clima-header

Buenos Aires - - Domingo 28 De Noviembre

Home Gente Así somos "La duda nunca tuvo mucho éxito en mi vida ni en mi combate"

"La duda nunca tuvo mucho éxito en mi vida ni en mi combate"

El Padre Pedro Opeka en nota exclusiva mundial para SerArgentino.com. Un argentino esencial de mano fraterna y corajuda en estos tiempos "donde queremos ser grandes sin los demás".

Así somos
opeka

A Pedro Opeka le dicen "el albañil de Dios". Otros hablan del Santo de Madagascar. Pedro, nacido en San Martín, provincia de Buenos Aires, habilidoso con la pelota, gambetea a los periodistas del mundo y sigue silencioso levantando un hogar más en Akamasoa, una comunidad que antes de su llegada era un basurero, y ahora es una pujante barriada a las afueras de Antananarivo, la capital del país. Con la experiencia de misionar en el sur argentino y en Vangaindrano, al sur de la gran isla africana, y comprender que la pobreza no es una maldición eterna, ni una condición humana, sino que se sale trabajando y estudiando, sin asistencialismo, este Padre lazarista conjuga valentía y bondad para rebelarse ante las injusticias de aquí y de allá. Y rescata la olvidada fraternidad de la tríada humanista. Si no hay amor y respeto por el prójimo, verdadero compromiso y no “charlatanería de los políticos y los humanistas de las ONG”, dice, difícil que la libertad y la justicia convivan entre los hombres y mujeres. “No olvides que ayudar a un pobre es ayudarte a sí mismo”, repite mientras suele escapar de reportajes, no concede notas habitualmente, y evita grandes eventos benéficos sponsoreados por multinacionales.

 

No se trata de angelizar a los pobres en la obra humanitaria de Opeka, que brindó las herramientas a 500 mil personas desde 1990 para que vivan una existencia digna. En Rebelarse por amor (Editorial Bonum), una serie de entrevistas de Pierre Lunel con Opeka, comenta el Padre: “Hace unos días me llamaron para ir a ver un hombre que había intentado quemarse dentro de su casa… una casa para nosotros es un tesoro… todas las familias necesitan un techo para desarrollarse… el hombre se salvó de milagro ¡qué alegría!... pero… si esa casa se hubiera quemado, eso significaba ¡una familia sin techo!... le expresé toda mi felicidad y luego ¡lo reprendí!”, pinta la mano férrea de un hombre que impulsó la construcción de 3.000 casas, 22 barrios e infraestructura para albergar a 29 mil personas; y escolarizar a 13 mil jóvenes, en todos los niveles educativos, solamente en 2017. Fruto del trabajo del pueblo, y el aporte de particulares y privados, en  www.madagascar-foundation.org/es/  se detalla las construcción de redes de agua, escuelas de todos los niveles, hospitales, guarderías, museos, canchas de deportes, espacios verdes y bibliotecas. Y trabajando los malgaches de sol a sol conmoviendo hasta el mismo Padre Opeka, “una vez llovía mucho y le pedí a las mujeres con hijos que no vayan a trabajar a la cantera. Una de ellas me retrucó, ¿quién dará de comer a mis hijos?... la chispa que estaba encendiendo en mi corazón… eso era rebelión. ¡Rebélense en nombre del amor a sus hermanos y allí encontrarán la alegría de vivir”. ¿Quién dijo que todo está perdido? Opeka viene a ofrecer su corazón argentino.

opeka - casas

Periodista: ¿Por qué misionar en Madagascar a los veinte? 

Padre Opeka: En la época que decidí  de ser misionero, hace  52 años, eran tiempos de grandes ideales .  Vivíamos en un mundo  donde  dar la vida por los demás era ejemplar y heroico. Y porque siendo joven  se tiene  audacia, fuerza y fe .

Mi fe está en Jesús, el gran revolucionario en su tiempo , el que amó a los pobres  y se comprometió con ellos hasta la muerte.  Jesús de Nazareth  de los Evangelios me ilusionó y lo quiero imitar hasta hoy en día . 

Mi partida de Argentina no fue una huída  al África sino una aventura humana y espiritual con ida,  y sin vuelta, en aquel momento ¡Por eso lloré cuando salí y dejé el país!  Dios quiso  que vuelva a visitar  Argentina porque el progreso tecnológico  lo ha permitido.

 

P: Casi 50 años en la isla africana, trabajando en el Sur y la capital, con miles de vida transformadas en la cultura del trabajo y la educación, ¿tuvo algún momento de duda? 

PO: Medio siglo de presencia en estas  tierras  de Madagascar me han hecho crecer  en todo sentido. Aquí he visto la vida  en su gran simplicidad desde el nacimiento hasta la muerte. Aquí había mucha solidaridad en los setenta. He aprendido  que la vida cuando más  es simple, más feliz se vive. Sin embargo hay que tener  un mínimo necesario para poder vivir adecuada y dignamente. He visto muchos dramas de  muerte . La muerte estaba siempre presente en todos los momentos . Aquí la vida es una mezcla de alegría y de tristreza .  Y hay que alegrarse con los que están felices,  y llorar con los que sufren . Difícil de pasar  de una postura  a la otra porque los sentimientos  no pueden ser automáticos.

La duda nunca  tuvo mucho éxito en mi vida ni en mi combate. Mi dolor  aquí en Madagascar  es la inercia y la fatalidad de los responsables políticos  que no hacen lo necesario para las familias con numerosos hijos,   y no trabajan  por el desarrollo de su Pueblo. Sus compatriotas viven abandonados, y sin ningun derecho,  algo que debería tener  todo  ser humano.

En un momento, tuve mucha  bronca  frente a la injusticia de no preocuparse por educar a los niños y niñas. La gente buena seguía su modo de vida tradicional, y sin darse cuenta de este problema, solía ser  freno así del progreso y el desarrollo  humano. Hay creencias inexcusables  en los tiempos en que vivimos,   donde el ser humano  conoce mejor con  la  tecnología, la ciencia, la antropología y  la psicología  humana. Vino una época de dictadura en Madagascar  donde todos  debían ser  iguales  y nadie tenía derecho a  ser diferente. ¡Esa situación  nos hizo mucho mal, fue terrible y desmoralizante!

opeka - comunidad

P: ¿Pobreza Cero es una utopía o una posibilidad concreta?

PO: No creo que sea una utopía la pobreza cero porque  tenemos todos los medios  técnicos, los más sofisticados,  para dar de comer a todos los niños  en la Tierra. En  realidad ya deberíamos hace tiempo resuelto y vencido el hambre  en el mundo. Nos falta sólo  la voluntad y la generosidad.

También podemos   sanar  las enfermedades importantes como la tuberculosis  y el paludismo. Además podríamos dar agua potable  todos los humanos, construir  escuelas , dispensarios, rutas y casas dignas para todas las  familias. Pero para llegar a eso tendríamos que ser más  humanos, menos egoístas, más  solidarios y más sobrios en la utilización de las materias primas de nuestra Tierra en favor de todos.

Hoy sin ninguna verguenza estamos explotanto la Tierra, el mar y el aire y así nos estamos envenenando  nosotros  mismos. Queremos ser grandes  egoístamente, sin los demás. Hay mucha  soberbia y arrogancia  en los  dirigentes, y una parte del Pueblo, que sólo piensa en enriquecerse  a todo precio, no les  importan las víctimas, todo se vale, lo bueno, lo mediocre, lo malo. Nos falta discernimiento.

 

P: ¿Piensa que su experiencia de Madagascar es adaptable a otras realidades como la argentina? ¿cómo se lo imagina? 

PO: Toda experiencia  humana vivida con respeto y amor  se puede  adaptar  a  todas las   realidades y situaciones donde viven seres humanos  sobre nuestra  Tierra.  Debemos aceptar  que toda persona  humana es diferente,  que tiene su historia, su cultura, su mentalidad   y su manera de ser particular. Debemos adaptarnos a todas esas   realidades humanas  tan distintas,   y a partir de ahí,  llegar al corazón  de la gente   con la cual nos toca  vivir  y trabajar.

Estoy convencido que en todos los Pueblos de Tierra  se puede  vivir y adaptar  las virtudes  y los valores  humanos y espirituales porque  el ser humano es  sensible  por esencia  al respeto, al amor y al compartir las  riquezas. El amor  no tiene  fronteras,  ni raciales, ni ideológicas,  ni religiosas.  

 

P: ¿Cómo ser un hombre de Fe, una persona que quiere ayudar al prójimo, en un siglo XXI con tantas grietas, y quebrado tras la pandemia?

PO: Ser un hombre de Fe no es un privilegio  que me ha caído del Cielo,  aunque la Fe es un don gratuito del Creador. Pero para mantener viva, y en acción esa Fe, debemos luchar  continuamente  día a día,  y afrontar todos los desafíos,  incluso los más inimaginables .

Nada  se hace automáticamente  o  de memoria, es decir,  repetir como robot sin estado de ánimo, o  valores  humanos y espirituales. La Fe me empuja a  vivir un combate  continuo entre el bien y el mal . Muchas veces  creemos  que debemos aprender  oraciones de memoria. Hacer tal rito que uno se siente  seguro y fuerte para realizar obras  importantes. Pero no es así . La Fe es búsqueda  sin fin  en esta vida. Toda acción humana  comienza  en la fragilidad. Como el nacimiento  de Jesús en un pesebre en Belén. Todo tiende a derrumbarse, sólo  la Fe, la esperanza y el amor  ayudan a seguir esta lucha  diaria .

Creer en Dios-Amor es vivir  sin certidumbres, es vivir caminado a tientas, es vivir sin barreras, sin costumbres  pero con la confianza absoluta que  el amor vencerá siempre  al mal. Por amor  vale  la pena vivir y dar la vida por sus amigos y hermanos .

Pero la mentalidad   que la  sociedad de consumo intenta  imponer a nuestro tiempo es  divertirse, es  ganar, es aprovecharse de los demás y ocuparse de sí mismo y el resto no importa. Es por eso que  hoy  vivimos en un mundo lleno de indiferencia, de cada uno para si mismo. El individualismo reina aparentemente en muchísimos de nuestros hermanos y hermanas.

Esta mentalidad existirá siempre  y los que viviremos del amor, la fraternidad y la justicia seremos una minoría. Es una realidad hasta que algo suceda mundialmente para que  cada ser humano se pregunte por el sentido y el objetivo de su vida. Esta pandemia del coronavirus puede ser una prueba que  haga despertar  y bascular la Humanidad  entera. Comprender que  vivimos no solo para ser consumidores  sino  ser  hermanos y solidarios unos de otros . Y millones de jóvenes   tienen  ese ideal en todos los países del mundo. Ellos son la sal de la Tierra, la luz del mundo.

 

P: ¿Del ser argentino, qué cosas creen que influyeron en su obra y conducta?

PO: Pienso que  fue  la alegría, la viveza criolla, ser  sincero y  dar una mano al que tiene necesidad  de ayuda . Cuando dejé la Argentina el  20 de agosto 1968  para  ir a Madagascar había mucha  fraternidad y solidaridad entre los argentinos y,  también,  espontaneidad en la gente . Luego  la vida se fue complicando y muchos de esos valores  se fueron  diluyendo en una vida mas fácil e individual.  Cuando vine a Madagascar esa espontaneidad, la fraternidad, y sobre todo la alegría,  fue bien aceptada. Los pequeños  que  normalmente tienen miedo al blanco,  a causa de la alegría que vivía, me han aceptaban  rápidamente. El hecho de saber  vivir sin prejuicios  entres  razas diferentes, esto les impactó, y comenzaron hacerme confianza. ¡Y cuando nace la  confianza  todo es posible!

Tambien el fútbol me ayudó mucho. Jugando con ellos bajo un sol terrible  a las dos de la tarde, recibiendo patadas  y codazos, como cualquier  jugador, jugábamos a armas iguales. Y cuándo metíamos un gol lo festejábamos juntos,  abrazándonos  y tirándonos unos sobre  otros. Ya éramos hermanos de la misma dignidad . Mis primeros amigos me los dió  el futbol y la hinchada  siempre me apoyó  y protegió mientras jugué en inferiores de clubes argentinos.

 

P: Cuéntenos por favor cómo llega a Héroe, y los preparativos de la coreografía entre los jóvenes de Akamasoa sobre un tema del grupo argentino.

PO: Conocí  a  Héroe por mis hermanas  que  habían enviado  la canción (« Unidos por la Paz ») que ellos   crearon pensando en los  hombres y mujeres  que han luchado por la libertad, por la justicia, por los derechos humanos y por la paz  en la Historia de La Humanidad.

Su canción me  impactó y me llegó al corazón porque sentí que  el mensaje  de Alejandro, Federico y Sebastián es  despertar en los jóvenes  de hoy un compromiso  por  la paz. Además los muchachos cantan  con convicción, ponen vida  y fuerza en sus voces. Ese grito por la  justicia  te llega  hasta el alma.

También es cierto que cuando  un ser humano  escucha una  hermosa canción, y  si las palabras cargan un profundo mensaje, ese mensaje pasa mas rápido a la gente,  y sobre todo a los jóvenes.  En Akamasoa  tenemos más  de 15.000 jovenes  que tienen muchísimos  talentos y sobre todo para la música. Acá se canta mucho y por eso hay alegría y esperanza.

 

P: ¿Cuáles son sus palabras a un niño pobre para 2021?  

PO: Primero le diría  que todos los niños son iguales en dignidad y en derechos. Que la niñez   es la época,  y el tiempo,  más hermoso de nuestra vida porque somos  sinceros, humildes, auténticos  y siempre listos ayudar y  tener  confianza  en los  demás. De pequeños creemos con simplicidad, y sin esperar  agradecimientos, ayudamos con amor.

Le diría al niño,  o la niña que nunca pierdan su alma, su sinceridad y su confianza. La vida continua,  no se detiene  nunca, con lo bueno y lo malo, y ya ahora  piensen en los demás, en ayudar y en compartir. Les diría también que los niños  nos dan la voluntad y el coraje de  luchar por un mundo mejor y más justo, que se prepara para ustedes, y que ustedes los niños más tarde a su vez  tendrán que hacer lo mismo por los que los sucederán. La vida es un paso sobre esta Tierra, y su sentido es de  nunca perder la  Fe,  y la esperanza, y que el Amor es posible  y el perdón también. 

Al final le diría al niño y a la niña que la vida es una lucha. Que todo nos queda por hacer . Nada es eterno y todo cambia ¡Vivimos  para sembrar  semillas de amor, de esperanza, de fraternidad  y de amistad! ¡La vida es bella cuando la vivimos en este estado de espíritu! ¡Todos para uno  y uno para todos!

 

Agradecimiento en producción: Daniel Pérez

Fecha de Publicación: 26/01/2021

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

brochero El cura gaucho
africa Viajó a África como voluntaria y no puede volver

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Abel Ayerza Los crímenes mafiosos argentinos. Maten al chancho

En el verano de 1933 el país se conmocionó con el secuestro y asesinato de Abel Ayerza, obra de la m...

Deportes
Pascualito Pérez Pascual Pérez. Al héroe del deporte argentino desconocido

El boxeador mendocino fue el primer campeón mundial que tuvo la Argentina, y el único hasta hoy en e...

Deportes
River River logró su postergado título local, pero en un torneo sin rivales de peso

El equipo de Marcelo Gallardo demoró casi ocho años en conseguir la Copa de la Liga de Fútbol Profes...

Historia
Carlos Saavedra Lamas Carlos Saavedra Lamas. El primer Nobel argentino y latinoamericano

El 25 de noviembre de 1936 la Academia Sueca anunciaba el Nobel de la Paz para un diplomático que ma...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades