clima-header

Buenos Aires - - Domingo 01 De Agosto

Home Gente Así somos El Mate

El Mate

El mate se puede tomar amargo, dulce, caliente, tibio y hasta frío (se llama tereré, pero es mate, no me jodan).

Así somos

El mate se puede tomar amargo, dulce, caliente, tibio y hasta frío (se llama tereré pero es mate, no me jodan). Se le puede agregar cáscara de naranja o de limón, manzanilla, cedrón o cualquier yuyo horrible que encontremos por ahí. Para endulzarlo se le puede poner azúcar, miel y algunos hasta tienen la espantosa idea de ponerle edulcorante (directamente en el agua o sobre la yerba, no importa, siempre una herejía). Y lo loco es que, hagamos lo que hagamos, es feo.

El sabor del mate es feo. No me apedreen en la plaza pública, lo voy a repetir, sin ningún eufemismo: el mate es feo. Tanto o más feo, quizás, que una cerveza bien amarga (que es similar a chupar un chavo helado). O como el fernet que parece un jarabe para la tos de los años 80'. Sin embargo, estas últimas bebidas que también son una maldad para el paladar y el estómago, no son "incuestionables". Vos podés decir que no tomás birra o fernet y ningún argentino te va a mirar raro o te va a empezar a hacer preguntas sobre tus traumas de la infancia. No vas a tener que presentar tu DNI para despejar dudas porque  no van a cuestionar tu argentinidad. ¡Ay! Pero no vayas a decir que sos argentino y no tomás mate porque, repito, es feo pero todos quienes aseguren ser de esta tierra lo consumen. 

La pregunta es por qué

Porque nos encanta hacer algo que no hace nadie más. Sólo a los rioplatenses (y quizás a algún paraguayo) se nos puede haber ocurrido agarrar una planta, cortarla en pedacitos, meterlos adentro de un cuenco (ni mencionemos a los que toman mate en una pezuña de vaca), tirarle a ese menjunje agua caliente y chupar el contenido por un tubito de metal. Solo a nosotros se nos puede ocurrir la pésima idea, contraria a todo lo bromatológicamente recomendable, de compartir esa bombilla como si fuera algo super normal, como si agarraramos el vaso de agua y nos lo pasaramos de una a otro en una reunión. 

Pero, ¿saben qué? Me encanta esta infusión horrible. No me imagino desayunando otra cosa que no sea mate y cuando viene un amigo de visita no se me ocurre ofrecerle otra cosa. Y casi nadie me dice que no (salvo, claro, esos marcianos a los que les tengo que pedir el documento). Porque el mate se comparte. Es de todos y no es de nadie. No es una bebida solitaria: el café es para uno, el té ni hablar. El mate genera rondas, de charla y de amistad. Es de las pocas cosas que todavía nos unen, lo cual es cada vez más necesario. Los dejo, voy a poner la pava. Sin edulcorante, claro. 

¿Cómo curar el mate?

  • Lavá por dentro el recipienteUsá agua caliente, preferentemente hervida que luego enfríes hasta 80 grados, sirve para desinfectar y eliminar bacterias, polvo y fibras.
  • Llenalo con yerba (solo yerba, nada de yuyos mágicos). Puede ser usada o de otro mate que ya hayas disfrutado (porque tiene menos polvo). La yerba absorbe el agua sobrante después del lavado. Luego, tenés que esperar a que se hinche de tanto succionar el líquido (mientras hacete un té, primo hermano del mate).
  • Agregale agua tibia de a poco. Toda la superficie tiene que quedar húmeda. Una vez realizado este paso, repetilo dos o tres veces hasta que la yerba llegue al tope. En el caso de que falte yerba, te sugiero que le agregues más porque no debe quedar flotando.
  • Dejalo reposar durante dos días enteros (sí, paciencia, batite un café). El lugar ideal para el reposo es un ambiente seco y cada tanto seguí agregándole el agua necesaria para que la yerba siga húmeda.
  • Lavar.
  • Llamá a un amigo para que vaya a tu casa a ponerse al día y estrenar este fantástico elemento. 

Fecha de Publicación: 19/04/2018

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Andresito Andresito: el gobernador guaraní que le dejó otro sabor al mate
Mate Día Nacional del Mate

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
General Manuel Savio Día de la Siderurgia Nacional. Savio, un patriota de acero

Cuando no había muchas chimeneas ni altos hornos, el general Manuel Salvio diseñó un plan maestro, c...

Espectáculos
Gogo Rojo El adiós a Gogó Rojo, una de las últimas vedettes de la legendaria calle Corrientes

La destacada figura santiagueña provocó con su hermana Ethel un fenómeno sensual en los teatros de r...

Empresas y Negocios
Peabody La historia de Do Sun Choi y Peabody: llegó de Corea sin nada y logró marcar la diferencia

Esta es la historia de un inmigrante coreano que llegó al país sin plata, sin documentos y sin manej...

Arte y Literatura
Silvina Ocampo Silvina Ocampo. Tan desarticulada

Desarticulada era una de la autodefinicaciones favoritas de Silvina Ocampo. Su escritura corroe las...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades