mujer cuya aspiración máxima es casarse y tener hijitos (lo cual, en el sentido estricto, nada tendría de malo). Es aquel que no tiene ningún problema con los gays porque “hasta tiene un amigo gay”; es el que está en contra del aborto –porque está a favor de la vida– y luego sugiere que la solución a todos nuestros problemas es poner una bomba en las villas.

Susanita es ni más ni menos que el enano fascista que todos llevamos dentro.

 

Rating: 0/5.