Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Martín Cirio: ¿justicia social o cyber ataque?

El influencer Martín Cirio arremetió contra el gobernador de la provincia de Entre Ríos, Gustavo Bordet, por la quema en el delta del Paraná.

Quienes lo conocen saben que, una vez que se le mete algo en la cabeza, difícilmente vaya a frenar. Y para aquellos que no han oído hablar de él, les contamos un poco. Martín Cirio es un humorista y youtuber famoso por sus actividades en las redes sociales. Su personaje de La Faraona ha ganado millones de adeptos con el correr del tiempo y sus testimonios suelen generar grandes controversias. Con formas repudiadas por algunos y adoradas por otros, sus reclamos logran llegar al centro de atención de un sector de la sociedad. Lo mismo sucedió la semana pasada cuando comenzó a arrobar a Gustavo Bordet exigiendo por la Ley de Humedales.

Esta no sería la primera polémica en la que está involucrado el humorista. De hecho, basta con navegar un poco en la web y podrán visualizarse innumerables noticias con casos similares. A veces aborda temáticas banales, como peleas con gente mediática y, en otros momentos, cuestiones más serias y sensibles. Pareciera que entre hashtags, protestas y marchas, el reclamo tocó su puerta e inició una catarata de historias de Instagram hablando al respecto. Allí, tildó al mandatario entrerriano de “irresponsable”, “cómplice” y de “negociar” con los empresarios involucrados en la quema. Mientras que desde el Gobierno provincial invadía el silencio.

La no respuesta indignó a Cirio de tal manera que envió a su séquito de seguidores a invadirle las redes a Bordet. Y ellos obedecieron, como un ejército. La situación se descontroló y, sin emitir palabra, desde el equipo provincial quitaron la opción de enviar comentarios en sus últimas publicaciones. Lejos de retroceder, el influencer esbozó: "Sos muy valiente para dejar que prendan fuego tu provincia. Pero ¿no te bancas los mensajes de la gente a la que estás enfermando?”. Y, con tono amenazante, prosiguió: “Nos vas a escuchar aunque no te guste”.

Situación crítica

Como venimos hablando hace algunas semanas, los incendios en las islas del delta no paran de crecer. Las ciudades de Paraná y Rosario son las principales perjudicadas con dicha actividad malintencionada. Entre ambas costas no existen grietas: las personas piden respuestas urgentes. No se tolera más respirar y observar el fuego a sabiendas de los valiosos ecosistemas que estamos perdiendo. Los gobernantes, lejos de aportar soluciones, siguen señalándose mutuamente con el dedo mientras las llamas arden. Paralelamente, desde la Cámara de Diputados de la Nación empezaron a acelerar los procesos para impulsar una nueva normativa que regule y sancione.

El caso Javkin

Previamente, el instagramer había procedido de la misma manera con el intendente de Rosario, Pablo Javkin. Sin embargo, el político se adelantó antes de que el aluvión de agresiones se le avecinara. En este sentido, le envió un mensaje brindándole explicaciones acerca de lo que estaba sucediendo con los incendios intencionados. Allí, mencionó que había presentados denuncias penales en Entre Ríos ante la Justicia Federal, debido a que la quema era en esa jurisdicción. Y finalizó: “Lo que necesitamos urgente es una Ley Nacional de Humedales”.

Lo que de verdad importa

Las respuestas que el jefe comunal le brindó a Martín Cirio parecieron dejar las aguas calmas entre ellos momentáneamente. No es lo que ocurrió con el gobernador entrerriano. A partir de ahí, el humorista abrió el debate de cuál sería el tipo de política que nos favorecería como país. De esta manera, ubicó a los dos mandatarios en lados opuestos del ring. Primero estarían las gestiones accesibles y dialoguistas que atienden a los cuestionamientos de la población. Mientras que en el segundo caso sentenció que se trata de administración “mafiosa” y “corrupta” que censura a la ciudadanía.

Es innegable que la discusión va a dejar a más de uno pensando. También, que el influencer no va a frenar hasta obtener algún tipo de respuesta. Lo curioso es como una persona con 1,2 millones de seguidores en Instagram y 411 mil en Twitter puede lograr un fenómeno de esta magnitud. Donde lo mediático trasciende a lo político y lo que de verdad importa se traspapela en el camino. No se sabe quiénes aportan por entretenimiento y quiénes por participar de una lucha social. Entre agresiones, chistes y portales de chimentos, las quemas siguen ardiendo. Una problemática real que recibió tan poca protección del Estado e inacción jurídica que tuvo que llegar a esto.

Rating: 3.00/5.