La rata más grande - Así somos - Ser Argentino - Todo sobre la Argentina Skip to main content

La rata más grande

¿Sabías que en Mendoza ocurrió la mayor travesura estudiantil? Hace diez años, cinco mil pibes se hicieron la rata en forma colectiva.
Así somos
estudiantes secundarios
| 18 mayo, 2020 |

Es preciso aclarar, ante todo, que, para los mendocinos, “hacerse la rata” es faltar a la escuela. “Hacerse la sin cola” es otro término que suele utilizarse. Pero, de cualquier manera, estamos hablando de lo mismo. De esa necesidad que tratamos de satisfacer durante toda la escuela secundaria. La de no ir a la escuela procurando que nuestros padres crean que sí estamos ahí. Pero, cuidando, que los docentes y las autoridades crean que estamos en casa. Toda una logística que algunos tenían perfectamente aceitada, pero, para otros, era el gran riesgo a correr, al menos, una vez, durante la adolescencia.

La rateada histórica de la que habló el mundo

Lo anterior se ha explicado para que todos entiendan de qué se trata el evento que ocurrió el 30 de abril de 2010. Ese día, casi cinco mil adolescentes mendocinos pegaron el faltazo en la escuela para asistir a la Plaza Independencia. Se había organizado una rateada masiva. Ver a miles de jóvenes caminando por las calles de la ciudad en horario habitual de escuela despertó la curiosidad de todos. Los medios de comunicación, diarios y noticieros, llegaron al instante para constatar lo que estaba sucediendo. Canales nacionales y medios internacionales, como la BBC, se hicieron eco del acontecimiento.

El mentor. Ayer, villano. Hoy, recordado como un pequeño travieso. Fue Hernán Griffouliere, de 17 años, en aquel momento. El joven utilizó Facebook para hacer la convocatoria. Cabe destacar que, en esa época, la red social tenía, apenas, 6 años de existencia, y su alcance social todavía estaba en etapa experimental. Pero eso quedó demostrado inmediatamente, al menos, en Mendoza. Hernán creó un grupo llamado “Hagamos la gran rateada”, que llegó a tener 12 mil seguidores.

Aquella mañana del 30 de abril, Griffouliere y sus compañeros se propusieron hacerse la rata, creyendo que, más allá del número de seguidores, los estudiantes que seguían al grupo no harían lo mismo. No obstante, para su sorpresa, al llegar a la histórica Plaza Independencia, miles de chicos descansaban sobre el césped, sentados en los bancos o en la fuente. Haciendo nada. Porque de eso se trataba hacerse la rata.

Algunos estudiantes son recordados por inventos tecnológicos y altos puntajes en exámenes internacionales de coeficiente intelectual. Pero estos chicos mendocinos pasaron a la historia por algo mucho más mundano: se hicieron la rata.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar