Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El mate y la Bristol

El mate es parte de nuestra cultura y tomar sol en reposera en la Bristol de Mar del Plata, tambien.

El gaucho y el mate. El Facundo de Sarmiento. Civilización y barbarie. Uno podría creer que el siglo XIX quedó atrás, pero ciertos pensamientos aún están peligrosamente vigentes.

El mate es parte de nuestra cultura. Lo tomamos en casa, en el trabajo, en la playa, en el auto. Solos, en familia, entre amigos. Si bien en un principio estaba asociado al campo, al gaucho, con el tiempo fue llegando a la ciudad, a las oficinas, a los negocios de diseño.

Un concepto tan anacrónico como la dicotomía entre civilización y barbarie se vuelve actual –y viral– cuando alguien usa el mate como un elemento para diferenciar a la gente “cool” de la gente “de cuarta”. A los que toman sol en reposera en la Bristol de Mar del Plata de los que veranean en San Ignacio, entre túnicas blancas y hamacas paraguayas.

Sin embargo, detrás de todo esto yace un error de interpretación doble: no solo los que toman mate en la Bristol no son “bestias” (¿?), sino que el mate –en su esencia– está ligado al campo y el campo, a la clase alta. Entonces, los “códigos de estética visual y de estética moral” de la señora del audio que todos escuchamos se reducen tan solo a un intento desesperado de pertenecer a algo de lo que estuvo excluida desde su propia cuna.

Rating: 0/5.