Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La vuelta a la plaza

La particular costumbre de quienes viven en el interior de la provincia de Santa Fe. Un gracioso y sano pasatiempo dominguero: la vuelta a la plaza.

Esperanza, Sunchales, San Justo, Franck, San Carlos, Monte Vera, Laguna Paiva. Localidades del interior de Santa Fe. Diferentes idiosincrasias, distintas corrientes migratorias, dispares tamaños geográficos y poblacionales. Pero hay algo que tienen en común. Una particular costumbre dominguera: la vuelta a la plaza.

Todos estos pueblitos o pequeñas ciudades, al igual que la capital provincial, tienen su plaza central, de diseño colonial, alrededor de la cual la población se fue extendiendo. Es la típica plaza del pueblo, con su catedral, la sede del gobierno local, el banco, algún bar y, probablemente, un espacio cultural. Los fines de semana se instalan ferias y se hacen eventos para todo el pueblo. La fiesta anual de la ciudad o comuna se suele hacer también allí.

Los habitantes de estas localidades del interior comparten una sana, graciosa y particular costumbre.  Los domingos por la tarde, todo el mundo prepara el mate o, según la edad y los gustos, compra alguna cerveza o gaseosa y se va para la plaza. Algunos, se quedan largas horas sentados en los bancos o veredas. Pero muchos otros, sobre todo los que salen en auto, ponen segunda marcha y van bien despacito, casi a paso de hombre, dando vueltas y más vueltas alrededor de la manzana central. Si estás un domingo a la tarde en un pueblo santafesino, parate un momento a mirar los autos en torno a la plaza y vas a comprobar que, por largos periodos de tiempo, son los mismos los que se divierten pasando el rato alrededor de su placita.

Un dato de color para cerrar: los santafesinos de la capital nos burlamos de esta costumbre “pueblerina”, pero, en el fondo, hacemos más o menos lo mismo. La única diferencia es que reemplazamos la plaza por el circuito de la Costanera. “Cosa e pueblo nomá”.

Rating: 0/5.