Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El crack era el hermano

Un clásico que aplica a cualquier jugador del mundo de cualquier deporte. Y no solo en el deporte. El crack era el hermano. Tenemos la posta. La sabemos larga...

Todos queremos saber más que el otro. Ser El crack. En las discusiones ya no nos importa decir la verdad, argumentar, convencer: sólo queremos ganar. Y una forma de ganar, torpe, nula, que no suma ni aporta. Pero que momentáneamente, al menos, hace que parezca que “no perdimos”, es tirar fruta. Lisa y llanamente: decir cualquier cosa, con tal de que sea incomprobable. Así nos va.

Y un clásico de esta “tirada de fruta incomprobable” es el famoso “el que de verdad era un crack, era el hermano”. Aplica a cualquier jugador del mundo de cualquier deporte. Uno habla de Fangio: el hermano manejaba mejor. ¿Ginobili? Al lado del hermano no podía jugar ni de suplente de un equipo de barrio. ¿El Diego? Lalo la rompía, el tema es que le gustaba mucho la joda. ¿John Lennon? Vos porque no viste cómo tocaba el piano el hermano. ¿San Martín? Uf, si se hubiera puesto las pilas, el hermano conquistaba Rusia y los hacía trabajar para nosotros.

La mayoría de las veces, los primates que razonan de esta manera creen que terminan ganando las discusiones. Debe ser porque malinterpretan la famosa frase “el que calla otorga”. A veces, el que calla no está otorgando. Simplemente está evitando discutir con imbéciles. Y si no, pregúntenle a mi hermano. Ése sí que es un crack.

Lo que se hereda se comparte 

Ya dijimos que no suele tener sustento decir que el hermano de tal o cual exitoso argentino es mejor que él. Que es un argumento arrojado solo para ganar alguna discusión. ¿Pero qué pasa cuando alguien nos da ejemplos concretos de hermanos que son igual o más cracks que el talentoso o popular en cuestión? Ahí sí que debemos cerrar la boca.

En nuestro país hay varios casos que nuestro interlocutor puede usar para ganar la discusión. Y no necesariamente estos ejemplos son del mundo del deporte. Podemos ser seguidores o no de la carrera de estos personajes populares, pero que los conocemos, los conocemos.

Los hermanos Calamaro 

Todos sabemos que Andrés Calamaro se ganó respeto y amor dentro del rock nacional. Sin embargo, su hermano Javier cosechó con su música un gran público fiel que lo sigue a todas partes. Una carrera más lenta pero igual de segura.

El clan Ortega

Acá se complica un poco la cosa porque esta familia es tan talentosa como numerosa. Hijos del ícono argentino Palito Ortega, estos hermanos se dedican a la música, la actuación, la creación audiovisual. Y todos con un gran éxito.

Wanda y Zaira Nara

Wanda es modelo y manager de su reconocido marido futbolista, Mauro Icardi. Es, indiscutiblemente, la más famosa del clan Nara. Pero nadie puede negar que su hermana Zaira logró una carrera ascendente que la hace ser hoy una de las modelos mejor pagas del país.

Rodrigo y Ulises Bueno

El Potro es El Potro. No hay debate. Pero su hermano, Ulises, logró hacer su camino en la música y convertir varias de sus canciones en hitazos escuchados en toda fiesta o evento que necesite que la gente mueva sus caderas. 

Dolores y Tomás 

Los Fonzi. Un apellido muy conocido para quienes crecieron en los 90 viendo producciones infanto-juveniles y para quienes no, también. Ambos actores supieron generar emociones en los televidentes de las miles de novelas de las que fueron parte. 

Leticia y Griselda Siciliani

Otro par de talentosas. Si bien solemos conocer más a Griselda porque hace tiempo que trabaja en los medios, su hermana menor no se queda atrás. Hace años empezó a interpretar papeles "de reparto" en producciones nacionales y por su talento y personalidad se ganó la simpatía de todos. 

Los hermanos Lopilato

¿Quién es más argento que ellos, verdad? Luisana y Darío Lopilato son reconocidos artistas de este país y, sobre todo, adorados por haber compartido "escenario" en la tan aclamada comedia televisiva "Casados con hijos". 

Rating: 0/5.