Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Estación Congreso Presidente Raúl Ricardo Alfonsín

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires anunció que la estación Congreso del subte homenajeará a Raúl Alfonsín. ¿Se lo merece?

La percepción que tenemos de una persona puede ir cambiando a lo largo del tiempo. Pero algo es seguro: al que muere se le perdona todo. De esta manera, si en vida alguien ha sido cuestionado, ninguneado e, incluso, despreciado, luego de su muerte todo parece menos grave. Veamos, si no, un ejemplo. La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires anunció que la estación Congreso de la línea A del subte llevará también la denominación Presidente Raúl Ricardo Alfonsín, en homenaje al exmandatario.

Quienes impulsaron la norma afirman que se valora el aporte del dirigente radical durante los años de la dictadura con la presentación de hábeas corpus en favor de detenidos; su rechazo a la guerra de Malvinas y a la ley de “autoamnistía”; la consolidación democrática y el Juicio a la Juntas.

No mencionan, sin embargo, la otra cara. Su política económica, la hiperinflación y las llamadas “leyes de la impunidad” (Punto Final y Obediencia Debida). Todo aquello que le hizo abandonar su mandato antes de tiempo queda en el olvido. Todo aquello por lo que se lo criticó en vida, una vez muerto, ya no tiene tanto peso.

La realidad es que Alfonsín hizo lo que pudo para devolverle al país la democracia que tanto necesitaba. La realidad es que, gracias a ese primer paso, ya llevamos más de 35 años en este camino. La realidad es que, con el diario de ayer, es muy fácil opinar. Y los argentinos somos expertos en eso.

¿Alfonsín merece una estación con su nombre? Será otra cosa en la que jamás nos pondremos de acuerdo. Y en eso también somos expertos.

Rating: 0/5.