clima-header

Buenos Aires - - Sábado 16 De Octubre

Home Gente Así somos Ser mala feminista por llorar a Maradona

Ser mala feminista por llorar a Maradona

El debate por el feminismo y la figura de Diego Armando Maradona viene de vieja data. La noticia de su muerte lo profundizó más.

Así somos
feminismo Maradona

No soy una persona fanática de los deportes. No me gusta el fútbol y reconozco que no encuentro el goce al mirarlo. Excepto que se trate de un Mundial y pueda festejar con mis amigos. Ahora, con los años he practicado aplicar la empatía y ponerme en el lugar de los otros. A veces puedo y otras fallo. Durante muchos años, detesté la imagen de Maradona y consideraba que idolatraban a un misógino, machista y abandonador de hijos. Sin embargo, en el último tiempo, ya cuando su salud empeoraba progresivamente, algo cambió. Esto no quiere decir que haya comenzado a amarlo, pero sí a entender ciertas otras cuestiones.

Es necesario tomar un poco de distancia para ver las cosas con perspectiva. Como no tengo un afán futbolero, ni tampoco un odio irracional hacia su persona, creo que pude lograrlo de a poco. No considero que exista la neutralidad, pero sí que en este caso ningún radicalismo va a contribuir. Así que voy a remontarme a mis grises, los cuales no saco a menudo, para intentar plasmar lo que me pasa como mujer. Pero también como una persona activamente política en diversas causas que prioriza lo humano ante todo. Por lo que no pueden pedirme que festeje una muerte, mucho menos cuando mi país es el que la llora.

Somos contradicción

El feminismo al que suscribo lucha contra las desigualdades y las injusticias. Asimismo, es sensible, comprensivo y consciente de que el patriarcado no es propio de un sujeto, sino de todo un sistema. También, apunta a hacer las cosas posibles dentro de lo que la realidad permite y a no aspirar a las utopías. Por eso, pretender un mundo que de un día para el otro no sea machista, me resulta irrealizable. Se trata de construir progresivamente y de ser inclusivas. Los hombres van a seguir existiendo y naciendo, ubicarlos en la vereda de enfrente como enemigos no creo que ayude de algo.

Entonces, si vamos a señalar a Maradona por todos sus errores, empecemos a mirar hacia adentro de nuestros núcleos cercanos. En vez de despotricar en las redes sociales contra alguien que ni siquiera está vivo, actuemos sobre lo que sí podemos cambiar. ¿Por qué no arrancar por nuestros padres, abuelos y amigos varones? Ni siquiera nosotras estamos a salvo de tener actitudes y prácticas que fomentan el machismo. Sabemos que es un trabajo de todos los días erradicarlo, y que nos lleva tiempo y muchísima contradicción. Hago énfasis en la cuestión contradictoria porque amamos y vivimos cotidianamente con matices.

En este momento no contribuye ponerse en policía de la moral o de tildar de menos feminista a una mujer por llorar al Diego. De ser así, tendríamos que eliminar a casi todos nuestros artistas musicales preferidos de nuestras listas. Todo por haber accionado como les dijeron que un hombre tenía que hacerlo. Además, estamos hablando del mejor jugador del mundo que salió de una villa y nunca se olvidó de donde venía. Fue alguien a quien, desde que nació, se le dijo que no podía y que era inferior, tal como a nosotras nos sucede constantemente.  

Ahora no es el momento

Tal como lo dije previamente, no siento idolatría ni amor hacia Maradona. Aunque sí leo y conozco a muchas compañeras que lo hacen. Hoy, es tiempo de hacer silencio y de respetar el dolor ajeno. De entender la cantidad de sueños y pasiones que se van con su partida de este mundo. A los únicos a los que les debió alguna explicación, en todo caso, fue a sus hijos y exmujeres. Pensemos en Dalma, una profesa militante feminista, que quiso a su padre pese a sus defectos. Porque así funciona y porque somos seres humanos. Más adelante podremos analizar y cuestionar los aspectos reprochables del Diez. Pero dejémoslo para mañana. No te preocupes, tu feminismo no está en riesgo por eso.

Fecha de Publicación: 29/11/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Maradona Ser Maradona: la metáfora de un país
AD10S Barrilete cósmico Yo no vi jugar a Maradona

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historias de gente
Guillermina Pilar Plá Nueve meses para amarme

La historia de Horacio Lascano y su mamá, Guillermina Pilar Plá, de 102 años

Arte y Literatura
Albino Fernandez Malvinas. Corazón de América, Corazón de artistas

A un año de la recuperación de las islas el 2 de abril 1982, la editorial Albino y Asociados present...

Editorial
Empatia "Empatía": tan de moda; ¿tan argentina?

Queda tan bien hablar de "empatía" en estos días, que me pregunté si los argentinos somos empáticos...

Arte y Literatura
César Pelli César Pelli. Los arquitectos hacemos pedacitos de ciudades.

El arquitecto argentino más conocido en el mundo dejó su legado en las principales capitales. Pragma...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades