Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El mejor público del mundo

Nos hicieron creer que somos el mejor público del mundo, y estoy convencido de que tienen razón.

Nos hicieron creer que somos el mejor público del mundo, y estoy convencido de que tienen razón. Lo que me hace pensar así es el hecho de que lo hayan dicho desde directores de orquesta que vinieron a tocar al Colón hasta Dave Mustaine, cantante de la banda de heavy metal Megadeth. ¿Podría ser que la obsecuencia sea una característica transversal y que atraviese todas las capas socioculturales? Claro que puede ser. Pero, también, puede ser que realmente tengamos alguna especie de diferencial.

¿Y cuál sería ese diferencial? Que estamos completamente locos. Obvio. Lo que realmente nos pasa, creo, es que nos tomamos todo con una intensidad insospechada para cualquier ciudadano de otras latitudes. Pensemos en la cantidad de veces por día que vemos discusiones (a veces hasta las protagonizamos) y pensemos en los motivos que generan esas discusiones.

El 90% son boludeces. ¿O no? ¿Quién no recuerda una escena semi irracional en alguna mesa de Navidad o de Año nuevo, en la que defendimos a muerte algo que no nos interesaba mucho hasta cinco segundos antes de iniciada la conversación? Los argentinos no nos tomamos todo muy a pecho, nos lo tomamos muy a pecho, espalda, corazón, tórax y pantorrilla. Y eso tiene, puede ser, algún costado un poco negativo (como el que acabamos de expresar), pero también, como el mítico “el mejor público del mundo” lo confirma, su costado positivo. Todo lo que hacemos lo hacemos con energía y pasión. Y eso se nota. Quizás tengamos que aprender a elegir las batallas que tiene sentido pelear, para no embarcarnos en botes que van a naufragar inevitablemente. Pero, ¿quién nos quita lo bailado?

Rating: 0/5.