Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El 70% de los argentinos quiere una semana laboral de 4 días

El equilibrio entre la vida laboral y la vida personal es cada vez más relevante. Un estudio afirma que muchas personas estarían dispuestas a resignar ingresos ante la posibilidad de tener una semana laboral de 4 días.

La pandemia ha impactado en la forma en la que vivimos (y en la forma en la que nos tomamos la vida), y sus efectos se sentirán a largo plazo. El impacto emocional y psicológico que supuso la crisis sanitaria nos invitó a replantearnos prioridades y hábitos. Tal vez haya servido para que muchos se pregunten cuánto tiempo de su día les están dedicando a las cosas que realmente importan y les dan satisfacción.

De esta manera, vivir para trabajar ya no es una opción para la mayoría de las personas: el equilibrio entre la vida laboral y la vida personal cada vez toma más relevancia, y esta nueva percepción se está volviendo una demanda cada vez más evidente para las empresas. 

En este sentido, el trabajo remoto o híbrido es solamente uno de los varios requisitos que, a partir de ahora, los empleados estarán negociando con sus posibles empleadores al momento de plantearse un cambio laboral. 

La posibilidad de establecer una semana laboral de 4 días ya está siendo contemplada en algunos sectores y los estudios indican que algunas personas estarían dispuestas a resignar ingresos si se les brindara esa alternativa.

Así lo sostiene el informe "People at Work 2022: A Global Workforce View", del ADP Research Institute, realizado a partir de una encuesta de la que participaron casi 33.000 trabajadores de 17 países (5.768 en Argentina, Brasil y Chile). 

A nivel global, el 71% de los consultados afirmó que desearía tener más flexibilidad en cuanto a la estructura de su tiempo de trabajo, por ejemplo, comprimiendo las horas en menos días, pero más largos. En el caso de la Argentina, el 70% estaría de acuerdo con una modalidad de ese estilo, mientras que tan solo el 3,7% no estaría de acuerdo.

Un dato sorprendente que arrojó la investigación tiene que ver con que, a pesar de que los trabajadores sostienen que el salario es el factor más importante en su trabajo, casi la mitad de los encuestados afirmó que estarían dispuestos a aceptar un recorte salarial para obtener más flexibilidad o control sobre su vida laboral. 

En ese sentido, el 48% de los participantes de sondeo sostuvo que aceptaría un recorte salarial si ello supusiera una mejora del equilibrio entre la vida laboral y la personal. Por su parte, el 31% dijo que aceptaría un recorte salarial para garantizar la flexibilidad en la estructuración de su horario, incluso en el caso de que el total de horas trabajadas no cambiara.

¿Están los empleadores preparados para este cambio?

Los empleadores cada vez están más al tanto de estas nuevas demandas de sus colaboradores y ya no pueden ignorarlas. Al respecto de los resultados del estudio, Alejandro Russo, Operations Regional director and Country Leader de Argentina ADP, comentó que "los trabajadores están demostrando una fuerte demanda de opciones innovadoras alternativas al tradicional horario de nueve a cinco para mantenerse satisfechos en el trabajo”. Y amplió: "No hace mucho tiempo, ideas como la adopción de un horario flexible generalizado o la posibilidad de que los empleados reduzcan su horario a cuatro días podrían haber sido rechazadas. Ahora merecen una reflexión seria, sobre todo si la concesión de solicitudes de salarios más altos no es una opción viable".

Respecto a la postura de los empleadores, afirmó: "Si consiguen que funcione al mismo tiempo que garantizan que las necesidades de la empresa se sigan satisfaciendo, todos saldremos ganando".

 

Imagen: Pixabay

Rating: 5.00/5.