clima-header

Buenos Aires - - Sábado 02 De Julio

Home Gente Así somos Las dos caras de la pandemia

Las dos caras de la pandemia

Mientras aplaudimos al personal de la salud todas las noches, muchos médicos, enfermeros y farmacéuticos son discriminados por sus propios vecinos.

Así somos
Las dos caras de la pandemia

Los argentinos somos de extremos, de polos opuestos, de posiciones radicales. Así, mientras salimos al balcón cada noche a aplaudir a médicos, enfermeros y personal de salud, las personas que le están poniendo el pecho a esta batalla contra el coronavirus, existen quienes discriminan y agreden a esas mismas personas. El espíritu solidario vs. el sálvese quien pueda.

Por suerte, los del segundo grupo son los menos. Pero el solo hecho de que sean algunos genera mucha tristeza. Porque hay personas que salen cada mañana de su casa y se dirigen a su lugar de trabajo, donde ponen en riesgo su propia integridad, su salud, para tratar de salvar a otros. Que hacer largos turnos, conviven con el estrés y con la incertidumbre, para ayudar a los demás. Y, cuando llegan a casa de vuelta, solo quieren descansar. Para, al otro día, seguir.

Se repitieron en varios lugares del país, en los últimos días, carteles, mensajes, amenazas contra los profesionales de la salud. “Andate del edificio”, “nos vas a contagiar a todos”, les dicen sus propios vecinos. Otros sienten la discriminación mientras caminan por la calle o suben a un transporte público.

Por más gestos así

Luego está la otra cara: los que valoran este trabajo y les dan una mano. Es el caso de Mayra Berón, una enfermera de la ciudad de Bahía Blanca (Buenos Aires) que trabaja en la terapia pediátrica del Hospital Municipal Leónidas Lucero. La dueña del departamento que alquila, que no la conoce, se enteró de que trabajaba de enfermera y quiso hacerle un regalo: no le cobrará dos meses de alquiler, para colaborar de alguna forma con una de las tantas personas que nos cuidan.

Mayra publicó la buena noticia en su Facebook:

Porque no solo hay que publicar cosas desagradables. Mercedes es la dueña del departamento que alquilo en Bahía Blanca. Hoy tuvo este gesto conmigo sabiendo que soy enfermera, ¡gracias por tan lindo regalo para conmigo y ojalá existan más personas como ella! Hoy no nos llevamos nada al cajón… ¡más que lindos gestos como estos!

Ojalá que estos gestos se repliquen, que aprendamos a valorar a médicos, enfermeros y todas esas personas que son las que realmente hacen la diferencia.

Fecha de Publicación: 13/04/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Editorial
Adepa2022 Premios Adepa el Periodismo 2022. Lauros a un servicio público esencial

Hasta el 31 de julio tenés tiempo de participar en la convocatoria a colegas y estudiantes universit...

Editorial
Adolfo Prieto Adolfo Prieto. Sobre la indiferencia argentina

Continuando el rescate de pensadores argentinos esenciales, el crítico literario Adolfo Prieto en un...

Música
Tango Gardel Buenos Aires es Gardel

El Mudo fue, antes que nada, un porteño de ley. Un amor que empezó en pantalones cortos con su Bueno...

Historia
Eduardo Wilde Los descamisados, versión 1874

El descamisado no es un invento del siglo XX, ni exclusividad de un partido. Antes de mis descamisad...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades