Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El mejor del mundo.

Y no lo decimos nosotros, no no: fue reconocido con el premio Nexonum de España.

Soberbios, creídos, pedantes, vanidosos, arrogantes. Así nos definen muchas veces a los argentinos. Puede que sea una generalización injusta, pero de seguro tiene algo de verdad. Lo que sucede es que la realidad no deja de darnos motivos para estimular esas características. Si no, miren esto: nuestro billete de $500 fue elegido como el mejor del mundo.
El mejor del mundo. Y no lo decimos nosotros, no no: fue reconocido con el premio Nexonum de España por un jurado internacional conformado por académicos de una treintena de países de Europa y América. Y eso no es todo: la ceremonia del concurso tuvo lugar en el auditorio de la Real Casa de la Moneda, Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de España. Ni más ni menos que la locación de la serie Netflix del momento: La casa de papel.
Entonces, pasan cosas como esta y, de pronto, un billete –cuyo mayor mérito, hasta el momento, había sido adelgazar los fajos de una moneda cada vez más devaluada– se vuelve motivo de nuestro orgullo. De pronto, el yaguareté y la flora autóctona que lo rodea, nos sacan una sonrisa. Porque somos los mejores del mundo, haciendo billetes también, y cualquier excusa es buena para recordarlo y reafirmarlo. Ya nadie se preocupa, entonces, por los próceres reemplazados y dejados en el olvido. Después de todo, ellos nunca ganaron nada.

Rating: 0/5.