clima-header

Buenos Aires - - Viernes 22 De Enero

Home Gente Así somos La desopilante historia de un perro ladrón

La desopilante historia de un perro ladrón

Parece una comedia de televisión, pero pasó de verdad en un pueblo santafesino donde todavía se dejan las puertas abiertas. Conocé a Emo, el perro ladrón.

Así somos
Perro

En Santa Fe no lo podíamos creer cuando se hizo viral esta noticia. El hecho ocurrió en una tranquila localidad del interior de la provincia. Se llama Pueblo Esther, y queda cerquita de Rosario. Esta es la historia de Emo, el perro ladrón.

Desde ese punto de Argentina se viralizó la historia de un perro que entra a un kiosco, se lleva lo que desea y se lo va a comer a la plaza. Cuando el dueño vuelve de trabajar, pasa por el negocio a pagar la deuda de lo que consumió su mascota. El animalito tiene su propia cuenta corriente, digamos. Tan digno de una comedia cinematográfica como real.

El personaje principal de esta novela se llama Emo. Es de la raza Boyero de Berna y siempre vivió en Pueblo Esther, con su dueño y el cariño de todos sus vecinos.

La simpática historia fue relatada por Mari, la dueña del almacén al que asiste Emo. Ella cuenta que la mascota ingresa al kiosco, que queda a 100 metros de su casa, y se lleva panes de hamburguesas, jugos y hasta alimento balanceado de un kilo y medio.

Según cuenta Mari, la primera vez que lo hizo ella no se percató y fue otro cliente quien salió a correrlo, sin éxito. Pero, como cuenta con cámara de seguridad, el hecho quedó registrado. Luego, cuando le comentaron a Juan, el dueño de Emo, no lo podía creer y hasta pidió ver la grabación.

Lo más gracioso es que, lejos de detenerse, Emo sigue aprovechando cuando Juan deja la puerta abierta y sigue saliendo en búsqueda de mercadería. Mari asegura que a veces la cuenta es bastante abultada. El perro, literalmente, se lleva lo que tiene ganas: pan lactal, packs de panes de hamburguesas de 24 unidades, jugo de frutas, etc…

Ya es famoso

Tras el "hecho delictivo”, el perrito suele llevarse los alimentos robados para comerlos en la plaza. Lo que le sobra, lo deja en la puerta de su casa.

Al parecer, la rutina de su propietario de salir todos los días a trabajar se volvió también costumbre para el perro. El can suele llevarse después los alimentos que “roba” a la plaza para comerlos al sol y sin que nadie lo moleste.

Como es de una raza de tamaño grande, Emo logra tomar sin demasiado esfuerzo con su boca hasta las bolsas de un kilo y medio de su propio alimento o cualquier otra cosa que lo tiente.

A pesar de todo, el bueno de Emo se ganó la confianza de Juan que, por eso, no duda en dejar la puerta abierta. Cosas que todavía, gracias a Dios, se pueden hacer en los pueblos del interior argentino. “Se porta muy bien”, asegura la almacenera y agrega por obvias razones: “Aunque es bastante atrevido”.

Emo tiene tres años y ya se hizo conocido entre los vecinos, a quienes también suele visitar en los momentos en que se queda solo. Literalmente, todos lo reciben con las puertas abiertas. Va la casa de uno, de otro, y a donde va siempre picotea algo, según cuentan quienes habitan Pueblo Esther.

Ojalá se pudieran contar más historias como la de Emo. Relatos donde los ladrones roban por inocencia, por simple hambre y no pueden ser juzgados. Comedias de pueblo donde todos se ríen de las travesuras de un atrevido. De alguien cuya necesidad es comprendida y atendida por todos. Desde Ser Argentino le mandamos un abrazo a Pueblo Esther y a su simpático ladrón canino.

Fecha de Publicación: 16/10/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Firualis El perrito de los mil looks
Una perra viajera Una perra viajera y 10 mil kilómetros de amor

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Empresas y Negocios
planta renault Más de medio siglo en Córdoba

Te contamos la historia de una de las plantas de automóviles más famosas a nivel mundial, que se ins...

Argentinos por el mundo
clandestino lab La segunda parte de Nahue Clandestino y su proyecto de reciclaje

Seguí conociendo al neuquino que deja su impronta desde Centroamérica.

Tradiciones
Villa General Belgrano (Córdoba) - Javi Circo - Somos Camino Villa General Belgrano: Capital Nacional de la Cerveza y de la Fiesta

En este nuevo capítulo de Somos Camino, acompañanos a recorrer Villa General Belgrano junto a Javi C...

Lo peor de nosotros
Diques Mendoza En los diques, ¡no te podés bañar!

Muchos mendocinos no lo entienden, y se refrescan en diques. Así, cada temporada tenemos que sumar n...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades