Buenos Aires - - Viernes 14 De Agosto

Home Gente Así somos Que me perdonen los médicos

Que me perdonen los médicos

Que me perdonen los médicos y que Dios y la Patria no me lo demanden. Todos ellos, sin distinción de colores, me van a odiar al leer esta nota.

Así somos
Medicos

Que me perdonen los médicos y que Dios y la Patria no me lo demanden. Tengo amigos médicos, otros que trabajan en medicina sin ser médicos y un par de médicos muy queridos. Como el pediatra de mis hijos. Todos ellos, sin distinción de colores, me van a odiar al leer esta nota.

Pero nosotros, despojados de esa pasión por una de las dos profesiones más nobles del mundo (con los maestros), podemos pensar fríamente.

Salvar una vida es ser un héroe. Y salvan muchas. Están los que se la creen, agrandados. Pero también están los que humildemente saben que contribuyen a la humanidad. Hasta lo toman como un trabajo más. Entiendo a esos profesionales que cuando se les muere alguien, no demuestran mucho. Lógico. Están hartos de ver muerte. Abro paréntesis: debe ser terrible tener que decirle a alguien que no le pudiste salvar a su ser querido. Más terrible, acostumbrarte a hacerlo. Debe ser dificilísimo. Entonces, deberían enseñarles en la universidad cómo hacerlo humanamente. Porque el que recibe la noticia devastadora necesita al menos, algo de conmiseración.

Vamos al tema, Bob

Recientemente, dos médicas escribieron cartas quejándose de la falta de insumos, respeto, cuidado, mimos, ejemplos y sueldos magros. Una lo hizo con el Presidente.

Entiendo el momento de híper sensibilidad. Entiendo el miedo de estar en la primera línea y no poder ver al enemigo acercarse. Utilizo la figura de la guerra, a propósito, como una de las médicas lo hizo. Porque yo, desde Malvinas, cuido mucho cuando usar la palabra "guerra".

Que me perdonen los médicos, pero ustedes eligieron esa profesión. Y mil gracias por hacerlo. Pero desde la universidad saben que se juegan la vida. Además, saben que lo van a hacer sin insumos. Sin protección adecuada. Sin respeto del Estado. Con sueldos de mierda, injustos, al lado de los de un Juez o Legislador. Lo saben desde antes de entrar a la universidad.

Y ustedes mejor que nadie, sabían lo que se venía

No soy de defender al Estado. Por el contrario, estoy más cerca de pensar todos llegan a Legisladores y estadistas solo por el poder. Cagándose en nosotros. Pero en ésta hay algo que tener en cuenta, para ser justos. En el momento en que se desató la pandemia, ya era tarde para salir a comprar respiradores, barbijos, camisolines. Es técnicamente imposible que un Estado pueda reaccionar rápido y a escala gigante. Menos, en una situación en la que 50 Estados están en la misma. En el mundo nadie tiene un stock semejante. Es una rueda que se pone en marcha después de una eventualidad.

Dicho esto, ustedes sabían mejor que nadie que los hospitales no están preparados para una cura en masa del volumen que se espera.

No es momento de quejarse

Perdonen a este redactor, médicos.

Entiendo el miedo. Y por algo no me dediqué a la medicina. Nada de lo que pasa hoy tiene menos de 50 años sucediendo. Se hubieran puesto duros antes. Presionado a los sindicalistas de los gremios. Que no deben escapar al axioma de ser sucios millonarios mientras ustedes cobran migajas. Hubieran manifestado y hechos paros todos los meses, como hiceron las Madres de Plaza de Mayo. Hasta ser escuchados por el pueblo y los políticos. Y obtener presupuestos para insumos y sueldos acordes a la importancia de lo que hacen. Lo de ustedes es mucho más importante que lo de las Madres, pero ellas fueron perseverantes y lo lograron.

Estimados: ustedes no pueden tener la misma pasividad que el pueblo argentino. Somos carneros rumbo a la muerte desde hace dos siglos. Pero ustedes no pueden darse ese lujo. No deben. Porque es injusto. El Estado es injusto y si no protestan, nada va a cambiar. No podemos tener más presupuesto para mantener vagos que para el sistema de salud. Es un país inviable.

Que la pandemia deje una enseñanza: reaccionen. Quéjense. Protesten. Marchen. Hagan paros hasta lograr justicia. Aprovechen el momento. Es ahora. El pueblo los va a acompañar. Seguro. Y no desde la boludez de un aplauso a las 9 de la noche solo en Buenos Aires.

Fecha de Publicación: 26/04/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Julián Weich "El argentino debe ser más útil y creerse menos importante"

Julián Weich en una entrevista imperdible con Serargentino.com. Te la compartimos.

Argentinos por el mundo
Azul-tango Azul: tango en Nueva York

Azul es bailarina profesional y profesora de tango. El trabajo la llevó a Nueva York, donde hoy vive...

Tradiciones
Gaiman Un aniversario distinto en el primer municipio de Chubut

Gaiman, el primer municipio de Chubut, no tendrá su tradicional desfile para celebrar su aniversario...

Historia
San-Martín El hombre que, desobedeciendo, obedeció a San Martín

Álvarez Condarco, nombre de calles y otros bienes públicos. Pero detrás de un nombre hay un hombre....

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades