Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Lionel Messi y la Copa del Mundo. Récord en Instagram, escándalo en FIFA

La imagen del capitán argentino sosteniendo un trofeo trucho es la foto con más posteos en esa red social pero su aparición en la final de Qatar abrió un grave expediente disciplinario para los involucrados.

Es la foto más aprobada y difundida en todas las redes sociales. Fue la tapa de una revista en Argentina que sigue facturando millones de pesos gracias a esa imagen. Una excelente aproximación del fotógrafo de la Agencia Noticiosa Reuters con el famoso capitán de la “Scaloneta” llevado en andas mostrando la Copa del Mundo, disparó dos reacciones con opuestas características. La novedad, que se conoció pocos días después del campeonato jugado en Qatar, donde la selección blanquiceleste finalmente rompió un muy incómodo maleficio de 36 años sin ganar un campeonato mundial. Desnudado oficialmente por los autores de la maniobra, dos hinchas argentinos que residen en La Plata y que viajaron a disfrutar de Qatar 2022, se conoció que Lionel Messi quedó retratado en la famosa postal de la conquista futbolera más soñada, con un trofeo que es una réplica de la original. Una truchada mundial. 

La particular foto fue tomada por tres reporteros de agencias noticiosas que siguieron al delantero a sol y sombra durante la realización del choque entre Argentina y Francia. La foto donde Messi luce eufórico sosteniendo la Copa del Mundo a la vista de los hinchas en una de las cabeceras del estadio Lusail, precisamente la opuesta a donde se patearon los penales de la definición, desnudó que el atacante de la escuadra francesa PSG está sosteniendo un trofeo réplica, el cual fue ingresado al verde field por dos fanáticos de la ciudad de La Plata, quienes vulneraron los controles de seguridad impuesto por las autoridades locales y también la vigilancia de los agentes oficiales de la FIFA.

Hasta que el jugador rosarino tomó con sus manos el icónico trofeo la foto tomada a un huevo de gallina, con un lente de alta definición, constituía la imagen con más apoyos y posteos en la red Instagram, superando los 72 millones de respaldos y reenvíos digitales. Bastó que Lionel Messi mostrara la copa a los reporteros ubicados en el campo de juego, para que la postal del número diez sonriendo en andas con el trofeo se convirtiese gracias a esos respaldos y naturalmente de los de su país de origen, minutos después en la foto más apoyada por el planeta con 76 millones de respuestas, record de enorme impacto en la famosa red dedicada a las fotografías o videos en el globo.                  

¿Cómo ocurrió esta insólita cuestión? Después de recibir la medalla de oro, besar la copa y colocarse el atuendo que un emir le obsequio como símbolo de admiración y afecto, el capitán Lionel Messi encaró feliz hacia el campo de juego llevando el trofeo oficial de la FIFA. Pocos segundos antes que el jugador oriundo de Rosario viviese el momento más importante de toda su vida, dos hinchas argentinos a esa altura eufóricos por la chance de vivir la enorme consagración en una de las tribunas bajas del estadio Lusail, sacaron de una mochila una réplica muy parecida al trofeo FIFA. Esta réplica que originalmente una pareja transportó a la final del torneo, por esas divertidas y geniales cosas del destino, terminó inesperadamente en las manos del mejor jugador del mundo, quien ostentó en andas el trofeo mientras daban la inmortal vuelta olímpica en el inolvidable suelo qatarí.

Un travesura que podía costar 300 mil dólares

Paula Zuzulich y Manuel Zaro son los hinchas que pergeñaron esta travesura, personas que están en la mira de los organizadores locales y también de los agentes de seguridad de la FIFA, al haber dejado en ridículo todas las medidas para mantener la normalidad en el campeonato de fútbol jugado en Qatar. Residentes en la ciudad de La Plata, mandaron a fabricar a un especialista en esta clase de objetos, una copia del trofeo que se entrega al equipo que obtiene el campeonato mundial cada cuatro años. Respetando los colores, el diseño y el peso que tiene esta copa, la réplica llegó hasta las manos del capitán del team blanquiceleste, en una audaz maniobra que desairó a los responsables de la seguridad en la organización de Qatar 2022. Lo ocurrido antes, durante y después de la premiación, es objeto de una investigación por parte de los organizadores, porque más allá que esta travesura culminó con final feliz sin inconvenientes, pudo haber deparado un escándalo mayor de haberse sustraído el cetro con el que se corona al equipo campeón del globo. Al conocerse esta situación, en la FIFA determinaron poner en marcha un grave expediente disciplinario para establecer lo ocurrido y determinar responsabilidades sobre la seguridad de la corona de oro y malaquita de 6.170 kilos, y que vale mucho más que el precio nominal de 300 mil dólares.

Según comentaron a varios medios, esta pareja de bonaerenses pudieron escapar a todos los controles desde que llegaron a Doha portando la réplica del trofeo más importante, un aspecto que ahora tras la finalización, levantó una polvareda enorme tanto en aquellos de la estructura local, como en el centenar de agentes de la FIFA que ubicados dentro de la cancha, no se percataron de este incidente que pudo haber finalizado de triste forma. Los hinchas una vez consagrada la selección argentina, tras los disparos desde los 12 pasos, le entregaron su creíble versión de la copa a los familiares del joven mediocampista Leandro Paredes, solicitándoles por favor que el volante firmara esa estatuilla como recuerdo para llevar a su ciudad natal. Lo inesperado en ese pedido fue que dicha réplica llegó antes a las manos del delantero Ángel Di María. Por esos segundos Lionel Messi camino a una de las cabeceras con más hinchas argentinos, traspasó el trofeo oficial a sus compañeros en una corrida donde ocurrió la curiosa maniobra. “Fideo” conservó la original y la réplica quedó en manos de la “Pulga”, mientras el ídolo rosarino era llevado en andas durante esa recorrida a modo de gran vuelta olímpica.

FIFA investiga

Cuando un fotógrafo argentino mantuvo un simpático chateo con los autores del pequeño gag visual de la copa, las autoridades de la FIFA pusieron en marcha la investigación del incidente, más allá que en esos momentos, uno de los encargados de custodiar la copa en el césped mantuvo control visual del verdadero trofeo. Revisando todos los discos rígidos con los que se almacenó el partido y los festejos, ambos hinchas argentinos residentes en la Ciudad de las Diagonales, lograron que el falso trofeo pasara todos los controles de seguridad en el estadio Lusail. Según el informe de los fiscales, el trofeo trucho volvió a manos de los platenses, pero nuevamente los familiares y jugadores solicitaron la copa falsa para retratarse con ella, creyendo que era la original. Poco antes de abandonar aquél estadio, un familiar del jugador Guido Rodríguez les pidió ese trofeo para un par más de instantáneas, con poca gente ya dentro del Lusail, pero ya la maniobra estaba realizada.

Más allá del chiste o travesura que los hinchas bonaerenses llevaron a cabo en Doha para tener esa copa trucha firmada por los jugadores, el máximo organismo busca evitar que algo de esta clase inspire a los verdaderos cacos de la futura edición para sustraer el máximo trofeo. En Internet durante los últimos días pudo verse una excelente compaginación en un video que muestra a Messi con la famosa copa trucha, mezclado con la película “How to steal a million” (Cómo robar un millón de dólares), un filme del realizador William Wyler, protagonizado por Peter O’Toole, Autrey Hepburn, Charles Boyer y Eli Wallach, donde reemplazaban la estatuilla de un museo con una botella de vino. Un clip que ahora suma las escenas del delantero rosarino, capitán de la celeste y blanca, mostrando a los hinchas una copa que en definitiva no es la real.

 

Imagen: Infobae

Rating: 0/5.