Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La Hermana Purita

Te contamos la historia de la Hermana Purita, una monja que desde el inframundo sigue haciendo milagros. Milagros paranormales.

A fines del siglo XIX, nace bajo el nombre Secundina Guadalupe Olmos esta monja de la Cumbre cordobesa. Perteneció a la orden de las Carmelitas Descalzas, donde adquirió el título de Hermana Purita.  A mediados de los años 60, con 69 años, la Hermana fallece por causa de una enfermedad fulminante. Pasados pocos días del diagnóstico, casi repentinamente. Desde su convento deciden llevarla al cementerio de San Jerónimo, icónico de la capital cordobesa.

Luego de 10 años de ser enterrada en el Cementerio de San Jerónimo, comenzaron a aparecer sospechosos mensajes de agradecimiento. Placas metálicas de oro y plata con mensajes de amor dedicados a la monja. Ofrendas únicas, rosas y velas que le daban vida y color a la tumba de la Hermana Purita. A partir de esos gestos, comenzaron a suceder diferentes episodios milagrosos. Sobre todo, relacionados con los amores y desamores de las personas que le hacían peticiones mediante estos regalos a la Hermana. Esta servidora de Dios era una celestina, una mujer dedicada a los problemas sentimentales, emocionales y amorosos. También los pedidos hacia este personaje cordobés están relacionados con el trabajo o el estudio. Las placas que figuran en su tumba van desde el año 83 hasta la actualidad. Hasta hay mensajes que están en lista de espera, ya que la pared que forma parte de su panteón está repleta y no tiene más espacio.

Mensajes desde el más allá

Frente a su tumba se encontraba un candelabro en el que sus seguidores depositaban velitas y ofrendas. Pero las autoridades del cementerio decidieron sacarlo, ya que misteriosamente las velas aparecían prendidas en el medio de la noche. Cuando el cementerio está cerrado. Y esto, además de ser un episodio paranormal, era peligroso para las instalaciones de la ciudad del silencio.

Otro de los episodios del más allá quesucedió fue en un día lluvioso. Los visitantes estaban arreglando las tumbas de sus seres queridos cuando ocurrió. Las luces del panteón de la Hermana Purita comenzaron a titilar. Se prendían y apagaban, misteriosamente. Muchas personas fueron testigos de este hecho.

Es por eso que la Hermana Purita se consagra como la más famosa de las santas que rondan con su ánima en pena. Y cumple los deseos de amor de los cordobeses.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Un episodio paranormal que quedó para la historia
¿Escuchaste hablar del edén de los fantasmas?
Rating: 0/5.