Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El éxodo de las grandes ciudades

La cuarentena puso sobre la mesa una tendencia que comenzaba a darse: el éxodo de las grandes ciudades. ¿Qué pasará en el futuro?

El cambio de vida que va dejando el confinamiento tiene un mayor impacto social en aquellos que han debido refugiarse en sus casas o departamentos con reducidos ambientes y sin espacios verdes. El éxodo, la descentralización de las grandes ciudades es un hecho. No solo por la imposibilidad de moverse. Sino también porque muchos comienzan a pensar en la posibilidad de elevar su calidad de vida. Considerando un cambio hacia espacios más abiertos.

Según un relevamiento realizado por nuestro equipo, en el que se tomaron 245 casos de familias que viven en departamentos con espacio reducido en Buenos Aires, Rosario y Córdoba el 72% estarían dispuestos a mudarse a las afueras de las grandes urbes, si lograran beneficiarse con un espacio verde en su hábitat. La mayoría asume que “el temor al contagio es el principal motivo de esta búsqueda”. Y que el tema económico es la mayor dificultad para concretarlo. Del total de los casos, el 76% de los encuestados manifestó vivir con niños o personas mayores de 70 años. Siendo un factor decisivo a la hora de evaluar una mejor calidad de vida. Y elevando la cifra a un índice mayor a la hora de pensar en un potencial cambio.

¿Y lo económico?

Vale aclarar que solo el 38% de los encuestados son propietarios. El resto inquilinos. Y que el ingreso promedio mensual de cada familia alcanza los $ 76.000.- con una tasa del 23% de desocupados.

La imposibilidad de ejecutar la decisión no solo recae en el confinamiento obligatorio, también en el impedimento económico. Ya que la mudanza implica una serie de gastos imposible de concretar en este momento, con tanta incertidumbre. No obstante, un 37% de los encuestados ha manifestado que en los últimos 45 días han estado analizando diversas ofertas del mercado. Que promete un interesante éxodo hacia las afueras de dichas ciudades. Generando una oportunidad para el movimiento del mercado inmobiliario.

Los argentinos en particular tenemos un gran apego por nuestra casa, la casa propia. Obviamente sinónimo de hábitat, de territorialidad, intimidad. Y también de lo social, ya que representa un lugar de encuentro, de reunión, de familia y amigos. Pero los cambios suelen ser motivo de vida nueva, de expectativas y esperanza. Como también de asumir que habría que pintar paredes, reacomodar los bártulos y echar nuevas raíces. Se viene el éxodo de las grandes ciudades.

Ojalá pronto podamos dejar atrás la cuarentena. Y aquellos que están con ganas y posibilidades puedan concretar el anhelo de contar con algún espacio nuevo. Que les permita oxigenar sus vidas.     

Rating: 0/5.