clima-header

Buenos Aires - - Domingo 23 De Enero

Home Gente Así somos ¿Por qué los argentinos adoramos los termos Stanley?

¿Por qué los argentinos adoramos los termos Stanley?

Desde hace un tiempo, los termos color verde militar de Stanley comenzaron a aparecer por todos lados. Pero ¿por qué los elegimos? Te contamos de qué se trata una marca aspiracional.

Así somos
Stanley

El motivo por el cual los consumidores eligen un producto por sobre otro va mucho más allá de las cualidades del producto en sí. Muchas veces tiene más que ver con lo que ese producto dice de nosotros. O lo que suponemos que dice. Desde hace no muchos años, en Argentina comenzamos a ver por todos lados unos termos color verde militar que acompañaban los equipos de mate más relucientes. Y el nombre de la marca que los comercializaba comenzó a hacerse cada vez más conocido: Stanley.

¿Por qué por argentinos están locos por los termos Stanley? Porque forman parte de lo que se conoce como marcas aspiracionales. Se trata de ciertas marcas que llegan a conseguir esa caracterización porque están cargadas de significados que el usuario quiere adquirir para mejorar su status personal. Esa necesidad de pertenecer tan típica de la clase media argentina está dada porque quienes la componen son personas que definen su identidad por la mirada del otro.

Stanley-termo

En este caso, las marcas aspiracionales ofrecen productos que son caros, pero no inaccesibles, como sí lo serían un auto de alta gama o un reloj de lujo, por ejemplo. Es una manera de sentir que tenemos la posibilidad de acceder a productos exclusivos, y así lograr mostrar una pequeña proyección de nuestro éxito.

Los termos Stanley son mucho más caros que los de otras marcas y, si bien su calidad es insuperable, el precio que se paga tiene más que ver –como decíamos– con lo que tener un termo Stanley representa que con la utilidad del producto en sí. Después de todo, ¿realmente necesitamos un termo que mantenga la temperatura del agua durante tantas horas si solo lo vamos a utilizar para tomar mate en nuestra casa?

Stanley se convirtió en una de las marcas preferidas de los argentinos en los últimos años. Pero ¿conocés cuál es su origen?

Stanley Prodcutos

De Estados Unidos a las mateadas argentinas

Aunque a nuestro país arribaron recién en 2015, la historia de Stanley tiene más de 100 años. Todo comenzó de la mano del físico William Stanley, un inventor reconocido en su época por haber patentado más de 100 inventos. Además, en 1886 participó en el desarrollo de la corriente alterna. A comienzos del siglo XX, Stanley fue contratado por la firma General Electric para recibir soporte en su laboratorio.

Corría el año 1913 y Stanley se encontraba experimentando sobre distintas formas de aislar una cocina eléctrica. Entre ellas, encontró un método de soldado que resultó un éxito. Rápidamente, el inventor cayó en la cuenta de que el mismo proceso podía utilizarse para fabricar botellas térmicas, y reemplazar las que venían con el interior de vidrio por otras con un interior de acero. Dos años después, empezó la producción en masa de estos termos, a los que llamó Ferrostat, que se encontraban bajo el paraguas societario de Stanley Insulating.

Sin embargo, William Stanley falleció al poco tiempo de poner en marcha esta maquinaria, en 1916. Su empresa pasó a manos de una firma de inversión neoyorquina que continuó con la producción de las botellas de acero inoxidable hasta que, en 1921, fue adquirida por Landers, Frary & Clark. En 1965, la compañía pasó a formar parte de Aladdin, una empresa que, para ese entonces, se dedicaba a vender productos de almacenamiento de comidas y bebidas. Finalmente, en 2002, Pacific Market International (PMI) adquirió ambas marcas con el objetivo de expandir su negocio. Su primer destino en Sudamérica fue Brasil, al comprar la compañía brasileña Agostini y abrir oficinas en Rio de Janeiro, en 2014.

El termo Stanley llegó a la Argentina gracias a Parallel, una empresa importadora y representante de marcas internacionales, que le ofreció a PMI la posibilidad de introducir el producto en el mercado local. Para hacerlo, sin embargo, debieron adaptar el producto a los hábitos de consumo locales: los argentinos amamos el mate sobre todas las cosas. Fue así como ambas compañías desarrollaron en conjunto un nuevo modelo de termo con pico cebador. Para cerrar el combo, en febrero de 2020 lanzaron un mate Stanley, que solo se comercializa en la Argentina.

Una larga historia que, como tantas, terminó mates de por medio.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Stanley Argentina (@stanley_arg)

 

Imágenes: Redes Stanley

Fecha de Publicación: 28/10/2021

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Tapamate Tapamate: una idea simple para un problema frecuente
Quién inventó el mate El mate, ¿un invento estadounidense?

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Duilio Marzio Marzio por Marzio. Una biografía comentada

Duilio Marzio descolló sesenta años en teatro, cine y televisión, superando el encasillamiento de ga...

Buenos Aires
Mar Azul Libros Mar Azul. Vamos a la playa con Libros

El calendario nacional de ferias de libros se abre en Mar Azul a partir del jueves 20. Editoriales,...

Editorial
Bandera rota Las arcas de un país depredado

Si consideráramos que Argentina es empíricamente el país con mayor presión fiscal del mundo, debería...

Espectáculos
Pepe Arias Pepe Arias. El bataclán metafísico y subversivo

Un actor excepcional que dominó la comedia y el drama durante medio siglo. Maestro del Teatro de Rev...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades