Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La aventura de Ser Argentino

Bienvenidos al mejor país del mundo. Un paseo introductorio a la mismísima realidad de un país maravilloso.

Decime si no pensaste alguna vez en lo aburrido que podría ser vivir en Berlín, en Montreal o en Canberra. Hay dos razones por la que los argentos pensamos en esto, la primera, porque obviamente vivimos en el centro del mundo. La segunda, porque vivir en Argentina es una verdadera odisea y esto nos da una gimnasia que nos mantiene en vilo, casi de manera permanente, lo que nos convierte en los mejores del mundo.

Los extranjeros no entienden de aventuras, no comprenden nuestra “calidad de vida” y bue, ellos se lo pierden. Es que en verdad no saben nada.

Y por esta razón intentaré ofrecerles un paseo introductorio a la mismísima realidad de un país maravilloso.

Apenas aterrizado el avión, podrán ver como los pasajeros aplauden al piloto… algunos creen que es afectuoso, otros que es cultural, pero no… es el cagazo de haber llegado sanos a destino. Tenemos varios episodios en los que los pilotos se sacan selfies, no atienden los mandos de la cabina o dejan sonar las alarmas, porque saben que hay algo que no funciona, pero tranquilos, ya que son los mejores del mundo.

 

 

Para ir comprendiendo, esto sucede también con los cirujanos, los mecánicos, con los árbitros de fútbol, los tacheros y obviamente con los psicólogos. Estarás en buenas manos, ¡vos fumá!

Una vez que el avión tocó tierra, verán que la gente comienza a pararse, es una dinámica muy interesante, que procura ordenar la salida del avión y no perder tiempo. Probablemente escuchen una y otra vez el llamado de la asistente de cabina a sentarse, ajustarse el cinturón hasta que el cartel indicador se apague y aguardar el detenimiento total de la nave. No se preocupen, esa chica probablemente "no este bien atendida".

Ya aterrizados y en la terminal, podrán ver algunas conductas algo curiosas, como la gente se amontona alrededor de la cinta esperando su equipaje y aunque no esté su valija a la vista, permanecen delante sin dar lugar al que realmente ve pasar la suya, así que tendrás que esperar la segunda o tercera vuelta para retirar la tuya.

Al salir del aeropuerto, tendrán que zafar del inspector de aduana, que escanea todo. No se olviden que somos primer mundo y acá, si hay algo que funciona bien es la aduana para pasajeros a la salida de Ezeiza, si traen el último Iphone son boleta… Ah! ¿no me creen?, pregúntenle a ese tal Antonini Wilson. Mientras tanto en los pasos fronterizos del norte entran con lo que quieran, ni hablar en los conteiners del puerto.

A lo mejor lograron zafar del escáner y los controles, pero ahora, con mucha paciencia tendrán que someterse, a su cargo, del test de covid, una horita y ya salimos.

Después tendrán para elegir entre la mafia de los taxis, los remises y los Uber y no crean que se están peleando, ya lo hicieron antes que llegaran, así que tranqui, solo procuren arreglar previamente la tarifa y les recomiendo usar el Google maps para chequear por dónde los llevan.

Igual, la aventura aún no empezó, créanme que de aquí en más comienza lo mejor. Depende el destino, deberán atravesar la General Paz, una avenida suspendida que suele atorarse de punta a punta. En Buenos Aires hay muchos autos, son los más baratos del mundo y difícilmente encuentren vehículos viejos… la otra posibilidad es que deban ir para Capital y ahí si, prepárense para conocer los piquetes y los cortes de calle. Es muy usual en nuestro país este tipo de manifestaciones, generalmente muy coloridas, con banderas y a veces hasta con humo negro, un pintoresco canto al trabajo.

Dependiendo la hora y el día que lleguen, les recomiendo acomodar sus cosas en el hotel y salir bien livianos a dar una vuelta. Buenos Aires es muy lindo y merece dedicar un buen tiempo a diversos lugares tradicionales.

La moneda oficial es el peso y les resultará muy sencillo efectuar el cambio, si hay algo que sobra en nuestro país son justamente los pesos. Al caminar, se cansarán de escuchar “Cambio, cambio”

Los sorprenderá la cantidad de papelitos que les darán por sus dólares, es que somos ricos y de verdad haremos que su experiencia sea fabulosa, ya verán lo barata que son las cosas acá.

Algunas otras recomendaciones son los bares porteños, su funcionamiento en el exterior ya están habilitados y cuando apoyen sus pertenencias en la silla de al lado, verán el servicio de guardarropas que poseen, es el más veloz del mundo. Otra buena opción pueden ser los quioscos, un tipo de negocio muy común por aquí, en el que podrán comprar golosinas, bebidas y lo bueno, que al final de la compra, no te devuelven monedas con el cambio, te ofrecerán la dulzura de algunos caramelos.

Aquí las monedas ya no se usan, se guardan y se venden por kilogramo y lo mejor de todo, es guardar aquellas que estén defectuosas por las que se paga hasta mil veces su valor real. ¡Buenos tips les dejo!

Si se trata de ir al precio o buscar beneficios, acá somos expertos, no habrá un solo argentino que no te cuente el beneficio que obtuvo para comprar algo. De hecho tenemos subsidios para lo que se les ocurra.

En los supermercados hoy podrás buscar los “precios cuidados”, conste que dije buscar, encontrarlos es otra maravillosa aventura. Para hacer turismo local te recomiendo “ahora viaje” o “Pre Viaje” en el que obtendrás un 50% de descuento a cobrar en ciento de cuotas.

A la hora de hacer shopping hay muchas opciones y como en los países del primer mundo, acá te devuelven el IVA sin trámites, solo tenes que decirle al vendedor y te hará un inteligente descuento para bajar el precio.

Lo bueno para el turista, es que acá difícilmente consigan los productos que están acostumbrados a comprar, acá no estarán y podrán llevarse Industria Argentina, un plus que no tiene igual.

Si, ¡ya se! La ropa no es tan barata, ya que tenemos el mejor diseño y si no les da el cuero, podrán hacer alguna visita guiada por “La Salada” u otras ferias de la zona, ahí si, todas las marcas al mejor precio.

Habrá mucha gente que querrá darles la bienvenida, gente muy humilde que ofrecerá la hospitalidad y la calidez de quien necesita… eso si, tendrán que cuidarse de los motochorros y de los pungas, guarden el celular y agárrense fuerte de la cartera o de la mochila que lleven. ¡No digan que no avisé! ¡Bienvenido a Argentina!

Obviamente les recomendarán visitar las zonas de el Abasto, San Telmo, Palermo, la Boca, caminar por Av. Corrientes, ir hasta el Obelisco, el Colón, Casa Rosada, el Cabildo. También y ya algo más sofisticado Palermo Hollywood, Cañitas, Costanera, Av. Del Libertador o Puerto Madero, entre tantos atractivos de nuestra bella Buenos Aires.

Pero para conocer nuestra real forma de vida, les recomendaría otras cosas… El paseo del bajo Flores, La Cava, Ciudad oculta, La rana o Fuerte Apache. Para poder llegar, podrán tomar un bondi y si quieren vivir la mejor experiencia andante, les recomiendo subir al San Martín o el Sarmiento en hora pico, no hay como esa aventura.

Alquilar un auto es otra buena idea, podrán apreciar desde la autopista, como se ha desarrollado el negocio inmobiliario en Buenos Aires, pisos y pisos de ladrillos vista que parecen torcidos, solo es un efecto visual, con hierros retorcidos y ropa colgando para apreciar el crecimiento de una sociedad pujante.