clima-header

Buenos Aires - - Domingo 26 De Septiembre

Home Gente Así somos En las garras de la bestia

En las garras de la bestia

Las peleas de vecinos son un tema bastante frecuente. Lamentablemente, más de lo que pensamos.

Así somos

Las peleas de vecinos son un tema bastante frecuente. Lamentablemente, más de lo que pensamos. Lo que les voy a contar sucedió en General Pico, provincia de La Pampa. Al parecer, la víctima (en realidad, la dueña de la víctima, ya van a ver a qué me refiero), tenía una mascota, que era de sus hijos. Esa mascota era un gato. Hasta acá todo más o menos normal. Su vecino también tenía mascotas. Eran dos pitbulls. Sigue siendo todo normal, pero me imagino que ya ven por dónde vino el problema. Bueno, vamos al grano: la pelea de vecinos derivó en que vaya a saberse por qué (lo busqué pero no encontré el dato en ningún lado), en la vorágine de la discusión, el ñato agarró al felino y se lo revoleó a los pitbulls. No tengo ni que narrar lo que pasó.

Hay dos cosas que me interesa mencionar. En primer lugar, ningún perro es malo. Son animales, no tienen maldad porque no tienen discernimiento. Para poder ser malo hay que ser capaz de distinguir el bien del mal, cosa que solo se logra mediante la razón y el lenguaje (lo del lenguaje lo podríamos discutir, lo de la razón no). Y los animales no son seres racionales. Así que todo depende de las condiciones de vida y del trato que les den sus dueños, seres que a veces están dotados de razón y a veces me queda la duda.

En segundo lugar, y encadenado con esta cuestión de si los dueños son seres racionales o no, ¿qué carajo tenés que tener en la cabeza para que, como respuesta a una discusión doméstica, asesines (o mandes a asesinar) a una mascota? Hace poco leí una nota que decía que si los humanos tuviéramos que matar a los animales que nos comemos, la mayoría seríamos vegetarianos.

Me acuerdo de que cuando era chico, en la casa de una tía de mi papá que vivía en el campo, presencié la matanza de una gallina que, obviamente, después nos comimos. Yo tendría unos cinco años. Nunca me olvidé de la escena. Que quede claro: no estoy criticando matar un bicho para comerlo, pero sí matarlo por placer. Y si encima no tenés las agallas para matarlo vos sino que usás a tus perros para eso, ya no encuentro adjetivo para calificarlo. Lo que más me duele de esta historia es, claro, la imagen que van a guardar los nenes que se quedaron sin gato. Pero sin dudas, las otras víctimas son los pitbulls, que cayeron en las garras de una bestia.

Fecha de Publicación: 17/01/2019

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Cosme Argerich Cosme Argerich. Primer sanitarista y maestro de Medicina

En tiempos de curanderismo y la charlatanería, Argerich impuso ciencia, con los adelantos de las ca...

Historia
Colectivo chofer Bondi de mi vida. Orígenes y estampas del colectivo argentino

Los apretujados pasajeros de Floresta a Primera Junta del 24 de septiembre de 1928 fueron como los p...

Arte y Literatura
Maca De Noia Te presentamos a Maca De Noia , una fotógrafa muy especial

Es una fotógrafa en constante expansión y movimiento. En sus trabajos se advierten las ganas de crea...

Historia
Domingo y Dominguito Sarmiento Las cartas de Dominguito. Morir por la Patria es vivir

Sarmiento es el intelectual más notable del siglo XIX, con un proyecto desmesurado y totalizante. Qu...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades