Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Otras cinco preguntas para conocerte a vos mismo

Lápiz y papel, tiempo y soledad. No necesitan nada más para conocerse un poco mejor.

Me encantó este tema de conocerse a sí mismo, así que en este preciso acto les presento el Volumen III (pueden consultar el I acá y el II acá). Si no quieren consultar y no saben de qué estoy hablando, se los resumo muy simple: son preguntas que tienen que responder con la máxima sinceridad que puedan. No le busquen el truco, el solo hecho de hacerse estos cuestionamientos ya vale la pena (qué orgulloso estaría Platón de nosotros en este momento). Pequeño tip: respondan por escrito, con lápiz y papel (escribir ayuda a organizar el pensamiento) y traten de hacerlo en un momento en el que dispongan de tiempo y soledad (las interrupciones y las miraditas por arriba del hombro pueden complotar para que no seamos del todo sinceros). Ahora sí, acá vamos.

1) ¿Por qué creés que hay cosas que hacen felices a los otros y a vos no?

Esto que voy a decir parece de autoayuda berreta, pero la felicidad es un estado de la mente. Si buscamos siempre afuera los motivos para ser felices, es muy probable no solo que nunca los encontremos, sino que además nos perdamos los que sí teníamos pero estaban adentro.

2) ¿Qué es eso que nunca te animaste a hacer?

Todos tenemos algo que venimos pateando desde que tenemos uso de razón. Solemos matizar el desplante que nos hacemos a nosotros mismos diciendo “no es el momento”, “cuando tenga tiempo”, “cuando tenga plata”, pero la realidad es que es muy probable que no nos animemos. Ni nos animemos a aceptar que no nos animamos. La vida es corta. En algún momento suena el silbato y se acabó el partido. Más nos vale que lo hayamos disfrutado.

3) ¿Qué es lo que deberías dejar ir pero te aferrás como una garrapata?

Esta pregunta tiene su punto de contacto con la anterior, pero a la inversa. Estamos llenos de pequeñas culpas y remordimientos, “debería haber dicho esto”, “debería haber hecho lo otro”. Bueno, malas noticias: la máquina del tiempo no existe. Si cometimos errores, usémolos para aprender, pero no volvamos una y otra vez a ese momento porque lo único que va a generar es que nos quedemos estancados ahí.

4) ¿En qué otro lugar del mundo te gustaría vivir? ¿Por qué?

Muchas veces no pasa de utopía, pero, ¿y si te querés ir en serio? ¿Qué te lo impide? Pensá bien lo que respondas, porque el lugar que elijas va a hablar mucho de qué es lo que estás buscando para tu vida.

5) ¿Apretás el botón del ascensor más de una vez cuando tarda en llegar?

Esta pregunta me encantó. Las cosas tienen su tiempo. Uno debería hacer todo lo que esté a su alcance para que todo salga como uno quiere, pero cuando no depende de nosotros, no hay que alborotarse. De hecho, es un excelente momento para meditar unos segundos y bajar un cambio, ¿no les parece?

Rating: 0/5.