clima-header

Buenos Aires - - Jueves 18 De Abril

Home Gente Así somos No tengo cambio, ¿te puedo dar caramelos?

No tengo cambio, ¿te puedo dar caramelos?

¿A quién no le pasó alguna vez, que en algún mercadito le dijeron “no tengo monedas, ¿te puedo dar caramelos?”

Así somos

El dinero, en su versión de papel moneda, es una unidad de cambio de valores bastante nueva. Tendría que investigarlo un poco mejor, pero me arriesgaría a afirmar que como máximo es un invento del siglo XIX. 2oo años en la historia de la humanidad es bastante poco. Antes, como todos sabemos, el trabajo se pagaba en “especias” (que es una metáfora para decir “cosas”) y un poco más atrás todavía, se había establecido que la medida de cambio sea la sal, muy útil para conservar comida, por eso era tan valorada. De hecho, de ahí viene la palabra “salario”, que más o menos significaba “cuánta sal te corresponde por el servicio prestado”.

En los últimos años, pongamos los últimos diez, empezó a pulular el concepto de “criptomonedas” (la más conocida es el Bitcoin), tema que me hace sentir un anciano de 95 años porque nunca logré entender cómo intercambiar un bitcoin por, pongamos, una hamburguesa o un par de medias. Pero los argentinos, y acá viene el verdadero tema de esta columna, siempre estamos un pasito más adelante y de a poco, sin darnos cuenta, fuimos introduciendo otra pseudomoneda que cada día gana más adeptos: los caramelos.

¿A quién no le pasó que alguna vez, en algún mercadito de barrio o en un almacén le dijeron “no tengo monedas, ¿te puedo dar el vuelto en caramelos?”. Yo suelo aceptarlos, en gran medida, porque son instancias en las que no suele haber opción, pero también porque me gustan los caramelos de menta, esos transparentes, duros.

Entonces es algo que de todos modos habría comprado y lo tomo casi como una inversión. Lo que nunca hice, pero juro en algún momento haré, es juntar muchos y volver al establecimiento comercial que les asignó valor de moneda de cambio y tratar de pagar con ellos algo, digamos una botella de lavandina. Yo creo que me los van a aceptar. Y si no lo hacen, mi dentista agradecido.

Fecha de Publicación: 19/04/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Emprendedores
Altamiranda Mujeres emprendedoras: Noelia Altamiranda

Una historia de vida desafiante de una emprendedora que pudo romper las barreras y los estereotipos...

Editorial
Cine vacío El negocio del INCAA

Te cuento el verdadero por qué el Gobierno no quiere subvencionar al cine. Posta

Biografías
Bernardo Houssay Bernardo Houssay: mi país será una potencia científica

Orgullo nacional y latinoamericano, nuestro premio Nobel trabajó incansablemente con el máximo de su...

Política y Economía
Torero Los pobres toros de la CGT

La Plaza de Mayo parece haberse convertido en una plaza de toros en donde los animales están condena...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades